Si se cumplen estos 12 deseos, Colombia sería mejor, dice un banco

La inflación dentro del rango meta y que se dinamice la creación de empleo, en la lista.

Una de las peticiones es que la actividad productiva se acelere. /Cortesía

El banco más grande del país, como todo buen niño en Navidad, lanzó comenzando el 2017, su lista de deseos. Peticiones que para Bancolombia, si se cumplen, permitirían que Colombia sea un país mejor después de un 2016 en donde se tocó fondo. 

¿Qué tan razonables son? ¿Qué tan fácil será cumplirlos? ¿Qué tanto ayudarán los agentes externos en la materia? Pues aquí les contamos esa lista. 

"1. Deseamos que Colombia sortee exitosamente los retos del entorno global. Además de la turbulencia política que vivirán países como Alemania y Francia, la economía global enfrentará la incertidumbre que traerá el nuevo gobierno en EE.UU. A esto se suman los aumentos en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal y la inquietud frente a un ajuste desordenado de la economía china. Esperamos que los países emergentes, incluido Colombia, puedan adaptarse a este nuevo entorno. Esto implicará tomar las decisiones correctas para mitigar las vulnerabilidades externas.

2. Deseamos que la actividad productiva se acelere. Debido a una fuerte desaceleración de la demanda interna, en este año la expansión del PIB probablemente se ubique en 1,8%. Para 2017, nuestro anhelo es que inicie una fase de mayor crecimiento, la cual esperamos que tome plena forma en 2018 y 2019.

3. Deseamos que el crecimiento sectorial sea más balanceado. No solo esperamos que en 2017 la economía crezca más. También es importante que las fuentes de expansión de nuestro aparato productivo se diversifiquen. En particular, quisiéramos que actividades claves para el país desde diferentes frentes y que han vivido un último año difícil, tales como la agricultura, la minería, el comercio y el transporte, recuperen su dinamismo.

4. Esperamos que la inversión privada se revigorice. Después una fase de incrementos sostenidos, la inversión productiva ha sido el componente de la demanda más afectado por el contexto macro que hemos afrontado en 2016. Dada su importancia en el desarrollo económico, uno de nuestros mayores anhelos para 2017 es que las decisiones de inversión ganen impulso de la mano de varios catalizadores. Entre ellos están el aumento de los términos de intercambio, la caída de la inflación, los recortes de la tasa repo, la mejora de la confianza empresarial y la estabilización de la tasa de cambio.

5. Esperamos que la economía absorba constructivamente la reforma tributaria. El ajuste al estatuto tributario era uno de los acontecimientos económicos más esperados de este año. Su reciente aprobación por parte del Congreso permitirá despejar las dudas con respecto al panorama fiscal en 2017. En adelante, deseamos que los beneficios que generarán estos ajustes superen los costos que inevitablemente tendrán que asumir algunos agentes, y que el país siga tomando medidas que aseguren la sostenibilidad de las finanzas públicas.

6. Deseamos que se fortalezcan las bases de la estabilidad financiera. Es nuestro anhelo que en 2017, en el marco de la reducción prevista en las tasas de interés, los agentes económicos evalúen rigurosamente los riesgos financieros y tomen decisiones acordes con su mitigación, que las empresas y los hogares gestionen de manera apropiada su carga financiera, y que más colombianos puedan acceder al financiamiento formal.

7. Deseamos que la inflación termine el año entrante dentro del rango meta del Emisor. A pesar de que en los últimos meses el aumento de los precios se ha mitigado, en 2017 Colombia seguirá enfrentando riesgos inflacionarios relevantes. Entre ellos se destacan el aumento de la tarifa del IVA y la persistencia de altas lecturas en rubro de no transables. Esperamos que la economía sortee favorablemente este panorama, de forma que el Banco de la República cumpla su compromiso de que la inflación cierre 2017 por debajo del 4%.

8. Deseamos que los proyectos de infraestructura se ejecuten apropiadamente. Queremos que los primeros avances en los proyectos 4G que se han producido este año sean el comienzo de un periodo de construcción oportuno y eficiente. Gracias a ello Colombia no solo podrá ser de nuevo una de las economías con mayor crecimiento en la región, sino que también se materializarán ganancias de competitividad y mayor generación de empleo.

9. Queremos que se dinamice la creación de empleo. Un mercado laboral saludable es esencial para contar con un mercado interno robusto. Pese a que el último año el surgimiento de nuevos puestos de trabajo se ha afectado por la desaceleración productiva, la caída en la tasa de participación ha llevado a que el repunte en el desempleo sea limitado. Nuestro anhelo es que la desocupación retome una tendencia descendente de la mano de la creación de empleos formales, de forma que más colombianos encuentren fuentes de sustento estables.

10. Deseamos que el desbalance externo del país se siga ajustando. Ya que uno de nuestros principales talones de Aquiles en los últimos años es el abultado déficit en cuenta corriente, queremos que la transformación de la economía siente las bases para cerrar esta brecha de manera consistente. Esto permitirá que la inserción de Colombia a la economía mundial sea más balanceada, y que la dependencia a los flujos de capitales externos sea cada vez menor.

11. También deseamos que Colombia de pasos firmes en pos de una mayor productividad. Queremos que las autoridades y las entidades privadas articulen esfuerzos para que se logren ganancias en eficiencia que hagan más productivas a nuestras empresas. Además de propiciar un ambiente macro estable, esto también implica avanzar en agendas micro que impacten el crecimiento potencial.

12. Finalmente, deseamos que se consolide la paz. Queremos que en la fase de posconflicto en la que está entrando el país los diferentes actores den muestras de paz que reafirmen de este proceso, y que permitan que se hagan realidad los dividendos económicos del gran paso que está dando nuestra sociedad".