Empresarios proponen que impuesto del 4 por mil sea para la salud

el impuesto del Gravamen a los Movimientos Financieros (GMF) fue creado en 1998, como un tributo temporal, recuerda el gremio industrial.

Bloomberg News

Destinar los recursos que se obtienen por el pago del impuesto a las transacciones financieras o cuatro por mil al sector de la salud propusieron al Gobierno y los ponentes de la reforma tributaria, los empresarios agremiados en la Andi.

En un documento, el gremio empresarial destaca que no hay duda de que la salud vive, desde hace varios años, una crisis para la cual no se ha planteado una solución estructural. "Las iniciativas de estos días no terminarían siendo más que 'un paño de agua tibia' para un problema que toda la sociedad requiere pensar con responsabilidad en el largo plazo. Una crisis financiera profunda del sector salud puede ser, tanto o más grave, que una del sector financiero".

Reitrera el gremio que "no se vislumbra un plan de salvamento definitivo del sector que permita a los ciudadanos, al Estado asegurar la continuidad sostenible del servicio en el largo plazo".

Recuerda la Andi que el impuesto del Gravamen a los Movimientos Financieros (GMF) fue creado en 1998, en el marco de la emergencia económica decretada por el Gobierno Nacional, para enfrentar la difícil situación financiera que atravesaba el país en ese momento, siendo su objetivo: “preservar la estabilidad y la solvencia del sistema y proteger a sus usuarios”. En principio, la vigencia del impuesto se estableció por un periodo de un año, pero a raíz del terremoto sucedido en la zona cafetera en 1999, su vigencia se prolongó por un año adicional, modificándose también el destino de los dineros recaudados: “reconstruir los lugares más afectados por la catástrofe”. A partir de 2000, el tributo fue incrementando su tarifa de forma gradual hasta llegar al actual 4 x 1000. En 2010 se determinó su desmonte paulatino, con el fin de llegar a la tarifa de cero en 2018; sin embargo, esta decisión fue modificada nuevamente mediante la Ley 1739 de 2014, extendiéndose el tributo hasta 2018 y posponiendo su reducción gradual entre los años de 2019 a 2022. 

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo recientemente que hay un acuerdo con los ponentes de la reforma tributaria para que un punto de los tres que eleva la tarifa del IVA del 16% al 19% vaya a reforzar el rpesupuesto de la salud. Igual el impuesto de $300 a las bebidas azucaradas también iría para la salud, sin embargo este tributo parece que desaparece de la propuesta tributaria.

El argumento de la Andi es que la crisis financiera que viene atravesando el sector salud ha sido evidente durante los últimos años, en los cuales la cartera ha alcanzado grandes dimensiones y ha acarreado, en algunas zonas del país, déficit en la prestación de los servicios debido a las deudas acumuladas e insuficiencias de recursos, siendo los pacientes los principales afectados.

Es indispensable que el Sistema de Salud cuente con los recursos requeridos para afiliar y garantizar el servicio a nivel nacional a toda la población de territorios, víctimas del conflicto armado y desmovilizados de los grupos al margen de la ley, quienes ingresarán al Régimen Subsidiado en Salud según lo ha informado el Ministerio de Salud y Protección Social, señala el documento de la Andi.

 

últimas noticias