Fujimori y el indulto: el por qué de la polémica

Alberto Fujimori cumple una condena de 25 años en una cárcel de una base policial de Perú. Fue hallado culpable de delitos de lesa humanidad y corrupción.

El expresidente Alberto Fujimori. EFE

Alberto Fujimori está viejo y enfermo, o eso es lo que dice su familia desde que el expresidente peruano fue condenado a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas por el grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti en 1992.

Desde cuando fue detenido y llevado a prisión, en 2007, su salud comenzó a ir de mal en peor. El político, quien mientras gobernó gozó de excelente salud, empezó a sufrir de todo tipo de padecimientos, que empeoraron en 2010 cuando su condena fue ratificada por la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema. 

El expresidente ha sido operado seis veces de la lengua, tres de ellas con un pronóstico de cáncer de lengua y las otras tres se intervino por una lesión premaligna conocida como leucoplasia. A eso se le añade, según su historial médico, hipertensión, gastritis y problemas vasculares.

Ese ha sido el argumento principal de su familia para que se le indulte y esa parece ser la razón que el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, estaría contemplando para darle finalmente lo que él llamó como "un perdón médico". Según explicó el mandatario, los médicos evaluarán el estado de salud del encarcelado expresidente para determinar si debe otorgarle un "perdón" a su condena de 25 años de cárcel por abusos a los derechos humanos.

"Esto no es un indulto, es un perdón médico. Eso está exclusivamente determinado por la opinión de médicos de primer nivel que verán cuál es el estado de salud del expresidente Fujimori", declaró el mandatario en entrevista con RPP Noticias.

El jefe de Estado agregó que "antes de fin de año, podemos definir esto con opiniones profesionales", pero que si no hay condiciones para una excarcelación "se seguirá la recomendación médica".

Analistas peruanos dicen que detrás de este "perdón" está el grave problema de gobernabilidad del presidente peruano. De hecho, el martes tendrá una cita con Keiko Fujimori, hija del expresidente, excandidata presidencial, líder del partido opositor Fuerza Popular, quien tiene las mayorías en el Congreso y puede ayudarle a solucionar la crisis actual a Kuczynski.

El Gobierno de Kuczynski ha perdido cuatro ministros en menos de un año, tres de ellos ante las presiones del Congreso, controlado con mayoría absoluta por Fuerza Popular, que censuró a uno de ellos y forzó la renuncia de otros dos. 

La excandidata presidencial Keiko Fujimori le dijo al mandatario en un mensaje en Twitter, en junio pasado, que "haga uso de su potestad de presidente" y que indulte a su padre, pues en su opinión "llegó la hora de actuar".

"En sus manos está hacer justicia con ese hombre valiente que rescató al Perú del abismo: Mi padre, Alberto Fujimori", expresó entonces la líder de la mayoría opositora en el Parlamento.

Ya la familia Fujimori había intentado que se indultara a Fujimori. En 2013 esgrimieron un delicado estado de salud de su padre y solicitaran un indulto humanitario que fue rechazado por el entonces presidente Ollanta Humala (2011-2016).

Una segunda solicitud de indulto humanitario fue presentada por el propio Fujimori el año pasado, a pocos días de finalizar el mandato presidencial de Humala, pero el exmandatario desistió cuando Kuczynski asumió la Presidencia y anunció que no pensaba otorgarle esa gracia.

Suicidio político 

El expresidente Fujimori (1990-2000) es el único recluso de una prisión construida expresamente para albergarlo, en la base de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional del Perú (PNP), y cuenta con asistencia médica permanente.

El ex primer ministro de Perú Pedro Cateriano considera que el mandatario Pedro Pablo Kuczynski cometerá "un suicidio y una ingenuidad política" si indulta a Fujimori con la esperanza de calmar la oposición del partido fujimorista, según dijo a Efe.

Cateriano, quien se desempeñó como ministro de Defensa y luego como primer ministro del Gobierno de Ollanta Humala (2011-2016), destacó que se opuso tajantemente al pedido de indulto presentado por Alberto Fujimori el año pasado, durante los últimos días del mandato presidencial de Humala.

El exministro consideró que la única explicación para que Fujimori presentara en ese momento un segundo pedido de indulto, "de puño y letra", adicional al ya denegado en 2013 por Humala, era por "algún mecanismo de coordinación o concertación".

"Creo que el tiempo me ha dado la razón. Fue un acierto oponerse al indulto porque Fujimori continúa sin mostrar el más mínimo arrepentimiento ni remordimiento por el 5 de abril de 1992", comentó Cateriano, en referencia al "autogolpe" que ese día dio Fujimori, cuando cerró el Parlamento y centralizó los poderes estatales.

El argumento de la salud ha sido usada por otros exmandatarios en América Latina para salvarse de la justicia o evadir cumplir su plena. "Dictadores de Chile, Argentina y la exYugoslavia, por hablar de otras latitudes,  han utilizado este argumento para no enfrentar a la justicia" y, en el caso de Guatemala, el sistema prevé este tipo de situaciones, pero "los hechos delictivos no pueden quedar impunes aunque sea cierto que las personas tengan daños mentales", dicen analistas peruanos.

La organización Human Rights Watch (HRW) alertó que el Gobierno de Perú no debe indultar al expresidente de Perú Alberto Fujimori ni concederle ningún otro beneficio de excarcelación anticipada especial.

En un comunicado, HRW hizo este aviso tras el indulto a Fujimori que supuestamente evalúa el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, al exmandatario que fue condenado a 25 años de prisión por "graves violaciones a los derechos humanos" durante su régimen de 1990 al año 2000.

"Cualquier indulto u otro tipo de liberación de Fujimori por motivos políticos sería un golpe duro a las víctimas de atrocidades en Perú y un serio retroceso para el estado de derecho en el país", aseguró el director para las Américas de la organización, José Miguel Vivanco.

"Si hay motivos legítimos de salud o humanitarios para que Fujimori obtenga libertad anticipada -añadió-, esa opción podría considerarse, pero únicamente empleando los mismos estándares y procedimientos que se aplican a todas las demás personas que cumplen penas de prisión en Perú".

*Con información de EFE

701909

2017-07-08T15:52:37-05:00

article

2017-07-08T19:49:45-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

Fujimori y el indulto: el por qué de la polémica

51

7110

7161