Velorio de Javier Ordóñez: la antesala al último adiós

Noticias destacadas de Bogotá

El cuerpo del estudiante de derecho fue entregado el viernes, pero retrasaron las exequias a la espera de familiares que viven en el exterior. Por el dictamen de Medicina Legal, conocido por la familia y el Distrito, preliminarmente la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ha catalogado su muerte como un homicidio.

Han pasado seis días en los que no se ha dejado de rendir homenaje a la memoria de Javier Ordóñez, quien murió en la madrugada del miércoles 9 de septiembre, bajo custodia policial. No solo su familia y amigos han llorado su muerte. El clamor de justicia se ha extendido a nivel nacional e internacional. Hoy, sus allegados se preparan para atravesar el momento más difícil en el proceso: darle el último adiós.

Lea: Justicia penal militar deja caso de Javier Ordóñez a la justicia ordinaria

La velación se lleva a cabo este martes, en ceremonia privada, para respetar la intimidad de su familia. Aunque el cuerpo se los entregó Medicina Legal el pasado viernes, ellos retrasaron las exequias para dar tiempo a que llegara el hermano de Javier, quien vive en Argentina y se espera que llegue al país esta tarde. Mañana, finalmente, se cumplirá la inhumación.

El Espectador conoció que, durante las exequias, la madre de Javier, quien viajó desde España para la ceremonia de despedida, sufrió un quebranto de salud y tuvo que ser trasladada a un centro asistencial. Sin embargo, se desconoce, hasta el momento su estado.

Lea: Los tropiezos para el perdón y la reconciliación

Hasta el momento, la Alcaldía o la Policía no se han pronunciado sobre su presencia en la ceremonia, pero, de acuerdo con Eliana Garzón, excuñada de Ordóñez, desde el primer momento la Defensoría del Pueblo y el Distrito han brindado acompañamiento a la familia, tanto psicológico como jurídico. Garzón también aseguró que, desde el viernes, la Policía se ha acercado a los parientes, con el fin de iniciar diálogos.

Sin embargo, para la familia ha sido un proceso difícil y doloroso, sobretodo, con los dos hijos de Ordóñez. Por el momento, los menores han recibido apoyo psicológico por parte de allegados de la familia, quienes voluntariamente han tomado la atención de los niños. Amigos de Javier Ordóñez informaron que mañana, cuando se cumple una semana de su muerte, se llevará a cabo el sepelio en medio de una ceremonia privada.

Las primeras versiones entregadas por la familia frente al dictamen de Medicina Legal, indican que el cuerpo de Ordóñez presentaba contusiones en la cabeza, costillas fracturadas y el hígado reventado. Por el estado del cadáver, la misma alcaldesa, Claudia López, se ha referido a su muerte como un asesinato.

Comparte en redes: