Los mercados asumieron el triunfo de Trump pero México pagó los platos rotos

La reacción por la victoria del nuevo presidente de EEUU fue menos intensa que la provocada en junio cuando los británicos decidieron en un referéndum romper con la Unión Europea.

Foto: AFP

Tras un shock inicial los mercados de Europa y Estados Unidos acogieron con alzas la sorpresiva victoria de Donald Trump, pero México fue castigado con una devaluación de 7,18% de su moneda. (Lea: La victoria de Trump ya comienza hacer estragos en la economía latina)

Sin llegar al pánico, los mercados sufrieron fuertes pérdidas cuando la noche del martes Estados Unidos comenzó a contar los votos y el republicano Trump, a quien los inversores consideraban imprevisible, empezó a sacar ventaja frente a la demócrata Hillary Clinton; líder de las encuestas y preferida de los agentes económicos.  (Lea: Peso mexicano, en caída libre por victoria de Trump en las presidenciales)

La reacción por la victoria de Trump fue menos intensa que la provocada en junio cuando los británicos decidieron en un referéndum romper con la Unión Europea. Al final de sus sesiones, las bolsas europeas se calmaron con una buena apertura de Wall Street.

¿Porqué ese cambio de ánimo después de una noche de caídas generalizadas de acciones, monedas y materias primas? Porque la agenda de Trump incluye bajar impuestos a las empresas, disminuir reglamentaciones y aumentar el gasto en infraestructura para fogonear a la mayor economía del mundo, dijeron analistas.

Pero fue el peso mexicano el que sufrió el mayor perjuicio. En Asia, llegó a perder 14% y al cierre de la jornada terminó depreciado 7,18% a 20,20 por dolar. La bolsa mexicana perdió 3,18%.

La irrupción de Trump en el escenario político de Estados Unidos fue un azote para la economía mexicana y, particularmente, para su moneda.

En la campaña, el ahora presidente electo hizo propuestas hostiles contra su vecino desde prometer obligarlo a construir un muro para impedir la inmigración ilegal a Estados Unidos, a denunciar el tratado de libre comercio que es un pulmón de la economía mexicana.

"Las elecciones (en Estados Unidos) son cruciales no sólo para el peso mexicano, también para México", comentó para la agencia Bloomberg News Carlos Rodado, especialista de América Latina en Natixis en Nueva York.

"Estos comicios podrían determinar el futuro de los intercambios entre los dos países y cuestionar 20 años de integración económica", agregó.

La apertura en alza del índice Dow Jones fue un bálsamo para los mercados europeos tras una noche de pérdidas y que le costó caro a las bolsas asiáticas.

Animadas por Wall Street, Londres cerró con alza de 1%, Fráncfort 1,6% y París 1,5%. Madrid perdió en cambio 0,40% y Milán cedió 0,10%.

Wall Street, en tanto cerró con alzas de todos sus índices. El Dow Jones ganó 1,40%, y el Nasdaq y el S&P 500 1,11% cada uno.

La bolsa de Sao Paulo, la mayor de América Latina, llegó a caer 3,7% en la mañana pero fue reduciendo su caída y terminó con una baja de 1,4%.

"El mercado siente que ahora terminó la incertidumbre aun cuando hay gente que no está feliz con quien ganó", dijo Sam Stovall, economista de CFRA. Esta circunstancia ofrece buenas posibilidades de comprar, añadió.

Un ejemplo simbólico de esa calma recuperada fue el dólar, que al esbozarse el triunfo de Trump cayó a las 05h05 GMT a su nivel más bajo en dos meses (1,13 dólares por euro) pero para recuperarse notablemente luego y cerrar a 1,0944 dólares, en comparación con 1,1020 el martes.

Ante el yen, en cambio, el dólar perdió terreno y cerró a 104,76 yenes, 105,14 yenes el martes.

En la bolsa de Tokio, el índice Nikkei cerró con una caída de 5,36%, y Hong Kong bajó 2,2%. También retrocedieron el resto de las bolsas de la zona Asia Pacífico.

Ahora los mercados de todo el mundo esperan saber qué hará el futuro presidente de Estados Unidos. Si el programa anunciado por Donald Trump durante la campaña se concretan "los cambios económicos pueden ser radicales" estima Alain Zeitouni.

Recuerda además que Donald Trump "viene del mundo de los negocios, conoce la importancia del crecimiento económico y, con una Cámara de Representantes y un Senado republicanos, tiene la vía libre".

Pero por el momento, añade el experto, la dificultad para los mercados es que "esta victoria plantea muchos más interrogantes que las respuestas que aporta".