contenido-exclusivo

El silencioso (y preocupante) avanzar del supremacismo blanco en el mundo

Las cifras sobre la propaganda supremacista en diferentes partes del mundo son preocupantes. Solo en Estados Unidos se presentaron 2.713 casos de publicidad registrados por el centro ADL, casi el doble que el año pasado. Algunos gobiernos son conscientes del hecho y ya están comenzando a tomar cartas en el asunto.

Durante 2019 se presentaron masacres y ataques perpetrados por grupos o personas supremacistas. EFE

Son varios los ataques que durante el año pasado fueron reivindicados en diferentes partes del mundo por supremacistas blancos. El tema preocupa cada vez más en países europeos como Alemania y en Estado Unidos, en especial porque con las redes sociales se han fortalecido no solo los grupos radicales, sino las formas de regar la información a un número indeterminado de personas.   

Masacres como las de El Paso, en Estados Unidos, en la que murieron 20 personas, o la de Christchurch, en Nueva Zelanda, que registró 49 muertos, son buenos ejemplos sobre lo anterior.  En el segundo caso mencionado el atacante, Brenton Tarrant, diseñó cuidadosamente un manifiesto capaz de viralizarse con facilidad hasta en los medios más poderosos e importantes del mundo.

Lo peor es que el hecho no es un evento aislado, de hecho, un informe del Centro ADL desvela que durante 2019 la propaganda supremacista llegó a un pico preocupantemente alto. En total fueron 2.713 casos reportados de afiches, volantes o campañas web, cifra que dobla la del año pasado, en el que hubo 1.214 denuncias. 

Le puede interesar: “The Base”, el grupo neonazi que juró iniciar una 'guerra racial' en Estados Unidos

"La propaganda permite a los supremacistas blancos maximizar la atención en los medios de comunicación y en línea, al tiempo que limita el riesgo de exposición individual y los arrestos. El enorme paquete de propaganda que publica de manera abrumadora el supremacismo blanco es un esfuerzo por normalizar el mensaje de los supremacistas blancos y aumentar los esfuerzos de reclutamiento mientras se dirige a grupos minoritarios como judíos, negros, musulmanes, inmigrantes no blancos y la comunidad LGBTQ", afirma el informe. 

A lo largo del año pasado se presentaron mensajes supremacistas en cada uno de los estados de Estados Unidos, a excepción de Hawai. Uno de los hallazgos más impactantes es el hecho de que el objetivo predilecto de este tipo de mensajes es el campus universitario. De hecho, la investigación afirma que un cuarto de los ataques denunciados el año pasado ocurrieron en 433 universidades del país. 

Los grupos más influyentes

 

La organización destacó en su informe a tres grandes grupos, que fueron los responsables del 90% de los ataques. Se trata de Patriot Front, American Identity Movement y New Jersey European Heritage Association. "Desde su formación en agosto de 2017, el Frente Patriota ha utilizado el "patriotismo" de forma reiterativa para promover su ideología supremacista y neofascista blanca. En 2019, el grupo continuó usando propaganda con esquemas de color rojo, blanco y azul. También agregó algunos mensajes nuevos a su repertorio de propaganda, incluyendo "Una nación contra la invasión", "Por la nación contra el Estado" y "Estados Unidos no está a la venta". Cerca de 50 veces la organización colgó carteles en los edificios o en diferentes partes de la ciudad. 

Le puede interesar: Cuando los terroristas nacieron en el sueño americano 

Por su parte, American Identity Movement cambió hace poco su ideología eurocéntrica y pasó a defender la "cultura blanca" estadounidense. "La nueva propaganda incluye frases como 'Defendamos América', 'Nacionalismo, no globalización' y 'Protege a los trabajadores americanos' son algunas de las nuevas frases adoptadas para justificar los ataques. 

Por último está el New Jersey European Heritage Association, organización que, si bien empezó en Nueva Jersey, logró expandirse a otros estados del país. A menudo distribuyen publicidad supremacista explícita afirmando que la "raza blanca" está en peligro, utilizando el eslogan: "Debemos asegurar la supervivencia de nuestra gente y el futuro de nuestros hijos blancos", señala ADL.

En Alemania la cosa también está caliente, especialmente con el "Combat18", un grupo antiguo pero vigente. Hace unas semanas un impresionante operativo con más de 200 oficiales de la Policía hizo redadas en seis estados del país, confiscando pancartas y objetos alusivos al grupo.  

El movimiento nació originariamente en 1992 en Gran Bretaña, y su nombre con la cifra 18 se refiere a la primera y octava letra del alfabeto referidas al nombre de Adolf Hitler. Su consigna es "todos los medios son buenos", y su emblema un dragón con las garras afiladas. En 2017 fueron noticia cuando algunos de sus miembros fueron detenidos y acusados de tráfico de armas al entrar a Alemania, luego de entrenamientos militares en República Checa. 

Eventos registrados

 

Uno de los eventos más recientes se presetó en enero de este año, cuando cientos de defensores de la Segunda Enmienda de la Constitución, la que permite el porte de armas, desfilaron por las calles de la ciudad de Richmond, en el estado de Virgina, con fusiles automáticos y rifles de asalto para manifestarse en contra de una iniciativa del gobierno local, de corte demócrata, que busca controlar el porte de armas en ese estado. Con el control de armas, los funcionarios estatales y locales de Richmond están tratando de evitar una repetición del choque mortal en Charlottesville. 

Sin duda lo que más destacó de esta convocatoria fue la presencia en las sombras de una organización poco conocida hasta ahora, pero cuyas amenazas comienzan a ser muy preocupantes para el país: se trata de The Base (La Base).

Como si no fuera suficientemente atemorizante el hecho de ver civiles armados deambulando por las calles, las autoridades de Virginia prendieron las alarmas al toparse con las amenazas de The Base, un grupo neonazi y paramilitar estaría entrenando a supremacistas blancos para iniciar una guerra racial en Estados Unidos.

Otro de los momentos que reunió supremacistas ocurrió en marzo pasado en Little Rock, Arkansas, cuando aproximadamente 15 personas asociadas grupos neo nazis asistieron a una congregación para manifestar su rechazó a abolir el porte de armas o a legalizar el aborto. Detrás de esto estaría Haiwaymen, un grupo que combina varias posturas radicales en Estados Unidos. 

 

904311

2020-02-12T14:02:19-05:00

article

2020-02-12T14:02:19-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

El silencioso (y preocupante) avanzar del supremacismo blanco en el mundo

73

7641

7714

1