Su nombre sería ununennio

Tras la búsqueda de un nuevo elemento para la tabla periódica

Un equipo de científicos busca crear el elemento número 119 en un acelerador de partículas cerca de Tokio. De lograrlo, inaugurarían la octava fila de la tabla que hace un siglo y medio propuso el químico Dimitri Mendeléiev.

El ununennio sería un elemento que apenas existiría por una milésimas de segundo. / iStock

A principios de 2016, la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada convocó una rueda de prensa para hacer un importante anuncio. Casi un siglo y medio después de que el químico ruso Dimitri Mendeléiev presentara en 1869 la primera tabla periódica, por fin se iban a completar las siete filas que la conformaban. Cuatro nuevos elementos creados por laboratorios en Japón, Rusia y Estados Unidos, aparecerían desde entonces con los números 113, 115, 117 y 118. Sus nombres eran nihonio, moscovio, téneso y oganesón.

Desde ese año, la búsqueda por hallar un nuevo elemento que inaugure la octava fila de la tabla ha sido continua. El laboratorio Nishina, que pertenece al centro de investigación Riken, en Japón, es quizás el que más cerca está de encontrar el nombre que ocupe la casilla número 119. Dirigido por el físico Hideto Enyo, un equipo de ese acelerador de partículas situado cerca de Tokio acaba de empezar un plan para lograrlo.

En palabras sencillas, quieren disparar haces de un metal (el vanadio, de 23 protones) contra otro elemento más pesado (el curio, de 96 protones) que no existe de manera natural en la Tierra. La idea es que el resultado del experimento, que simularía un suceso explosivo como un cataclismo cósmico (como la fusión de estrellas de neutrones), sería un elemento superpesado de 119 protones que eventualmente tendría el nombre de ununennio. Aunque aún no existe, varios portales, entre los que se encuentra Wikipedia, dan por hecho su posible descubrimiento.

Sin embargo, generar la reacción que permita la existencia de ese nuevo elemento no es una tarea tan simple. Varios equipos de científicos ya han fracasado en su intento por lograrlo. El centro GSI Helmholtz, en Darmstadt (Alemania), por ejemplo, disparó en 2012 un haz de titanio contra el berkelio, sin ningún éxito. “Ya hemos comenzado la cacería aunque todavía estamos en una fase muy preliminar”, reconoció Enyo al diario El País, de España. “Esperamos encontrar el elemento 119 en unos pocos años”.

En caso de que este grupo japonés tenga éxito en su experimento, el ununennio sería un elemento que jamás se ha creado en el universo. Y como los anunciados en 2016 por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada, sería un elemento superpesado que tendría un núcleo muy poco estable. Es decir que, como éstos, tan solo existiría algunas milésimas de segundo dentro de un laboratorio.

¿De qué serviría invertir recursos en su búsqueda? ¿Para qué serviría entonces si apenas existiría por un tiempo muy breve? Es difícil contestar esas preguntas y, tal vez por eso, Henye se atiene a la curiosidad de un científico: “Porque es muy emocionante descubrir un nuevo elemento, que será el primero de la octava fila de la tabla periódica”. Sería, dice, uno “nunca visto e incluso jamás creado en la historia del universo”.

 

 

últimas noticias