Glencore y Rio Tinto, en ajuste

La caída en los precios de los commodities obligó a las mineras Rio Tinto y Glencore a reestructurar sus empresas, con miras a reducir sus costos de operación.

Glencore dijo que va a reducir 25% la producción de sus minas de carbón australianas en 2015, de un año a otro, para lidiar con la sobreoferta mundial y los débiles precios.

Rio está reuniendo sus unidades de carbón y uranio dentro de otras divisiones de la empresa, eliminando el cargo de jefe de energía y otros puestos corporativos. También está planeando recortar cientos de empleos en su unidad de hierro, en la región de Pilbara, aunque estos aún no se han anunciado.

“Estos cambios hacen parte de nuestra constante transformación empresarial para reducir costos, simplificar la compañía y fortalecerla, así como entregar valor sostenible para los accionistas”, dijo Sam Walsh, director ejecutivo de Rio.

Luego de un boom de inversiones de una década, durante el cual se disparó la oferta de commodities, el sector está atrapado en una caída cíclica que fuerza a las empresas mineras a reducir drásticamente los costos de sus proyectos más onerosos.

Las promesas de los gerentes de aumentar los retornos a sus accionistas, incluso al tiempo que las ganancias se ven golpeadas por la caída en los precios del carbón y del hierro, les están obligando a tomar radicales decisiones de reestructuración.

BHP Billiton está desviando activos indeseados hacia una nueva compañía, South 32, en un intento por reducir costos.

Rio, que desde 2012 ha logrado generar ahorros de US$4.800 millones, tiene como objetivo reducciones adicionales este año de US$750 millones. Al disminuir la cantidad de divisiones de operación de cinco a cuatro, la empresa minera eliminará algunos puestos corporativos, incluyendo el del jefe de energía de Rio, Harry Keyon-Slaney, quien saldrá de la compañía.

Al igual que sus pares, Glencore ha sido golpeada por la caída en los precios de los commodities. En 2015 planea reducir el gasto en sus minas a una cifra que oscilaría entre US$6.500 millones y US$6.800 millones, que es una caída con respecto a la cifra anterior, de US$7.900 millones. También reduciría por 15 millones de toneladas al año la producción en sus minas de carbón térmico de Australia.

 

 

últimas noticias

Claves para aumentar la empleabilidad