Por la crisis, “20 % de estudiantes de colegios privados han pensado en retirarse”

Noticias destacadas de Educación

Fernando Vita, coordinador de la Mesa Nacional de Educación Privada, que reúne alrededor de 1′.950 mil alumnos del país, asegura que alrededor del 80 % de las instituciones pequeñas se encuentran en serias dificultades para seguir enseñando en medio de la pandemia.

Desde el 16 de marzo, ya se cuentan 81 días, las niñas, niños y jóvenes de Colombia no asisten a sus instituciones educativas. Las estrategias de contención asumidas por el Gobierno han caído directamente sobre los jardínes, colegios y universidades del país obligando a los estudiantes a recibir clases de manera remota, apoyados en la virtualidad y a los profesores a ingeniárselas para seguir impartiendo conocimiento desde sus casas. En un balance, hecho por el pedagogo Julián de Zubiría, publicado en este diario hace 15 días, el experto señalaba que los colegios privados han acertado en sus maneras de afrontar esta coyuntura a raíz del virus SARS-CoV-2. (Lea: “No puede cumplirse el modelo de alternancia para que los niños vuelvan al colegio”)

El coordinador de este sector educativo, Fernando Vita, quien también es rector del Colegio Italiano Leonardo Da Vinci, habló con El Espectador sobre la situación después de estos meses abocados a la cuarentena. Él, que hablar por al menos 1'.950.000 estudiantes del país y alrededor de 13.500 colegios privados, advierte sobre la gravedad de la crisis para algunas instituciones educativas y padres de familia y defiende la escolaridad como el polo a tierra de nuestra sociedad.

Hagamos un recuento. Han pasado 81 días desde que que las niñas, niños y jóvenes no asisten a sus instituciones educativas. ¿Cuál es su balance como coordinador de la Mesa Nacional de Educación Privada?

La educación ha tenido que hacer un giro para poderse amoldar de una manera adecuada y lo más rápido posible a esta situación que nadie esperaba, ni se imaginaba, que le atañe al mundo y para la que hemos tenido que reinverntarnos todos en nuevos tipos de labores. Para nosotros la escuela es el polo a tierra, la normalidad, y ahora se ha ido transformando todo: los espacios en casa, las relaciones entre estudiantes y docentes y en este tiempo de crisis hemos tenido que sobrellevar las preocupaciones económicas, lidear con los problemas de las familias y mantener la normalidad hasta donde ha sido posible.

¿Qué es lo más costoso para los colegios privados durante esta cuarentena?

Los niños nos hacen mucha falta y eso nos ha dado muy duro a todos porque este oficio tiene un altísimo componente de vocación, es un servicio público esencial, de cercanía y afecto. Por eso nadie ha estado contento con esto de tratar de sustituirlo con métodos no presenciales aunque toque. Porque los niños no son una máquinas de aprender, hay una parte socioafectiva y emocional que es muy importante y ellos viendo los problemas del país, las personas que mueren, las familias que pierden sus empleos, todo el mundo tiene alguien cercano que está en crisis. Entonces aproyar en esa parte socioemocional ha sido difícil.

A propósito, hablemos de la crisis. ¿Cuál es el panorama económico para los colegios privados?

Los privados viven de pensiones, no buscan un lucro de actividades y ahora, al estar suspendidos muchos de los pagos, pues entramos como todos los demas sectores en crisis. Hay anuncios del Gobierno, medidas de alivio que recibimos con beneplácito pero nunca es suficiente y la parte económica ha sido dura porque estimamos un número de alto de familias que han pensado en desescolarizar a sus hijos o aplazar durante un tiempo su educación. Alrededor de un 15 o un 20 % de los estudiantes del sector privado han evaluado la posibilidad de desescolarizarse o cambiar de esquema o pasar del privado al público o hay papás de niños pequeños que han considerado mejor el homeschooling, dejar a sus niños en las casas. En el caso de los establecimientos pequeños, instituciones con menos de 400 estudiantes, un 80 % de ellos están en serias dificultades. (Puede leer: Maestros protestan frente al Ministerio de Educación en Bogotá)

Existe la preocupación de que las competencias que estaban propuestas para los estudiantes pueden no cumplirse este año. Es decir, aquellos que debían aprender a leer o a escribir en diciembre no lo sabrán y estarán, por decirlo así, retrasados en su formación. ¿Qué opinión le merece esa inquietud?

Es importante tener en cuenta que no hay que hablar de temporalidad sino de permanenecia. Las metodologías que se implanten no solo de emergencia sino pensadas en que pueden quedarse un tiempo muy largo y en esa medida es importante hacer todo el esfuerzo pedagógico y metodológico para logar las competencias en los estudiantes, con las dificutades y con los medios de comunicación actuales. Aquó no se trata de cambiar el hecho de estar ocho días sentados en un pupitre por estar ocho horas frente a un computador. Sino de una educación complementaria utilizando herramientas y dispositivos que existen, no tienen computador ni internet, manejar guías didácticas. Mineducación ha dispuesto una librería amplísima de recursos pero todo esto se hace tratando de reforzar el aprendizaje de los niños y que logren todos llegar a esas competencias que se han planeado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que quizás será más adelante que éstas se logren.

Hablemos un poco de esas metodologías...

Los profesores en esto han sido muy creativos, sobretodo los rurales. Uno de los modelos es el tradicional de las guías que están disponibles en librerías en línea, contenidos asincrónicos que puso a disposición el Gobierno en el portal Colombia Aprende. Allí hay materiales de todas las áreas, grados y niveles que entra a alimentar la televisión pública. También hay estrategias de colegios articuladas porque no se trata de estar improvisando o lo que se le vaya ocurriendo al profesor, sino de enfocarse en la divulgación del aprendizaje y la evaluación de ese aprendizaje. En el tema de evaluación, de hecho, hay diferentes métodos como conectarse para interrogar en videollamada o telefónicamente. (Le podría interesar: Universidades privadas piden acceso a créditos y planes de pago para sobrevivir a la COVID-19)

¿Cuán viable es para los colegios privados cumplir con el modelo de alternancia propuesto por el Ministerio de Educación?

Lo primero que hay que tener en cuenta que las condiciones van a hacer diferentes dependiendo de las zonas donde se encuentren y las posibilidades de los establecimientos. Será distinto en zonas COVID que en municipios no COVID. Será diferente según el espacio que exista para garantizar una distancia social relativa de acuerdo a los protocolos de seguridad del Ministerio de Salud, si el aula de clase es de 40 estudiantes será muy distinto a si es de 20 estudiantes. Es muy importante saber si tienen formar de cumplir con los servicios adicionales que presten, si los comedores tienen la posibilidad de recibir niños, la disciplina de autoregulación que se tenga y vamos a interntar manejarlo de esa manera con periódos a distancia y a presencialidad y eso irá de acuerdo a las tasas de contagio reportadas. La estructura no va a ser muy diferente lo que estamos haciendo ahora.

¿De qué se trata la campaña que están impulsando "La escuela sigue abierta?

Es un llamado a que todo el mundo proteja la escuela pensando, como dije, en que la escuela es el polo a tierra para mantener la normalidad. Va a compañada de un video y una estartegia por redes sociales que resalta cómo han cambiado los roles en cada uno de los lugares, los comedores se han vuelto un aula de clase y los padres son ahora un compañero, un tutor de los alumnos. Queremos apelar al sentimiento de las personas y que nosotros como escuela seguimos siendo una parte fundamental de la sociedad, se trata de algo inspirador, de poner nuestro un granito de arena. (Lea también: Falta de clases aumentó el reclutamiento forzado en Colombia)

Comparte en redes: