El París que nunca vio a los "chalecos amarillos"

Las manifestaciones de los conocidos chalecos amarillos en Francia le han dado la vuelta al mundo desde el pasado noviembre. Aún así, hay parisinos que aseguran nunca haber visto a uno de los manifestantes en vivo. Retrato de un París salvado del vandalismo y otro sumergido en las protestas.

Los parisinos observan una estatua adornada con un chaleco amarillos cerca de la Torre Eiffel, en una nueva jornada de protestas en la ciudad.AFP

Un restaurante destrozado en los Campos Elíseos, autos incendiados junto a la Torre Eiffel: París parece un campo de batalla en las imágenes de televisión que dieron la vuelta al mundo, pero hay parisinos que nunca vieron a un "chaleco amarillo".

Las escenas del 16 de marzo en París -lanzamiento de adoquines, quioscos y tiendas incendiadas, saqueos, violencia- dañaron la imagen de Francia, primer país turístico del mundo.

Desde hace 4 meses, los "chalecos amarillos" se manifiestan cada sábado en París y el resto de Francia para protestar contra las políticas del presidente Emmanuel Macron. Los Campos Elíseos han perdido esplendor y los comerciantes están cabizbajos. Los trabajadores tratan de sustituir los cristales rotos del aparador de una gran cadena de dulces, y en las vitrinas de otros ya ni siquiera se retiran las planchas de madera protectoras entre sábados. Lea también: Así nace, crece y se reproduce la protesta de chalecos amarillos

"¡Es la tercera vez que cambian los cristales!", espeta, cansado, un camarero de un restaurante.

En la esquina de la avenida George V, un búnker de chapas metálicas protege "Fouquet's", el famoso restaurante saqueado y quemado que estará cerrado varios meses. Carlos, de 70 años, vive cerca. Los sábados, se las "arregla" para no cruzarse con los manifestantes. "Estoy a favor de las manifestaciones, pero las manifestaciones como deben ser. Estos son matones".

Unos cientos de metros más abajo, los vecinos viven una rutina diferente desde mediados de noviembre. El barrio del Elíseo, el del palacio presidencial, está acordonado durante cada protesta de los "chalecos amarillos".

Los camiones antidisturbios con verjas de varios metros de altura bloquean completamente la entrada a las calles, prohibiendo el acceso a cualquier vehículo o peatón. Solo los residentes, a través de una pequeña puerta, pueden ingresar en el perímetro, después de presentar sus documentos.

La zona se ha convertido en una fortaleza bajo asedio. El lugar está "desierto", confirma Anne, de 75 años, que vive en la calle Faubourg-Saint-Honoré, donde está el palacio presidencial del Elíseo. "Estamos acorralados, muy protegidos", sonríe.

El asunto no agrada a todo el mundo. Cerca de la plaza de la Concorde, Maya Jovanovic, empleada de una tienda de ropa, admite estar "un poco harta". "Estamos aquí, pero no trabajamos en absoluto. Antes, el sábado era el día más grande, ahora es el más pequeño, parece que no va a terminar nunca...".

Desde los incidentes del 16 de marzo, el ejecutivo ha prohibido cualquier evento en los Campos Elíseos.

El sábado pasado, privados de la gran avenida que tanto aman, los "chalecos amarillos" fueron a parar a otros lugares turísticos. Christophe, uno de los propietarios del restaurante Chez Prune, en el canal de Saint Martin, fue testigo de la llegada de una "nube de saltamontes", afirma, en referencia a un grupo de vándalos que pasaron como el viento junto a la policía.

Para él, es más de lo mismo. "Hemos tenido de todo", recuerda, citando "los atentados, el coche de policía incendiado en mayo de 2016". "Nuestra integridad física no está amenazada, pero es constante y doloroso", lamentó Christophe. Le puede interesar: Los chalecos amarillos ¿se salieron de control?

Su colega Hervé Pronier, propietario de la Marine, otro bar-restaurante del canal, se considera "afortunado", porque sólo tuvo que cerrar unas pocas horas algunos sábados. "¿Chalecos amarillos? Aquí no los vemos". Sin embargo, se mantiene informado del curso de las manifestaciones todos los sábados "porque pueden desbordarse en unos minutos".

La prefectura de París prohibió nuevamente las manifestaciones del sábado en la famosa avenida Campos Elíseos, que fue saqueada y sufrió graves daños en las manifestaciones del pasado 16 de marzo. Las fuerzas del orden extendieron la prohibición en un perímetro que incluye el palacio presidencial Elíseo y la Asamblea Nacional.

Poco después del mediodía comenzaron dos manifestaciones y cuatro concentraciones, dijo la prefectura en un comunicado, sin especificar los lugares.

Unos 300 manifestantes se reunieron ante la estación del Este en París. "Venimos por las mismas razones que el 17 de noviembre (el primer día de la movilización). No obtuvimos nada", estimó en declaraciones a la AFP Nadine, de 51 años, que trabaja en Drancy (en la región de París).

"Emmanuel Macron, oh, qué imbécil, venimos a buscarte", cantaban decenas de "chalecos amarillos". Varios se pegaron en su chaleco su lista electoral rota, pocas semanas antes de las elecciones europeas de mayo.

El movimiento de los "chalecos amarillos", apolítico, nacido de las redes sociales, está en contra de la política fiscal y social de Macron desde mediados de 2018.

Las autoridades estiman que el llamado "Acto 20" podría volver a aumentar la participación de los manifestantes en las regiones francesas. Frente al fuerte dispositivo policial desplegado en París, las autoridades temen que los enfrentamientos se trasladen a las ciudades de provincia.

Los bancos franceses pidieron el sábado el fin de la violencia contra las sucursales, los cajeros automáticos y el personal. Desde que comenzaron las protestas de los "chalecos amarillos" en noviembre, más de 760 bancos han sufrido daños.

El sábado pasado, 40.500 personas manifestaron en Francia, de los cuales 5.000 en París, según las cifras del ministerio del interior. Los "chalecos amarillos" aseguran por su parte que convocaron 127.212 manifestantes en todo el país.

 

847793

2019-04-01T06:00:00-05:00

article

2019-04-01T06:00:01-05:00

cgomez_250775

none

-Redacción AFP

El Mundo

El París que nunca vio a los "chalecos amarillos"

50

7570

7620