Nació el 4 de agosto de 1901

El rey Louie

El trompetista y cantante Louis Armstrong tuvo figuraciones en cine, pero, aunque se tiende a pensar, no le prestó su voz al orangután de la película animada “El libro de la selva”.

Louis Armstrong murió en Nueva York el 6 de julio de 1971. AFP

Louis Armstrong no interpretó al rey Louie, el rítmico primate de la película animada El libro de la selva, de Disney. No lo hizo. La voz de quien le dio la magia para hablar, tocar la trompeta y producir sonidos onomatopéyicos concatenados con mucha gracia fue el jazzista norteamericano Louis Prima, admirador del estilo particular de Armstrong.

Muchos elementos relacionan al personaje de ficción con el inmortal Satchmo (boca de bolsa), como se le decía familiarmente al músico, o Pops, porque el orangután de color naranja que secuestra a Mowgli al creer que el niño le puede enseñar la fórmula del fuego se puede entender como un homenaje a este personaje emblemático del jazz.

El nombre es sólo una pista para establecer el vínculo entre el ser humano y el dibujo animado. De ahí se desprenden muchas más coincidencias que podrían indicar que no fue gratuito que el primer convocado para hacer la voz del rey Louie fuera el propio Louis Armstrong, pero una apreciación de inmensa suspicacia obligó a los productores a realizar un segundo casting, en el que se definió que Prima sería el escogido para el papel. Según se comentó en la época, mediados de la década de los 60, el hecho de poner a un afroamericano como Satchmo a personificar a un orangután podría ser interpretado como una burla racial, así que se optó por un estadounidense con ancestros italianos. Así todo el mundo quedaba contento.

Sin embargo, en el ambiente quedó el halo de Armstrong dando vueltas. El rey Louie, el primate, toca trompeta, canta y en su entonada interpretación dice: “Yo soy el rey del jazz a gogo / el más mono rey del swing”, escenario sonoro dominado en aquel entonces por el músico nacido el 4 de agosto de 1901 en un sector marginal de Louisiana. Pero, además, el orangután es un diestro ejecutante del scat, esa modalidad en la que la voz sustituye a los acordes producidos por los instrumentos. En ese ámbito Satchmo fue un brillante exponente, porque lo aprendió durante los años de juventud cuando vivía en reformatorios especiales para menores abandonados, y luego lo perfeccionó en las agrupaciones de King Oliver, Fate Marable y Fletcher Henderson.

Los recorridos en barco, esas idas y vueltas por el río Mississippi animando las veladas de los viajeros, fueron la escuela más importante para la formación artística de Louis Armstrong. Allí detectó que el virtuosismo interpretativo podía conjugarse con la cercanía al público. Su carisma, su espíritu, su calidad para extraer de su instrumento las melodías más interesantes y, por supuesto, esa voz tan ronca como genuina, hicieron que los parámetros estéticos cambiaran completamente a partir de él. Lo dijo en alguna oportunidad el pianista y compositor Duke Ellington al afirmar que el auténtico, que el único Mr. Jazz era Satchmo.

Estuvo al frente de colectivos como The Hot Five, The Hot Seven y Louis Armstrong and the All Stars, en los que siempre asumió el rol protagónico, porque ni su condición ni su talento le hubieran permitido estar relegado ni tocar al servicio de otros músicos.

Armstrong figuró en películas de Hollywood como Exflame y aunque murió hace más de 45 años (6 de julio de 1971, en Nueva York) el mundo musical lo sigue recordando y todavía, por fortuna, se puede escuchar su trompeta pitar mientras su voz susurra algo sobre “este mundo maravilloso”. El poderoso Satchmo también dice “presente” cuando aparece el orangután de la cinta El libro de la selva asegurando que es “el rey del jazz gogo”, porque eso es también en su homenaje.

últimas noticias
contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar

Cuento: Volví a desempolvar mi camiseta