El otoño de un patriarca

La vida de Gabriel García Márquez ha estado ligada a El Espectador desde que en 1947 Eduardo Zalamea le publicó su primer cuento, 'La tercera resignación'.

* 1954. Gabriel García Márquez ingresó a la redacción del diario El Espectador con un salario de 800 pesos. En 1966 le entregó a don Guillermo Cano el primer capítulo de ‘Cien años de soledad’, publicado en exclusiva en el Magazín.


* 1947. ‘La tercera resignación’

El 13 de septiembre de 1947, en el café El Molino, situado en la avenida Jiménez con carrera Séptima, Bogotá, García Márquez vio publicado en El Espectador su primer cuento, ‘La tercera resignación’. Había enviado su texto motivado por una invitación pública de Eduardo Zalamea a los jóvenes escritores. “Los lectores del suplemento dominical se habrán dado cuenta de la aparición de un nuevo escritor”, escribió tres días más tarde Zalamea.


* 1955. Su primer contrato

Tenía fecha del 18 de abril de 1955 y fue firmado por el gerente de El Espectador, Alfonso Cano, y por Gabriel García Márquez en su calidad de empleado. El sueldo estipulado era de 800 pesos, pagaderos quincenalmente, y el cargo era redactor “de las tres ediciones diarias del periódico El Espectador”, según rezaba el contrato, que comenzó a regir, para efectos de prestaciones sociales y demás, el 10 de octubre de 1954.


* 1966. ‘Cien años de soledad’

Adquirió su título justo en el momento en que el autor escribía la última línea. Según García Márquez, “‘Cien años de soledad’ no tenía título hasta la penúltima línea, que dice: ‘porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tendrán una segunda oportunidad sobre la tierra’. Ahí pegué un salto y dije: ‘éste es el título’.” Por más de 20 años García Márquez había querido poner sobre el papel los recuerdos de sus primeros siete años de edad bajo la denominación de ‘La casa’. Varios apartes de la obra parten de artículos publicados entre los años cuarenta y sesenta, incluidas la nota del 3 de junio de 1950 denominada ‘La casa de los Buendía’, publicada en la revista Crónica y la cual presentaba la historia del coronel Aureliano Buendía en un pueblo sin nombre, y el ‘Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo’, editada en 1955. El 6 de junio de 1967 apareció ‘Cien años de soledad’ en las librerías de Buenos Aires, publicada por Sudamericana. Antes, el 1º de mayo de 1966, ‘El Espectador’ había presentado el primer capítulo, y más tarde, el diecisiete, donde se narra la muerte de Úrsula. En agosto, tras las gestiones de Carlos Fuentes, la revista ‘Mundo Nuevo’ de París publicó uno de los primeros capítulos sobre la fundación de Macondo. Luego, en enero de 1967, la revista Amaru, de Perú, reveló los cambios introducidos en el pueblo con la llegada de la compañía bananera. Y en marzo de ese año, ‘Mundo Nuevo’ mostró a los parisinos el aparte sobre la peste del insomnio.


* 1970. El Magazín

Desde la publicación de su primer cuento, El Espectador siempre destacó en sus páginas la obra literaria de Gabriel García Márquez. No sólo publicó un año antes y en primicia nacional un avance de ‘Cien años de soledad’, sino que también alentó la escritura de su novela ‘El otoño del patriarca’, meses antes de aparecer publicada. Los 35 años que pasaron entre la publicación de ‘La tercera resignación’ y la concesión del Premio Nobel de Literatura, fueron siempre de puertas abiertas para el escritor de Aracataca. El Espectador fue su casa, así quedó evidenciado en sus memorias.

 

últimas noticias