Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas

¿Cuánto mide la felicidad en Colombia?

Los hombres son más felices cuando están comprometidos en unión libre y las mujeres cuando están casadas. Esos son algunos de los resultados de la encuesta del DNP, un sondeo con el que se quiere conformar el primer índice de bienestar subjetivo del país.

/Cortesía Fundación Carnaval de Barranquilla.

Si tiene pareja, es trabajador formal, tiene entre 26 y 35 años, puede ahorrar, vive en Medellín, reside en una zona urbana, es optimista sobre el futuro, tiene posgrado, tiene acceso a las tecnologías de la información, es hombre y lee al menos un libro al año, usted se puede considerar el tipo de colombiano más feliz del país. Es lo que indica el más reciente estudio del Departamento Nacional de Planeación (DNP), que servirá de insumo para crear el primer índice de bienestar subjetivo en Colombia.

El director del DNP, Simón Gaviria, explicó que “la motivación de este estudio radica en buscar nuevas alternativas para medir el bienestar de la población, diferente a los indicadores tradicionales como Producto Interno Bruto e Índice de Desarrollo Humano (IDH). El primero, por ejemplo, sólo da cuenta de lo que se produce en términos monetarios. Y el segundo, aunque incorpora mediciones de expectativa de vida y nivel educativo, no recoge todas las dimensiones del desarrollo. Por esto es necesario que en Colombia exista un índice más integral”.

En las más de 9.700 encuestas que se realizaron en todo el país, se les pidió a los ciudadanos que calificaran de 1 a 10 su percepción de satisfacción, felicidad, preocupación y depresión sobre los diferentes aspectos de su vida diaria. Lo interesante de estas categorías es que se obtienen resultados mixtos. Por ejemplo, el estudio del DNP indica que los ciudadanos que tienen educación superior son más felices, pero a la vez se preocupan más que quienes sólo llegaron hasta bachillerato.

En promedio, los colombianos reportaron un nivel de felicidad de 8,2 de los 10 puntos posibles. En satisfacción, el indicador subió hasta 8,6, en depresión sólo llega a 2, y la preocupación a 3,3. Asimismo se encontró que los hombres tienen niveles más altos de felicidad y de satisfacción, y las mujeres reportaron mayores puntajes en preocupación y depresión.

La brecha de la felicidad entre ambos sexos es relativamente pequeña en todos los estratos, menos en el 1, donde las mujeres son 50 % más infelices que los hombres. Un resultado que “es alarmante, por lo que podría motivar la implementación de una política pública para atacar este problema”, afirmó Gaviria.

Al realizar el estudio, no se podía quedar por fuera el impacto del factor económico en la vida de los ciudadanos. Al respecto, el estudio indica que el nivel de ingresos no es determinante, pero sí influye la percepción de qué tan pobre o qué tan rica se considera cada persona. Por eso las personas que sienten que sus ingresos son suficientes para cubrir sus gastos tienen un puntaje mayor de felicidad y satisfacción, y menor preocupación y depresión. El resultado explica por qué el estrato 3 es el más feliz de todos. Por otra parte, el estrato 2 es el más preocupado (3,5) y con más depresión (2,1).

Existen otros factores que pueden hacer que los colombianos tengan más bienestar que otros. Por ejemplo, en general, las personas casadas son más felices y satisfechas que las demás. Sin embargo, mientras los hombres son más felices cuando están comprometidos por medio de una unión libre, las mujeres lo son cuando están casadas. Asimismo, los ciudadanos de estrato 4 están más preocupados que las mujeres (43 %).

Por otro lado, el estudio indica que las personas que se autorreconocen como pertenecientes a un grupo étnico tienen menores niveles de felicidad y satisfacción. Además, los indígenas y los afrodescendientes viven más preocupados en la zona urbana (37 %) y más felices en la rural (6,3 %).

Otro dato interesante se encuentra al analizar las viviendas de los colombianos: pese a que deben fuertes cuotas cada mes, las personas que están pagando su casa tienen un nivel más alto de felicidad (8,7) y de satisfacción que las que ya pagaron su inmueble.

Frente a este estudio, el profesor de economía de la Universidad de los Andes Marc Hofstetter comentó que “es muy relevante la iniciativa que está realizando el DNP, pues el país necesita tener periódicamente estos reportes de bienestar de la población. Asimismo hay que tener en cuenta que la economía colombiana está cambiando y sus efectos impactan en la vida de la población. Por ejemplo, hay estudios que demuestran que tanto el desempleo como la inflación afectan negativamente la felicidad de un país, aunque la primera es casi cuatro veces más importante que la segunda. Lo cual nos debería servir como insumo para calificar la labor del Banco de la República. Muchos lo critican por subir su tasa de interés y olvidan que esto tiene menos impacto en la felicidad de los colombianos que afectar el empleo”.

El informe del Departamento Nacional de Planeación concluye que la mayoría de los colombianos viven felices y satisfechos, pues más del 80 % de los encuestados dieron un puntaje de más de siete en estas categorías. De manera que, por lo menos en lo que se refiere a las mediciones subjetivas, Colombia es el país con mayor satisfacción del mundo.