Así fue como la bandera de los estudiantes llegó a la tarima de Roger Waters

Tres estudiantes bogotanos lograron que miles de personas vieran proyectado un mensaje en apoyo al paro estudiantil. Otros tres representantes estudiantiles que están en la mesa de negociación con el gobierno se reunieron con Waters.

Twitter UNEES

Justo antes de  empezar a cantar “Another Brick on the Wall”, el himno por excelencia de los inconformes con las aulas y docentes, Roger Waters, guitarrista de la legendaria Pink Floyd, comenzó a hablar.

“Entremos a algo más personal. Encontré un par de cartas de estudiantes de Bogotá y uno de ellos dijo que las universidades colombianas estaban en huelga, tratando de persuadir al gobierno de entregar educación gratuita para todos los ciudadanos de Colombia, sin importar cuánto dinero tengan sus padres”.

Luego, una foto del trapo que decía “We Do need more education”, y que sostenía en las manos, se proyectó tras él.

Los autores del cartel son Matheo Rincón y Tiffany Osorio, de la Universidad de La Salle y la Universidad Libre, respectivamente, que hicieron el cartel unos días antes del concierto, en la sala de una casa en Bogotá. Según contó Osorio, aunque no se esperaba que su cartel aparecería en el concierto, no fue tan difícil: “un compañero de la Nacional contactó a la organizadora y le entregó el cartel y una carta”.

Según contó Waters en tarima, mientras intentaba desdoblar el trapo, se reunió con tres líderes estudiantiles que estaban sentados en la mesa de negociación con el Ministerio de Educación y de Hacienda, entre otros.

El asunto es triste por un lado, porque ninguno de los dos estudiantes que hicieron el cartel pudieron ir al concierto, e interesante por el otro, porque después de 42 días de paro estudiantil, cinco movilizaciones nacionales, y dos mesas de negociación (una de las cuales terminó con los estudiantes parándose de la mesa) el paro estudiantil aún no se levanta y la mesa no da los frutos esperados.

Por ejemplo, los estudiantes han dicho que la plata para financiar las instituciones de educación superior puede salir del Fondo de Compensación Interministerial (un fondo que e creó para atender faltantes en gastos de funcionamiento de los ministerios), pero el Ministerio de Hacienda dice que esos fondos ya están destinados a paz y posconcflicto, y que por eso no se pueden tocar.  Por ahora, nadie da el brazo a torcer (aunque solo uno de los bandos tiene a Waters de su lado, claro). (Las cartas sobre la mesa que han puesto universitarios y Gobierno)

Tal vez lo más curioso es que, de todos los mensajes que hayan mandado los estudiantes en mes y medio de paro, este es el más poderoso porque es probable que el mismo Iván Duque lo vea, dado que se ha declarado amante del rock. (Hay que aclarar que ha dicho que es fan de Led Zepellin, no de Pink Floyd). Como diría McLuhan, el medio es el mensaje.

“El portavoz del gobierno (…) es un creyente en el reaganismo, tatcherismo y neoliberalismo. Propuso que la solución eran “préstamos estudiantiles”. Los préstamos estudiantiles no son la respuesta, son una vida entera de esclavitud”, dijo Waters.

No se esperaba menos de un concierto como este. Desde que Pink Floyd lanzó “Animals” (1977) su álbum más cínico, basado en la distopía de George Orwell, hasta ayer, la formal invitación a quemar el establecimiento ­–de manera metafórica, claro- ha sido el constante. (Se embolata acuerdo entre Duque y estudiantes)

La semana pasada, Waters lanzó un mensaje en su concierto en Sao Paulo (Brasil) contra el triunfo presidencial de Jair Bolsonaro, quien pasó a segunda vuelta presidencial solo dos días antes del concierto.

Waters abrió su gira por Sudamérica con una pantalla negra con la frase “Ele nao”, “Él no”, el lema brasileño en rechazo al polémico candidato conocido por sus comentarios machistas, racistas y homófobicos, Jair Bolsonaro. El lema de los derrotados, porque el nuevo presidente sacó el 46.03% de los votos.

En ambos momentos, según las crónicas de la prensa, los 45.000 asistentes al concierto en el estadio se dividieron entre aplausos y abucheos. Mientras unos gritaban “Ele Nao”, otros gritaban “Fora Dilma, Fora Lula, Fora PT”, en referencia al Partido de los Trabajadores, la formación política de Lula da Silva y que postulaba a Fernando Haddad.

Waters, que en su gira mundial ha hecho críticas a políticos del mundo que considera fascistas, pronunció un discurso en el que pidió al público resistir ante quienes defienden el antisemitismo, la destrucción del medio ambiente y la tortura, entre otros.Al final del discurso, retomó "Another brick in the wall", que concluyó con un coral de diez niños con camisetas que decían "Resist" (Resistan).

Pasó igual en Sao Paulo que en Bogotá. La diferencia es que aquí aplaudieron todos.