¿Xenofobia o requisa de rutina? Polémica por captura de dos venezolanos en Transmilenio

Usuarios de redes sociales mostraron su indignación por la forma en que uniformados retuvieron a dos migrantes en la estación Museo Nacional. Testigo asegura que se trató de un acto de xenofobia. La Policía asegura que está presta a recibir las quejas o solicitudes.

Archivo El Espectador

En medio de un procedimiento policial, dos venezolanos fueron capturados en la noche del pasado martes 29 de enero, dentro de la estación Museo Nacional de Transmilenio (TM). El hecho causó la indignación de los usuarios del sistema debido a que, según ellos, la retención se dio en medio de un acto de xenofobia. 

De acuerdo con Federico Marín, uno de los testigos, el hecho se presentó hacia las 9:30 p.m. cuando un grupo de policías se acercó a dos venezolanos, padre e hijo, pidiéndoles sus papeles. Luego de ello comenzaron a requisarlos, pero arrinconaron contra una de las puertas al más joven, hecho que indignó al testigo y a otros usuarios de TM que se encontraban cerca de la escena.  

Marín asegura que, posterior a ese hecho, comenzó a grabar con su celular. En el video se evidencia cómo los venezolanos le piden a los policías que los suelten, mientras que las personas a su alrededor critican la forma de actuar de los uniformados. En un momento se escucha a un ciudadano asegurando que le pegó a un auxiliar, mientras que en otro instante del video se evidencia que es un policía el que le dice a uno de los migrantes: "pégueme gonorrea". 

Posteriormente, los policías en el lugar pidieron refuerzos y se llevaron a la patrulla a los dos venezolanos y a otras dos personas que se vieron involucrados en los hechos. Uno de ellos fue Marín, quien asegura que le pusieron un comparendo por interferir en el procedimiento judicial, aunque él asegura que lo único que hizo fue grabar. 

Ya dentro de la patrulla, manifiesta que uno de los uniformados, el que incitó a los venezolanos a que le pegaran, le comenzó a decir a los migrantes “venecos de mierda”, “animales, porque personas no son” y “devuélvanse a su país”, y fueron llevados a la UPJ, mientras que a Marín, a quien solo le pusieron el comparendo, le habrían dicho: “abogaducho”, “maricón”, “lo voy a hacer pasar la noche en la UPJ, donde no están los papis del bebé”, “conmigo nadie se mete ni me pone el celular en la cara, loca hijueputa”, “tras de sapo, marica". 

Con respecto a los hechos la Policía se limitó a manifestar que están "prestos a atender cualquier queja o solicitud sobre procedimiento policial en cualquiera de las 20 oficinas de Atención al Ciudadano, que se encuentran en las estaciones de policía o en la misma Metropolitana de Bogotá".