Seis 'pilos' aplazan semestre y otros se quejan porque no tienen plata

Decenas de estudiantes del programa de becas 'Ser Pilo Paga' manifiestan su angustia por la demora en el subsidio de sostenimiento prometido por el gobierno.

Dos semanas después de comenzar las clases en la Universidad de los Andes, un gran número de los estudiantes becados por el Programa Ser Pilo Paga han comenzado a expresar su malestar por la demora en el desembolso de los subsidios de sostenimiento prometidos por la ministra de educación Gina Parody.

De acuerdo con un representante del Consejo Estudiantil Uniandino, dos estudiantes habrían desertado del programa. Una información desmentida por María Consuelo Burgos Cantor, decana de estudiantes U. Andes. Según Burgos, lo que sucedió fue que seis de los estudiantes becados por este programa decidieron aplazar el semestre por no tener claro lo que quieren estudiar. Para evitar que pierdan el beneficio de la beca, la Universidad y el Icetex acordaron permitir a los becados aplicar esta opción.

“Más que un asunto de deserción, los casos de estos estudiantes se refieren a orientación vocacional. Como el proceso para presentarse a la beca fue tan rápido, llegaron con una idea no muy precisa frente a la carrera que eligieron. “Queremos que se tomen un tiempo para definir mejor la carrera que quieren estudiar”, comentó Burgos.

El grupo Andar, que ha hecho seguimiento a los becarios de esta universidad, y miembros del Consejo Estudiantil Uniandino están muy preocupados porque algunos de estos estudiantes se han visto obligados a recurrir a préstamos y un sinfín de estrategias para mantenerse a flote económicamente mientras llega el prometido subsidio.

Al respecto, Consuelo Burgos aclaró que la universidad decidió ofrecer a los alumnos que lo necesiten un auxilio exprés mientras se organiza un auxilio adicional que les permitirá cubrir gastos personales, transporte, comida y materiales educativos.

El Ministerio de Educación y el Icetex no han sido claros con los estudiantes becados sobre este tema. Una de las becarias entrevistadas por El Espectador hace apenas unos días comentó que “no hay claridad en la manera como se realizan los pagos. Ni mis papás ni yo sabemos cuándo voy a empezar a recibir ese subsidio y por ahora son ellos los que asumieron mi manutención”. Otro comentó: “mi mamá responde por mí y ella gana un salario mínimo. Aquí tengo que pagar arriendo, comida, transporte y fotocopias”.

“Queremos mostrar nuestra inconformidad y preocupación como la incertidumbre de los estudiantes de Ser Pilo Paga”, le dijo a El Espectador uno de los representantes estudiantiles al mismo tiempo que solicitaron al Ministerio de Educación responder a esta demanda.

Inicialmente el Gobierno prometió entregarles cinco salarios mínimos durante el semestre y más adelante lo redujeron a cuatro. Sobre las fechas de pagos tampoco hay claridad. El Gobierno ha dicho que el 16 de febrero entregará las tarjetas débitos de las cuentas en el Banco Popular, donde les será consignado el subsidio, pero esto ocurrirá casi un mes después de iniciadas las clases. En otros países y universidades, el dinero para la subsistencia de los becarios suele entregarse antes del inicio de clases para evitar que los estudiantes tengan problemas.

A través de Blu Radio, el Ministerio de Educación aceptó que el giro del dinero se ha demorado por problemas administrativos y prometió agilizar los trámites para que sea entregado antes del 7 de febrero.

La Universidad de los Andes, que cuenta con un fondo de apoyo a los becarios, también está pagando el precio del afán con que se implementó el Programa Ser Pilo Paga pues el dinero presupuestado era para unos 700 alumnos y esa cantidad se duplicó con los nuevos matriculados a través de las becas (624 estudiantes). Aun así, la decana de estudiantes dice que gracias al programa previo de becas que tenían, Quiero Estudiar, están enfrentando de la mejor manera los retos que se presentan.

“Frente a la importancia de este programa en la educación nacional, pensamos que vale la pena hacer todos los esfuerzos para que estos muchachos tengan una oportunidad. Tenemos que enfrentar el reto como comunidad académica”, comentó Burgos.

Esta no es la única queja que ha surgido frente a la implementación del programa. De acuerdo con el rector de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla, muchos estudiantes becados no pudieron aplicar a esta y otras instituciones públicas porque las becas se anunciaron después de haber cerrado el proceso de admisión. Un detalle que revela el afán en el lanzamiento del programa.

 

 

Nota del Editor:

El título y algunos apartes de esta nota fueron cambiados. Inicialmente el título señalaba que: Dos 'pilos' desertaron de becas del Gobierno y otros se quejan porque no tienen plata. Tras aclaraciones de la Ministra de Educación, Gina Parody, y al Decana de Estudiantes de la Universidad de Los Andes María Consuelo Burgos Cantor, se estableció que los alumnos no desertaron del programa, sino que aplazaron el semestre, y que el número no era dos, sino seis. En este texto se incluyen los comentarios de la Decana y la Ministra.