¿Subsidio de transporte se quedó corto? Así subieron los pasajes en Colombia

Sindicatos dicen que este auxilio solo sirve para 20 días del mes. En algunas ciudades, las tarifas subieron el doble que el costo de vida.

El pasaje del MIO en Cali subió 11%. Archivo.

El reporte de inflación de 2016 (5,75 %), que publicó el DANE el jueves pasado, era el último dato que faltaba para hacer los últimos ajustes de precios para este año que arranca. Por ejemplo, ahora se sabe que los arriendos y los peajes no pueden subir más de 5,75 %. Asimismo, este indicador de precios sirve para que las autoridades distritales calculen el incremento de los pasajes de transporte público, y al mismo tiempo es un referente para que los ciudadanos tengan una noción de si dicha alza fue excesiva u oportuna.

El Espectador se puso en la tarea de compilar el incremento de las tarifas de los sistemas de transporte masivo de las principales ciudades de Colombia. El resultado es que en varios centros urbanos el costo de los pasajes subió casi el doble que el dato de inflación de 2016 y también supera el alza de 7 %, o de $5.400, que decretó el Gobierno para el subsidio de transporte, actualmente en $83.140.

Cali fue la ciudad en la que más subió el costo del transporte, pues el tiquete del MIO pasó de $1.750 a $1.950, lo que representa un alza del 11,42 %. En Medellín, el viaje en metro subió 10,63 %, pasando de $1.880 a $2.080, para los que tienen tarjeta cívica, y 5 % el pasaje de bus, pasando de $2.000 a $2.100. En Barranquilla, el Transmetro subió desde el 1º de octubre su tarifa en $200, con lo cual el pasaje en una hora normal cuesta $2.000, un alza de 11,11 %. Asimismo, Cartagena elevó los valores de Transcaribe 5 %, hasta los $2.100. La ciudad que marcó la diferencia fue Bucaramanga, ya que fue la única que mantuvo inalterados los precios de Metrolínea.

De acuerdo con Fabio Arias, de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), “para la mayoría de colombianos, el subsidio de transporte es insuficiente. Si tienen suerte y toman dos buses, les sirve para 20 días. Es lo que pasa cuando no se acuerda el salario mínimo y no se tienen en cuenta los efectos del impuesto verde de la reforma tributaria”.

Respecto a Bogotá, la Alcaldía ya anunció que habrá alzas en Transmilenio y en el SITP, pero las tarifas se conocerán en febrero, lo que reabre el debate entre la sostenibilidad del sistema y el bienestar social. Frente a esto, el director del Observatorio de Logística y Movilidad de la Universidad Nacional, José Stalin Rojas, afirmó que “es inevitable un alza, y lo que se sabe hasta el momento apunta a que subirá $200 (10 %) el pasaje. Es claro que se trata de una medida necesaria para reducir el déficit que hay, pero lo que se les pide a las autoridades es que tengan en cuenta que este año es duro por cuenta de la reforma tributaria. De manera que lo mejor es esperar hasta mayo para hacer el alza, y no en febrero, cuando los padres deben asumir los gastos escolares”.

Estos serán los costos que deberán asumir los colombianos este año para movilizarse, gastos que en muchas ciudades les quitan fuerza a los subsidios de transporte que fijó el Gobierno hace una semana.

 

 

últimas noticias

La hora de las startups