Canto a la humanidad (Un homenaje a quien quiera que lea)

Este poema que deseo escribir debería expresar exactamente lo que quiero decir. Este poema debería ser verificable e inmutable, pero las palabras se atascan, tal vez no existan siquiera, así que este poema se quedará sin escribir.

Cortesía

Quién soy yo para pagar por mis palabras, para sacrificar el alma y la Musa y la lengua para sacar este poema que se quedará sin escribir.

Pero aún estoy aquí, intentando aferrarme a García Lorca, Ajmátova, Nijhoff, Cavafis… a quien quiera venir a salvarme, a salvarte. A salvarte de aquello que tan sólo imaginas, tal como imagino este poema que se quedará sin escribir, pues si nos corresponde vivir tan sólo una vida de las siete que tiene el gato, por qué desperdiciar esa única oportunidad en apariencias, por qué reducir la vida a una redundancia.

Si está interesado en leer más de Cultura, ingrese acá: Sísifo criollo (Opinión)

El hombre es por natura la bestia paradójica/ un animal absurdo que necesita lógica”, escribió Antonio Machado. Lo plagio, le doy forma, y este poema que no es poema invade los versos y los ocupa para poder abofetearte. No eres más que una bestia paradójica. Sí, no eres más que lo Absurdo en derredor, así que si buscas mi admiración estás perdiendo esa única vida. No eres admiración, no eres imperativo categórico. Eres insensatez, un disparate que se ha escurrido por entre mi cáscara vacía. Eres la incoherente coherencia que destruye todas mis esperanzas de terminar este poema que se quedará sin escribir, porque no somos autores, sino meros personajes de nuestra propia novela, y te prefiero así: vulnerable, individualizado, distinguible. Así que déjale la admiración al granizo que salta, cae, se desvanece… 

Te prefiero así, hecho literatura, porque, como dijo Dostoievski, “la belleza salvará al mundo”. Cómo decantarse por imperativos categóricos cuando ahí estás tú, luchando contra la oscuridad que te rompe y te levanta a la vez. Cómo aceptar sin más que creamos la literatura cuando en verdad somos nosotros quienes evolucionamos gracias a ella. Cómo no verte como lo que eres: diversidad, disformidad, defecto. Lágrima, valentía, verso.

Si le interesa leer nuestra sección de microrrelatos, ingrese acá: La esquina delirante X (Microrrelatos)

Así que déjale la admiración al granizo que salta, cae y se desvanece, que de mí tan sólo conseguirás este abrazo que no cae ni se deshace. De mí sólo conseguirás esta necesidad de aferrarme a tu mano tal como me aferro a García Lorca, Ajmátova, Nijhoff y Cavafis…

Quizá este poema se quede sin escribir, pero mírate, que ya eres poesía. Después de este viaje arduo y sangriento que fue buscarte y encontrarte, ya puedes decir que eres un secreto bien guardado, así que déjale la admiración a la intermitencia de encuentros y desencuentros, a los héroes de otro mundo, que nosotros nos quedamos en este con nuestra oscuridad, nuestra luz y nuestra única vida. Que ellos persigan sus imperativos y su banalidad, mientras nosotros transformamos este fragmento de realidad a nuestro antojo. 

Deja ya el granizo que corre y el tiempo con guadaña, que te prefiero así: mitad suerte-mitad sueño. Hagamos de la poesía una epidemia que inunda las calles, se desintegre y renazca a punta de ahogos y desahogos. Y si eres mitad suerte-mitad sueño, que no me abandonen tus versos hechos vida, esta única vida…

Este poema que deseo escribir debería expresar exactamente lo que quiero decir, pero las palabras se atascan, tal vez no existan siquiera. En lugar de escribirlo, me aferro a tu mano, a tu abrazo y a tu oscuridad; contemplo la tragedia que estás condenado y bendecido a sufrir, y que tu humanidad le dé punto final a este canto.

869964

2019-07-08T20:43:32-05:00

article

2019-07-08T21:04:47-05:00

faraujo22_102

none

Juliana Vargas @jvargasleal

Cultura

Canto a la humanidad (Un homenaje a quien quiera que lea)

57

3895

3952