Estudian posibles acciones legales contra el banco HSBC

Una sucursal, que según datos periodísticos, tenía 106.000 clientes de 203 países del mundo que habrían ocultado a las haciendas públicas respectivas.

El informático Hervé Falciani, exempleado del banco HSBC, elaboró esta lista en la que aparecían las cuentas secretas de altas personalidades.

El Gobierno español ha solicitado un estudio para decidir si emprende acciones legales contra la filial suiza del banco británico HSBC por su posible participación en fraude fiscal tras conocerse la "lista Falciani".

El ministro español de Hacienda, Cristobal Montoro, que realizó el anuncio, explicó en el Senado que el estudio intentará determinar el grado de participación y responsabilidad del banco, de sus directivos y empleados, sin excluir la implicación de otras entidades tanto españolas como extranjeras.

España se alinea así con otros países, como Francia, que este martes anunció que se ha constituido en acusación particular en el procedimiento judicial abierto en noviembre pasado contra el banco británico por la estrategia de incitación a la evasión fiscal que puso en marcha su filial suiza.

Una sucursal, que según datos periodísticos, tenía 106.000 clientes de 203 países del mundo que habrían ocultado a las haciendas públicas respectivas más de 100.000 millones de dólares.

En el caso de España, el saldo bancario de las 4.000 personas que aparecen en la lista, suma unos 2.000 millones de dólares entre 2006 y 2007, según desveló el periódico digital El Confidencial.

Entre esas personas, según lo publicado este martes, se encuentra Jordi Pujol Ferrusola, hijo del que fue presidente regional de Cataluña Jordi Pujol, quien en 1994 abrió una de esas cuentas en el HSBC junto a su exesposa.

El informático Hervé Falciani, exempleado del banco HSBC, elaboró esta lista en la que aparecían las cuentas secretas de altas personalidades de gobiernos, del mundo empresarial o el cultural y el deporte, para entregarla a las autoridades francesas en 2009.

Aseguró, en una entrevista publicada en el diario francés "Le Parisien", que la lista "no es más que la punta del iceberg", y que en los ficheros de HSBC hay muchos más que los 106.000 nombres filtrados.

Los medios de comunicación internacionales siguieron este martes haciéndose eco de informaciones relacionadas con el escándalo.

La prensa argentina recoge que empresas del país gestionaron unos 393 millones de dólares en cuentas suizas del HSBC, con el grupo Fortabat, la compañía de televisión por cable Cablevisión (grupo Clarín), Telecom Argentina o la eléctrica Edesur (controlada por la española Endesa), entre las que más fondos tenían.

En China, medios independientes publican que Li Xiaolin, hija del exprimer ministro Li Peng, jefe de Gobierno durante la masacre de Tiananmen en 1989, acumuló hasta 2,48 millones de dólares en una cuenta oculta en el banco HSBC en Suiza.

Además, los periodistas franceses de "Le Monde" que ayer publicaron la lista, en la que también aparece el rey Mohamed VI de Marruecos como uno de los titulares de una cuenta, denunciaron, a través del sitio marroquí Telquel.ma, "presiones" de las autoridades del país africano para no dar a conocer las cuentas del monarca alauí.

Evasión

En Francia, el banco británico HSBC ayudó a evadir el equivalente de 11.044 millones de euros a 9.187 clientes que deberían haber declarado su dinero al fisco francés.

En Bélgica, más de 3.000 clientes ocultaron a Hacienda 5.477 millones de euros en ese banco, lo que ha llevado a la Fiscalía belga a plantearse la posibilidad de emitir una orden de detención contra antiguos y actuales dirigentes del HSBC en Suiza, mientras que en el Reino Unido son más de mil las personas que figuran en la lista.

Israel aparece como el sexto país más afectado por el escándalo destapado por el ICIJ, ya que más de 6.200 israelíes o residentes en el país tenían cuenta en la entidad bancaria suiza, donde se llegaron a depositar 10.000 millones de dólares.

Según el diario digital "The Times of Israel", el dinero de los israelíes estaba distribuido en 9.769 cuentas en el HSBC, y uno de los titulares tenía hasta 1.500 millones de dólares en la suya.

La mitad de los 6.200 depositarios tiene la nacionalidad israelí y los demás están relacionados fiscalmente con la Hacienda de este país, bien por residencia o por negocios.

La filial suiza del banco británico ha afirmado en Ginebra que "ha cambiado" y se "ha transformado" para evitar que sus servicios sirvan para que sus clientes defrauden al fisco de sus países y la Asociación Suiza de Banqueros (ASB) considera que las malas prácticas ya han desaparecido.

Temas relacionados