Buenas y malas noticias para Colombia en pruebas PISA

Aunque el país subió cuatro posiciones, sigue estando por debajo del promedio de la OCDE.

La idea del Gobierno de convertir a Colombia en la más educada en América Latina en 2025, parece que va por buen camino, según lo reveló el presidente Juan Manuel Santos después de conocer los resultados de la encuesta PISA de 2015. Sin embargo, la prueba, que evaluó a cerca de 540.000 estudiantes de 15 años en 72 países, sobre sus competencias en ciencias, lectura, matemáticas y resolución de problemas de manera colaborativa, tiene que ser vista con sus bemoles y matices.

Mientras en el área de ciencia el país figuró como el segundo que más ha mejorado desde 2006, aumentando 28 puntos en su promedio, su desempeño sigue estando por debajo de países como Chile y continúa por debajo de la media de la OCDE.

Esta vez la disciplina principal eran las ciencias, cada vez más importantes para la economía y la sociedad. El problema es que, como aseguró Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, en la presentación del informe que tuvo lugar en Londres, “una década de avances científicos no ha tenido correspondencia en los avances relativos al rendimiento en ciencias en los centros de enseñanza”.

Como anunciaron los analistas del informe de PISA, “en muchos otros países los estudiantes en niveles socioeconómicos más bajos tienen menos probabilidades de éxito en la escuela al compararse con los de niveles más altos”. En ciencia, por ejemplo, la brecha socioeconómica llega a ser de 14 % entre los estudiante más ricos y los más pobres.

De acuerdo con Isabel Segovia, experta en educación, las noticias son más buenas que malas. “Llegar al promedio de la OCDE nos va a tomar tiempo y el sólo propósito de presentarnos en PISA es buscar un camino para tener una educación medianamente buena, comparable con la del resto del mundo”.

Segovia dijo que a las pruebas PISA se presentan sistemas económicos más equitativos y robustos que el nuestro, países cuyas inversiones en educación se hicieron mucho antes que las de Colombia y políticas educativas de ciertos países que jalonan la media hacia arriba, porque apostaron en los años cincuenta y sesenta por reformas educativas revolucionarias.

Según la experta, “antes estábamos de penúltimos y hoy ocupamos el puesto 59 de 72. No obstante, ese escalafón es engañoso, porque hay mas países que entran por primera vez y, por eso, lo más importante está en subir 28 puntos con respecto al resultado anterior”.

El ranquin global registra a Singapur como el país que más se destacó en la última encuesta. Le siguen Japón, Estonia, Finlandia y Canadá. Colombia, por su parte, subió cuatro posiciones en el ranquin general de lectura, superando a Brasil, México y Perú; en ciencias, tres puestos, y en matemáticas, sólo una posición. En las tres áreas, Colombia superó a Brasil y Perú, lo que para el jefe de estado, Juan Manuel Santos, es una demostración de que el país va por muy buen camino. “Hay motivo grande de satisfacción, las PISA revelan que Colombia está entre los únicos tres países que mejoraron su desempeño sustancialmente en todas las áreas evaluadas”, destacó el presidente.

Pero para Segovia, los ciclos en educación son complejos y toman tiempo y, por ende, no son las políticas de este gobierno, ni las del anterior (primer período de Santos) las que muestran estos resultados favorables para Colombia. “Las políticas de Juan Manuel Santos darán sus frutos, que todavía no sabemos si los den, en las próximas pruebas”, sostuvo.

Un dato que sorprende es que el porcentaje de estudiantes en Colombia que repiten años es el segundo más grande, sólo por encima de Algeria, entre todos los países que participaron en las pruebas Pisa.Pero, también, que en cuanto a herramientas pedagógicas como acceso a computadores, Colombia se destaca al contar con casi un computador por cada estudiante. Un promedio por encima de Chile y Perú.

Segovia fue enfática en ver esa buena noticia desde dos aristas: primero, los resultados de la prueba PISA deben compararse con los del mismo país, pues Colombia pasó por un período en el que le fue mal, se estancó y esta vez mejoró. La segunda arista se refiere a ver los resultados en comparación con otros países y se evidencia, según este análisis, que Colombia fue el segundo país que más subió. “Eso no quiere decir que estemos bien, ni en un nivel óptimo, ni que no hagamos esfuerzos significativos. Este es un llamado al sistema y es que si le metemos la ficha al sistema educativo, vamos a dar un brinco más rápido y nos acercaremos a la media”, concluyó.

Temas relacionados

 

últimas noticias