Grupo Latam le habla duro a Avianca

El más grande jugador del negocio aéreo en América Latina tendrá en Colombia su centro de operaciones para movilizar pasajeros desde Suramérica hacia el Caribe. Competencia de frente para Copa (en Panamá) y Avianca.

Hernán Pasman, presidente de LAN Colombia; Mauricio Rolim Amaro, presidente del directorio de Latam Airlines, y Enrique Cueto, CEO Latam Airlines Group, de visita en el país. / Óscar Pérez
Muy a pesar de que organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional hayan advertido que la región crecerá por debajo de la tendencia que traía, que este año alcance tan sólo el 1% y que a Colombia incluso también le hayan bajado hasta el 3,5%, el negocio aeronáutico no suelta el piloto automático en el país y mantiene un vuelo alto, con jugosas cifras de fondo entre sus protagonistas.
 
Las aerolíneas de Avianca Holdings S. A., por ejemplo, movilizaron 2’339.309 pasajeros en mayo pasado, un 11,7% superior a los viajeros transportados en el mismo mes de 2014. O, para sumar, cuenta que el tráfico de pasajeros creció 9,24% en el pasado mes de abril en el aeropuerto internacional El Dorado de Bogotá, de acuerdo con las cifras de la Aerocivil. Copa Airlines, poniendo lo suyo, anunció nuevas rutas desde Bogotá hacia México y hasta aerolíneas europeas como KLM, la afamada holandesa, después de 20 años, aterrizó una vez más en el Alfonso Bonilla Aragón en Cali. La cosa, sin más ni menos, va bien.
 
Y ahora, como para seguir volando a 35.000 pies de altura, el Grupo Latam (LAN y TAM), catalogado como el más grande del negocio aéreo en América Latina, soltó las cartas sobre la mesa para jugársela en la cara de Avianca y de Copa, tras anunciar que Colombia será su hub o centro de operaciones para movilizar todos los pasajeros que trae desde Suramérica (Perú, Chile, Brasil, Argentina...) hacia el Caribe. Básicamente, lo que busca es quitarle mercado a Avianca, porque la base de ésta es Colombia y, de paso, a Copa, que es conocida como la más fuerte desde Panamá volando hacia el Caribe. 
 
El anuncio tuvo la bendición del presidente Juan Manuel Santos, quien se reunió con el directorio ejecutivo de Latam, liderado por Enrique Cueto, CEO de Latam Airlines Group, y Mauricio Rolim Amaro, presidente del directorio de Latam Airlines, quienes el lunes en la noche expresaron la disposición por mantener la inversión de la organización chileno-brasileña en Colombia y la puesta en marcha de su estrategia para extenderse tanto en el mercado nacional como hacia el exterior desde tierras cafeteras. ¿Cómo? Soportados en los US$100 millones que tienen estimados poner en el país este año y los US$1.000 millones que ya han puesto en cuatro años.
 
“En medio de la baja en el precio de los commodities, es el país de la región que lo está haciendo mejor. Están invirtiendo en infraestructura, tienen una ubicación geográfica privilegiada y traemos crecimientos importantes como industria y compañía. Queremos conectar con el Caribe y competir con el modelo de Copa, eso requiere mayores inversiones. Ya vamos a Aruba y a Cancún, pero abriremos nuevas rutas. Para lograrlo necesitamos más aviones, más pilotos y más servicios”, contó Cueto. 
 
Fabio Villegas, presidente de Avianca, se encontraba ayer en junta directiva de su organización. Pero ya, en repetidas ocasiones, ha sido contundente sobre la posición de la multinacional cuando se escuchan este tipo de anuncios: “Bienvenida la competencia”. Y con Copa la puja también es dura. “Copa Airlines y Copa Airlines Colombia, subsidiarias de Copa Holdings, ofrecen actualmente servicio a 74 destinos en 30 países en el Caribe, Norte, Centro y Suramérica. 
 
Hoy, en Colombia, “LAN tiene 23 rutas, queremos 20 nuevas, pero ya se están evaluando 16 que les avaló la Aerocivil”, apuntó Hernán Pasman, presidente de LAN Colombia. “Hemos transportado -en el primer trimestre de 2015- 1’226.000 pasajeros, un 14% más que el primer trimestre de 2014. En el mercado doméstico fueron 1 millón, lo que representa un crecimiento del 17%. 
 
Su apuesta es a largo plazo, pues los tres ejecutivos coinciden en que si se firma la paz no hay que hablar tan sólo de cifras. Bastará con que Estados Unidos levante el sello de “Warning” que tiene sobre Colombia para que el número de turistas se eleve con facilidad. Ahí también será determinante el hub que tienen avistado en su carta de navegación.