Esto enfrenta Rusia, con las nuevas sanciones de EE.UU.

El presidente de EE.UU., Donald Trump.AFP

La ley promulgada este miércoles por Donald Trump, con fuertes reparos, impone nuevas sanciones económicas contra Rusia y sobre todo impide al presidente estadounidense revocar sanciones anteriores sin consultar al Congreso.

Limitaciones 

El limitado margen de maniobra que la nueva ley establece para el Ejecutivo es lo que más molesta a la Casa Blanca, que denuncia atribuciones indebidas de los legisladores.

Anteriores decretos de Barack Obama, que estipulan sanciones a individuos y empresas vinculadas a Rusia por ciberespionaje y por su intervención en Ucrania, quedan ahora consagrados por ley, y Trump tendrá que consultar con el Congreso si quiere dejarlos sin efecto.

Entre esos decretos, hay uno actualizado en diciembre dirigido a las agencias de inteligencia rusas acusadas de intentar interferir en la campaña electoral de 2016, que ganó Trump.

Nuevas medidas

La ley exige al Ejecutivo aplicar nuevas sanciones contra rusos que según el gobierno estadounidense estén implicados en cibertaques, actividades subversivas en Europa, actos de corrupción, violaciones a los derechos humanos o incluso venta de armas a Siria. Las medidas también alcanzan el sector energético.

El Departamento de Estado estadounidense deberá ver cómo ayudará a Ucrania a encontrar nuevas formas de energía para reducir su dependencia del gas ruso.

En la mayoría de los casos, el Ejecutivo sigue teniendo poder para elegir el objetivo de sus sanciones. Nada permite anticipar qué uso hará de esto Trump. 

Pero el texto pide al gobierno un reporte en 180 días, identificando "figuras políticas y oligarcas" rusos próximos al "régimen". Esta lista podría servir de base para futuras sanciones. 

Otro informe requerido por el Congreso debe permitir "identificar" y "desmantelar" los "flujos financieros ilícitos procedentes" de Rusia si "tienen implicaciones para el sistema financiero de Estados Unidos" o de sus "principales aliados".

Temores europeos

Una disposición de la ley ha despertado temores en Europa, porque podría abrir la vía para aplicar sanciones contra las empresas europeas socias del proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que debería acelerar la entrega de gas ruso a Alemania a partir de 2019.

La Casa Blanca trató de tranquilizarlos con la presentación de una "nueva formulación" para tener en cuenta sus preocupaciones.

Contrapropaganda 

La ley también acusa a Moscú de interferir en la vida política de Europa y de las exrepúblicas soviéticas. 

Según los legisladores, estas interferencias de Rusia "siembran desconfianza en las instituciones democráticas y en los actores, promueven la xenofobia y las posiciones autoritarias" y "socavan la unidad europea". 

La norma dispone que el gobierno de Estados Unidos debe gastar 250 millones de dólares en el año fiscal 2018-2019 para contrarrestar la propaganda rusa en la región.

Irán y Corea del Norte

La ley también ordena a Trump endurecer las medidas contra el programa de misiles balísticos de Irán y amplía las sanciones a la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC, por su sigla en inglés).

También aumenta las sanciones a Corea del Norte, con nuevas reglas para impedir que los bancos extranjeros abran cuentas en Estados Unidos para colaborar con entidades norcoreanas.

últimas noticias