Un profesor que saluda uno a uno a sus alumnos da una lección mundial