Guía para las elecciones en Chile este domingo

Las elecciones generales del 19 de noviembre se celebran bajo nuevas reglas derivadas de la reforma aprobada hace dos años y con el candidato derechista Sebastián Piñera como favorito para suceder en la presidencia por segunda vez en la historia a Michelle Bachelet.

Trabajadores instalan las mesas de votación para la cita en las urnas el 19 de noviembre.AFP

¿Qué se elige?

Estos comicios supondrán el fin del sistema binominal, que ha sido reemplazado por uno proporcional directo, lo cual supone un aumento en el número de legisladores de la Cámara de Diputados (de 120 a 155) y el Senado (de 38 a 50), si bien en la Cámara Alta en esta ocasión sólo se renuevan 25 escaños.

La cita con las urnas, en la que el bloque de centro izquierda se presenta dividido por primera vez desde el fin de la dictadura, también servirá para escoger a los 278 miembros de los quince consejos regionales que hay en el país.

La elección presidencial del domingo será la primera con inscripción automática en el censo electoral y voto voluntario, cambios que ya se aplicaron en las municipales de 2015, que registraron una abstención del 65 %.

El cambio del marco legal también afecta a la financiación de las campañas electorales, que además de ver recortado su limite de gastos ya no podrán contar con recursos procedentes de las empresas, y a la composición de las candidaturas, en las que debe figurar al menos un 40 % de mujeres.

Además, cerca de 40.000 chilenos residentes en 59 países del mundo están habilitados para votar por primera vez en una elección presidencial.

¿Quiénes son los candidatos?

Son ocho los candidatos que se disputan la presidencia. Según las encuestas, estos son los que tienen más opción. 

Sebastián Piñera (44% de la intención de voto): candidato de la derecha, quien corre con ventaja, a tenor de todas las encuestas, que le dan como ganador de la primera vuelta con una mayoría tan holgada que, según algunos analistas podría ser innecesario un balotaje, fijado en principio para el 17 de diciembre.

De ganar el candidato de Chile Vamos se produciría un doble "déjà vu" presidencial, porque Chile sería gobernado en 16 años por las dos mismas personas: Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018) y Sebastián Piñera (2010-2014 y 2018-2022). También supondría el fin de un ciclo de hegemonía de la izquierda en Sudamérica, apartada del poder en Brasil y Argentina, y la vuelta en Chile a un sistema multipartidista que entronca con la tradición política del país.

Alejandro Guillier (Fuerza de Mayoría, centro izquierda) con un 19,7%): este periodista es la esperanza del oficialismo chileno para seguir con el legado de la presidenta Michelle Bachelet, pese a que el candidato ha protagonizado una campaña electoral atípica, marcada por una relación fría y tirante con los partidos políticos que lo apoyan.La candidatura presidencial de Guillier, de 64 años, es un reflejo de la división y el desorden que ha primado estos últimos meses en la Nueva Mayoría, la coalición de partidos de centroizquierda que aupó a Bachelet a su segundo mandato en las elecciones de 2013.

Beatriz Sánchez (Frente Amplio, izquierda con un 8,5 %): otra periodista  que participa  por la emergente coalición izquierdista Frente Amplio, irrumpe en la política con una férrea defensa del aborto libre, el matrimonio igualitario y la paridad de género, en un país que aún no se ha despojado de sus raíces conservadoras. Con la vista puesta en los derechos de las mujeres y de los más desfavorecidos, Sánchez, premiada como Mejor Periodista Televisiva en 2014 y Premio Raquel Correa 2016, representa un proyecto que "cree en la igualdad y en que las mujeres deben organizarse de otra manera, libres de jerarquías y discriminaciones".

¿Habrá segunda vuelta?

La ventaja de Piñera no le permitiría vencer este domingo en primera vuelta y tendría que esperar hasta el balotaje del 17 de diciembre para dirimir su futuro. "Es poco probable" que Piñera gane la elección en primera vuelta, dice Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca, quien vaticina que el exitoso empresario obtendría el domingo el 44% de los votos -por debajo del 50% necesario para ganar-, Guillier en torno al 25% y la representante del Frente Amplio (izquierda radical), Beatriz Sánchez, el 11%.

¿Por qué la alta abstención?

Una alta abstención favorecería a Piñera, con un electorado motivado y cautivo, aseguran los analistas. En los últimos días, Bachelet ha instado a que los 14,3 millones de chilenos con derecho a voto acudan en masa el domingo a las urnas.

"Ejerzamos ese derecho ciudadano, tantos años que no tuvimos derecho a votar y hoy lo podemos hacer, más de 40 mil personas lo harán fuera de Chile. La abstención no le hace bien a la democracia", instó la presidenta.

"Cuando uno vota después tiene derecho a patalear, ¿qué va a criticar y patalear si no ha ejercido su derecho ciudadano?", dijo la mandataria en una entrevista con CNN Chile el jueves.

Con voto voluntario desde 2012 y una abstención en ascenso, los analistas apuestan a una participación del 40%. "La gente no quiere votar porque en realidad nadie cree que pueda haber un cambio sustancial en casi nada. Además, asumen quién va a ser el presidente", justifica Catalina Gascone, estudiante de 19 años.

*Con información de EFE y AFP