Una semana agitada en TransMilenio

El gerente de Transmilenio anunció que a partir de hoy operarán cinco nuevos biarticulados con capacidad para 160 pasajeros.

Cuatro personas fueron detenidas por los disturbios de ayer entre el Esmad y usuarios de TM . / Andrés Torres

Esta semana Transmilenio ha sido protagonista de varios titulares que van desde retrasos de los articulados y bloqueos en el sistema, hasta manoseadas y presuntas violaciones a mujeres. Primero fue el ataque sexual a una usuaria el pasado lunes. Al día siguiente fue un grupo de jóvenes, indignados por las demoras y los abusos a mujeres, que bloquearon la calle 76 con Caracas. Ayer los bloqueos en las troncales de las Américas y Suba terminaron en enfrentamientos de los pasajeros con el Esmad.

Las soluciones planteadas por el gerente de Transmilenio, Fernando Sanclemente, apuntan, sobre todo, al incremento de la flota. Ayer anunció la entrada de 180 articulados y 176 alimentadores. También habló de la ampliación de estaciones que se ha hecho en Mazurén y la calle 106, así como del incremento del pie de fuerza del sistema, que tiene ahora 600 uniformados.

Usuarios y concejales se preguntan, sin embargo, “¿dónde está la gerencia de Transmilenio?” —como lo manifestó esta semana el concejal Juan Carlos Flórez, en medio del debate por buscar soluciones a las reiteradas denuncias de mujeres violentadas sexualmente que, para este año, ya van en nueve casos y en 2013 rondaron las 109. El secretario de Gobierno (e), Hugo Zárate, dijo que el Distrito reconoce que la prestación del servicio debe superar los problemas, pero esto no debe conducir a que se permitan desórdenes, y “menos cuando hay manos criminales atentando contra la tranquilidad y la prestación de un servicio para la ciudadanía”.

En vísperas de las elecciones parlamentarias del próximo mes, Sanclemente dijo que “a pesar de que hay reclamos legítimos de algunos usuarios, también hay otros malintencionados”, por lo que Transmilenio ha resultado ser “afectado del vaivén político”.

El gerente de Transmilenio recordó los puntos de policía judicial que se habilitaron en portales, para que los usuarios denuncien los abusos en la 80, Américas, Tunal y Norte.

El malestar de los usuarios también es una oportunidad para recordar las necesidades del sistema. Lo dice Darío Hidalgo, investigador en transporte que estuvo a cargo de la subgerencia de Transmilenio: “La crisis de calidad de servicio no sólo es atribuible a esta administración. Hay gran retraso en la ejecución del plan original del año 2000. Eran 388 kilómetros proyectados y sólo tenemos 104, sin contar con que la ampliación de la avenida Caracas estaba prevista para antes de 2010”.

No obstante, la administración debe revisar qué puede mejorar en el servicio y las frecuencias a los usuarios. De hecho, así lo reconocen también fuentes de los operadores privados, que prefirieron la reserva de su nombre, y aseguran que estas necesidades no están siendo atendidas del todo, en medio de los aprietos de la administración por implementar el SITP.

Los disturbios, finalmente, no dejaron un saldo de heridos, pero sí a cuatro personas detenidas. El debate sobre la movilidad sigue buscando salidas, en una administración que aunque está recibiendo los problemas acumulados por la mala implementación del sistema, ya ha tenido dos años para hacer ajustes y tomar medidas.