Exfiscal de Venezuela involucra a Nicolás Maduro con el escándalo de Odebrecht

Luisa Ortega aseguró que este hecho "los tiene muy preocupados y angustiados porque saben que tenemos la información y el detalle de todas las operaciones y montos".

La fiscal venezolana, Luisa Ortega. AFP

El pasado cinco de agosto cuando la Guardia Nacional de Venezuela le impidió a Luisa Ortega entrar a las oficinas del Ministerio Público, la exfiscal aseguró: "¿Tu sabes por qué está pasando esto? porque quieren esconder las pruebas de Odebrecht, quieren también esconder la corrupción que hay en Venezuela. Muchos funcionarios del gobierno están involucrados".

Desde entonces, la exfiscal no había ampladido detalles al respecto. Este viernes aseguró que Nicolás Maduro también está involucrado en el escándalo de la multinacional brasileña. 

La "persecución sistemática" del Gobierno de Nicolás Maduro hacia ella y personal del Ministerio Público a la investigación del caso de sobornos de la firma brasileña Odebrecht a funcionarios de la región.

"Es el mayor hecho de corrupción en la región y eso los tiene muy preocupados y angustiados porque saben que tenemos la información y el detalle de todas las operaciones y montos", afirmó en un enlace telefónico con la Cumbre de Procuradores y Fiscales de América Latina que hoy concluye en la ciudad mexicana de Puebla.

"Esta investigación involucra al señor Nicolás Maduro y su entorno", por lo que cualquier información que sea remitida al Ministerio Público "va a ser utilizada para fines contrarios a los previstos", la evidencia sería destruida y la información aprovechada "para atentar contra la fuente", advirtió Ortega.

La exfuncionaria fue una aliada del chavismo gobernante, que defendió su gestión hasta inicios de este año y ahora la acusan por todas las muertes ocurridas en las protestas y la vinculan con una supuesta trama de extorsión por la que ya fue emitida una orden de captura contra su esposo, el diputado Germán Ferrer.

Por otra parte, este viernes la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, la excanciller Delcy Rodríguez, acusó a la exfiscal general, Luisa Ortega, de haber ejercido "supremacía blanca" durante los casi 10 años que estuvo como titular de la acción penal en el país.

"La extitular del Ministerio Público hizo de su color de piel una ideología para perseguir a los jóvenes pobres, negros, mestizos", aseguró Rodríguez durante una sesión del órgano plenipotenciario, integrado únicamente por oficialistas, en la que se discutió una ley contra los delitos de odio e intolerancia.

La líder de la asamblea, que hace dos semanas firmó la destitución de Ortega previamente aprobada por sus más de 500 miembros, afirmó que la exfuncionaria tiene responsabilidad por la violencia desatada durante la oleada de manifestaciones que comenzó en abril y se saldó con más de 120 muertos.

"No habíamos sufrido lo que sufrimos en el mes de abril, mayo, junio, julio, cuando grupos de personas se venían encima de otro por su color de piel, o por tener apariencia de chavista", dijo y criticó la supuesta anuencia de Ortega ante este "odio importado (que) está inscrito en el plan imperial para el conflicto interno en Venezuela".

La exfiscal se distanció del Gobierno a finales de marzo al denunciar la ruptura del hilo constitucional por parte del Supremo y luego al repudiar la represión de las fuerzas del orden contra las protestas ciudadanas, por la que acusó al Ejecutivo de Nicolás Maduro de acometer "terrorismo de Estado".

"Desde una ideología de su color de piel a la que nosotros hemos llamado la supremacía blanca, se atrevió a perseguir a los más pobres de nuestro pueblo, a los mestizos, mulatos y negros que fueron a parar al sistema penitenciario", agregó Rodríguez en sus críticas contra Ortega.

La exfuncionaria fue una aliada del chavismo gobernante, que defendió su gestión hasta inicios de este año y ahora la acusa por todas las muertes ocurridas en protestas y la vincula con una supuesta trama de extorsión por la que ya emitieron una orden de captura contra su esposo, el diputado Germán Ferrer.