Salario mínimo de $644.350 en 2015

El ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, anunció que el incremento salarial que regirá el próximo año es de 4,6%. Después de un mes de discusiones, el indicador fue fijado por decreto.

El salario mínimo que regirá durante 2015 será $644.350. El incremento de 4,6%, equivalente a $28.350 adicionales de renta para los trabajadores sobre el año anterior, fue el resultado de las frustradas negociaciones entre los gremios empresariales y las centrales obreras, las cuales llevaron al Gobierno a fijar la cifra por decreto.

A pesar de que el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, dijo durante todo el período de discusión que las partes tenían la actitud de concertación, el fracaso de las negociaciones era lo esperado. La mayoría de los analistas sentenciaban que la combinación de factores como la reforma tributaria, el TLC con Corea del Sur, el cambio de horario de las horas extras, la caída del precio del petróleo y la devaluación del peso brindaba argumentos para pujar de lado y lado.

No es extraño que esta discusión siempre genere polémica. No sólo porque afecta a 1,25 millones de colombianos, sino porque es tal vez el momento en que el debate entre la competitividad económica y la equidad social se hace más tangible. Por eso el monto que fijó el Gobierno ha generado opiniones divididas entre los empresarios y los representantes de las centrales obreras.

Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), destacó que la decisión tomada por el Gobierno Nacional cumple con tres objetivos fundamentales para fomentar la economía colombiana: mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores a superar ampliamente las inflaciones proyectadas para 2014 y 2015, mantener el impulso de la demanda y ser prudentes con las decisiones económicas de 2015.

Del otro lado están los argumentos según los cuales “los $644.350 no se acercan a las necesidades de los trabajadores, pues el costo de la canasta básica en Colombia se encuentra entre $1’200.000 y $1’300.000. Es por esto que es necesario que se fije un salario mínimo vital”, como explicó Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT).

Esa es una postura que apoya José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, al decir que “el incremento salarial debe solventar esas necesidades en el interior de una familia promedio. Estudios realizados para el caso colombiano hablan de un valor cercano $1’300.000 para una familia. Por eso es justo proponer un monto entre el 5 y el 5,5%, que, como ha sucedido en los últimos cuatro años, significa un crecimiento superior a la fórmula expresada anteriormente, y les ha permitido a los trabajadores aumentar su capacidad de compra en la canasta básica”.

Al hacer la comparación con los principales países de la región se encuentra un resultado mixto sobre el costo laboral (ver gráfico). Primero, tenemos, después de Brasil, el salario mínimo más bajo, equivalente a US$265, sin embargo el costo de vida promedio de los últimos cuatro años es a la vez el segundo más bajo. De manera que, a pesar de que es cierto que la remuneración laboral es baja frente a la de otros países, como Chile, su nivel es consistente con la inflación interna. Y es claro que el desbalance entre estos dos indicadores no tiene las consecuencias sociales que tiene en Venezuela, que presenta el mayor índice de precios al consumidor pero tiene una de las rentas más bajas para sus trabajadores.

Sin embargo, al calcular el salario mínimo como proporción del salario medio, Fedesarrollo encontró que el costo laboral de Colombia “se ha hecho aún más alto en los últimos años, al punto de posicionarse como el mayor de la región y de la OCDE. Por tanto, no sorprende que el país sea una de las pocas economías de la región que todavía presentan tasas de desempleo cercanas a los dos dígitos, cuando el promedio de América Latina está alrededor del 6%”.

 

 

jvega@elespectador.com

@camilovega0092

Temas relacionados

 

últimas noticias