"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 8 horas

Piden reglas claras para la energía renovable

El presidente de Enel dice que no se necesitan incentivos fiscales ni de tarifa, se trata de establecer una hoja de ruta para la compra y venta a largo plazo.

Francesco Starace, presidente del grupo Enel, matriz de Codensa-Emgesa. / Luis Benavides.
Francesco Starace, presidente del grupo Enel, matriz de Codensa-Emgesa. / Luis Benavides.

Francesco Starace, presidente del grupo Enel, dueño en Colombia de Codensa-Emgesa y uno de los jugadores más grandes del mundo en el negocio de la energía, habló, en su paso por Colombia, con El Espectador. El futuro de las renovables, sus inversiones en el país, lo que piensa de la regulación, de las líneas de distribución y hasta de cómo se atenderá la demanda de América Latina en el 2050 fueron temas de conversación.

¿Cuál es el futuro de los carros eléctricos?

Tenemos un gran futuro en los carros eléctricos si tenemos un gran futuro en su batería. Para nosotros y para la industria, un vehículo eléctrico es una batería con ruedas, y el límite del desarrollo de la industria automotriz eléctrica está en la capacidad de la batería. Por eso hemos observado en los últimos tres o cuatro años un mejoramiento de la batería, en la disminución de los costos, y si así sigue y las inversiones de las fábricas se multiplican, creo que vamos a ver en los próximos cinco años una difusión de coches eléctricos con características funcionales muy cercanas a las que conocemos tradicionalmente. Hay buenas perspectivas a pesar del impacto. Por eso los fabricantes están estudiando sus propias líneas de vehículos de ese tipo.

Enel trabaja mucho las energías renovables. Usted habla de cómo se deberían hacer inversiones a largo plazo y que los gobiernos las deberían respetar. ¿Cómo están ustedes en la materia?

En el mundo, cada año hay un crecimiento de inversiones impresionante. En el 2015 fueron casi 350.000 millones de euros invertidos, un crecimiento brutal. Es un fenómeno de iniciativa ambientalista que está empujando mucho el desarrollo y la innovación, por lo que hay una disminución constante de los costos de producción de renovables significativos y un mejoramiento en la eficiencia de la máquina. Es un conjunto de tecnologías que van juntas.

Y ustedes, ¿qué inversión están haciendo en renovables?

Tenemos una inversión de 17.000 millones de euros en un plazo de cuatro años, el 53 % de los cuales es en energía renovable, es decir, casi 9.000 millones de euros.

¿Cómo aparecen Colombia y Argentina en sus intereses en la energía eólica?

Colombia tiene un fuerte recurso eólico en una región del norte del país, La Guajira, y estamos desarrollando una cartera de casi 1.500 megavatios entre eólico y solar. Lo que falta en este momento no es nada significativo en el corto plazo, pero tenemos que desarrollar la línea de transmisión para adecuar la energía que potencialmente se podría producir en La Guajira. Y también trabajar en el asunto de cómo se puede arreglar el mercado de compra y venta de energía a largo plazo, que es fundamental para el financiamiento de esta industria. Tenemos un año o año y medio para trabajar en ello. Y Argentina tiene mucho potencial, es impresionante. Creo que el gobierno de Macri está haciendo las cosas correctas para poner la confianza de los inversionistas en el centro, y eso es fundamental. Se está adelantando una licitación de 1.000 megavatios y será la primera en el nuevo marco de ese país.

¿Van a participar más fuertemente en Argentina?

Vamos a participar en esa licitación, seguro.

En Colombia todavía hay dudas sobre la regulación energética en materia de renovables. ¿Cree que se debe actualizar la normatividad en el país?

Falta una cosa bastante significativa, pero simple: establecer reglas para la formación del mercado, la compra y venta de energía a largo plazo. No necesitan incentivos fiscales ni de tarifa porque la energía renovable es bastante competitiva, pero necesitamos visibilidad del precio de la energía en el tiempo. Sólo falta eso. Nada más.

En 2050 se habrá triplicado el consumo o la demanda de energía en América Latina. ¿Cómo se va a atender esa necesidad energética? ¿Vamos a dejar de depender tanto de los fósiles?

Puede ser que en el 2050 tengamos energía de las olas marinas; tendremos cosas que hoy no tenemos. Y que la solar sea tan eficiente que las ventanas de los edificios la puedan producir, algo que ya se tiene. De seguro habrá todas las formas de producir energías que no sean intensas en CO2 y atender el suministro a un crecimiento de tres veces. De eso estoy seguro.

Temas relacionados