Dieciséis años sin Celia Cruz

Celia Cruz: se oye el rumor de un pregonar

“La guarachera del Caribe” o “La reina de la salsa”, como se le conocía a la artista nacida en Cuba, murió el 16 de julio de 2003. Su voz, irrepetible, se conserva entre ritmos y sabores.

Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad, como era su nombre de pila, nació el 21 de octubre de 1925.Cortesía

La única duda que jamás existió alrededor de Celia Cruz fue sobre su talento. Cuestionar que su garganta era el eslabón perfecto entre la nostalgia del bolero y la sabrosura de las manifestaciones guajiras de Cuba resulta tan innecesario como necio. Todo lo demás suscitó comentarios, pensamientos, incertidumbres y cientos de leyendas que bien pudieron haber sido aprovechadas por La guarachera del Caribe o La reina de la salsa para ampliar su repertorio en más de 55 años de actividad artística.

Se insinuó en un momento que era calva y que por eso debía aparecer sobre el escenario con sus peinados estrambóticos y coloridos. Ella les sacó provecho a todos esos rumores para perfilar su estilo y amarrar su canto a un concepto visual impactante, en el que no podían faltar las pelucas, las extensiones y demás aditamentos que siempre hicieron más vistosa su puesta en escena.

Le sugerimos: Dieciséis años sin Celia Cruz, la reina de la salsa

Para algunos, Celia Cruz o mejor Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad, como era su nombre de pila, nació el 21 de octubre de 1925, mientras que otros aseguraban que llegó al mundo ese día, pero cuatro años antes de lo divulgado de manera oficial. La artista, entre tanto, algo acostumbrada a los cálculos ajenos para establecer su edad real, tenía la facilidad para evacuar ese tipo de interrogantes y lo hacía con su tradicional Azúcar y con su movimiento de cabeza.

Cuando se pensaba que los mitos a raíz de esta figura de la música latina, que comenzó su gusto por el canto cuando estaba al cuidado de sus hermanos (Dolores, Gladys y Bárbaro), a quienes tenía la misión de arrullar con sus tonadas, se habían agotado, surgía uno nuevo y el círculo volvía a empezar.

Se dijo, entonces, que en 1990 Celia Cruz había solicitado una visita a Guantánamo, provincia al sudeste de Cuba en donde hay una base militar de Estados Unidos desde 1902. Ese hecho ponía en entredicho la consagración histórica del 15 de julio de 1960 como el último día en que estuvo en contacto directo con el territorio cubano. En esa oportunidad salió rumbo a México como voz principal de la Sonora Matancera y no volvió a su nación por estar en desacuerdo con la Revolución Cubana. Sin embargo, en Guantánamo, dicen también, que se agachó y que en una bolsa plástica metió unos buenos puñados de tierra.

Como parte de la leyenda, se asegura, además, que les comentó a sus familiares que debían conservar el paquete porque la instrucción era mezclar el contenido con la tierra que debía arropar su ataúd, sepultado en el Cementerio Woodlawn, en Nueva York. No se sabe muy bien si se cumplió su voluntad o no, como tampoco se ha podido establecer la veracidad de esos deseos, porque todo alrededor de esta mujer puede estar sasonado con los inagotables colores de la ficción.

Por ahora y después de dieciséis años de su muerte, su voz sigue entonando Se oye el rumor de un pregonar, en la canción Yerberito moderno; continúa vigente la expresión pero no esperes, mi socio, del tema Sopita en botella, y se mantienen intacto el grito aunque tomando medidas, Azuca, de la emblemática La negra tiene tumbao. Con Celia Cruz pasa lo que les sucede a los grandes, a Gardel, a Sinatra, y es que con el paso del calendario cantan mucho mejor.

 

606462

2019-07-16T07:45:32-05:00

article

2019-07-16T07:48:55-05:00

ee-admin

none

Juan Carlos Piedrahíta B.

Cultura

Celia Cruz: se oye el rumor de un pregonar

42

3677

3719

 

últimas noticias

La polifonía del romance