Gobierno de Estados Unidos criticó a ONU por la "hostilidad contra Israel

Caso Jerusalén: ONU muy preocupada por riesgos de una escalada de violencia

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunió este viernes de urgencia para debatir la polémica decisión del presidente Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió este viernes para discutir la situación de Jerusalén.AFP

La decisión de Washington ha generado ira en el mundo musulmán, donde se esperan manifestaciones. La ONU está "muy preocupada por riesgos de una escalada de violencia", dijo ante el Consejo Nickolay Mladenov, coordinador especial del organismo internacional para el proceso de paz en Medio Oriente.

En una videoconferencia desde Jerusalén, Mladenov alertó sobre los "potenciales riesgos de violencia" que existen después de esa decisión y pidió a todas las partes que eviten las provocaciones y apuesten por el diálogo.

Mladenov afirmó que tanto para los israelíes como para los palestinos Jerusalén ha sido siempre "el centro de su vida y de su cultura", así como la "piedra angular" de la fe de miles de millones de personas en todo el mundo.

"El estatus final de Jerusalén es un tema al que debe llegarse por medio de unas negociaciones entre las dos partes que deriven en una solución completa, justa y duradera", agregó el enviado especial de la ONU a Oriente Medio.

Se refirió a la decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel expresada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, y dijo que ha causado gran "indignación" entre los palestinos y "ansiedad" en Oriente Medio.

Manifestó que está "particularmente preocupado por el potencial riesgo de violencia" de esa decisión, y aludió a los llamamientos a la "tercera intifada" hechos por el movimiento palestino Hamás.  "Del 6 al 8 de diciembre" fueron anunciados "tres días de ira", precisó. Además, advirtió del temor a que la decisión estadounidense estimule "un radicalismo religioso".

Mladenov recordó las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU para alcanzar el estatus de Jerusalén mediante negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, e insistió en que las "acciones unilaterales" pueden "socavar gravemente" ese proceso.

El representante de Naciones Unidas también señaló que, como ha venido recordando en los últimos días el secretario general de la ONU, António Guterres, "no hay un plan B" en la solución de los dos estados, el israelí y el palestino.

"Sólo un diálogo puede permitir la paz", insistió. "Las acciones unilaterales sólo pueden retrasar la consecución de la paz y pueden tener repercusiones en toda la región", recalcó.

El giro diplomático de Trump preocupa a gran parte de la comunidad internacional y ha sido rechazada por aliados de Estados Unidos, principalmente por el impacto que puede tener en la estabilidad de la región y en las perspectivas de paz entre israelíes y palestinos.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos criticó  a Naciones Unidas por la "hostilidad contra Israel" que mantiene desde hace "muchos años" y defendió la decisión de aceptar "lo obvio" al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

"Naciones Unidas ha hecho más daño a las posibilidades de una paz en Oriente Medio que hacerla avanzar", afirmó la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, al participar en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Déjenme garantizarles de nuevo: el presidente y su administración siguen comprometidos con el proceso de paz", declaró Nikki Haley. "Entiendo las preocupaciones que tienen los miembros (del Consejo) al convocar esta reunión", aseguró. "Los cambios son difíciles".