Japón, los suicidos y Youtube

Una semana después de que un 'youtuber' estadounidense hiciera bromas junto a un hombre ahorcado en el 'bosque de los suicidios' de Japón, Youtube le advierte que habrá consecuencias.

Los jóvenes entre 15 y 39 años son los que más se suicidan en Japón, según las estadísticas. EFE

"El suicidio no es un chiste, ni debería usarse como un medio para traer reproducciones. Como explica Anna Akana, a la perfección: 'Ese cuerpo era una persona a la que alguien amaba. Nadie entra a un bosque de suicidios con una cámara y dice que es para crear conciencia acerca de la salud mental'", explica Youtube en un comunicado, más de una semana después de la polémica con el youtuber Logan Paul.

Este hombre, que tiene más de 15 millones de suscriptores y más de 4 millones de seguidores en Twitter, inauguró 2018 con un video en el que se le veía (el video fue eliminado por él mismo) pasear y bromear con sus amigos en el bosque de Aokigahara, conocido como el boque de los suicidios. Durante la grabación se ve a lo lejos a un hombre ahorcado en un árbol.

Youtube recalca que Logan Paul violó las reglas de la comunidad (publicación de contenido perturbador o grotesco) y que responderán: "Estamos considerando más consecuencias".

¿Por qué se suicidan los japoneses?

En Japón luchan desde hace varios años por revertir la lúgubre reputación de Aokigahara como uno de los principales destinos para suicidarse. El video de Logan volvió a poner la atención al pie de la montaña Fuji y de una manera escabrosa.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, el país tiene el tercer lugar de tasa de suicidios más alta del mundo, después de Corea del Sur y Hungría.

"El aislamiento es la principal causa para la depresión y el suicidio", dijo a la BBC Wataru Nishida, psicólogo de la Universidad de Tokio. "Los kamikazes y la tradición japonesa del harakiri, el "suicidio honorable" de épocas milenarias, se utilizan como razones para justificar esta problemática", explica  Nishida, quen agrega que "la cultura alrededor del suicidio podría ser un factor", pero su explicación es que "Japón no tiene historia del cristianismo, por lo que nunca fue un pecado. Incluso se lo ve como una manera de asumir responsabilidades".

Según Tokio, la cifra total de suicidas se redujo en 2016 por séptimo año consecutivo y por primera vez en 22 años bajó de las 22.000 víctimas fatales, quedándose en 21.897.

Japón tiene la segunda tasa de suicidos más alta de Asia, sólo superado por Corea del Sur. En promedio, de acuerdo con el conteo oficial, 70 japoness se quitan la vida cada día y esa es la primera causa de mortalidad entre los jóvenes (15 a 39 años). Desde la crisis financiera de los 90 las cifras se dispararon y aumentaron más en 2008. 

Un informe de la oficina de Prevención del Suicidio en Japón, que estudió el fenómeno durante 40 años, encontró que muchos estudiantes se quitan la vida el 1 de septiembre, justo antes de comenzar clases. La explicación de los psicólogos es que la presión es tan alta que muchos prefieren morir. En un intento por encontrar razones, otros estudiosos consideran que es resultado de una sociedad cuyos valores son tan exigentes que muchos temen no cumplir con este parámetro y se quitan la vida.

En Japón, además, el suicidio es una cuestión de honor, al que se puede llegar por vergüenza de no "hacer lo que se debe".

¿Qué es el bosque de los suicidios?

Se llamaba Kiyoko Matsumoto y fue la primera estudiante que llegó a Aokigahara para suicidarse. En su carta póstuma escribió que no podía manejar la atracción que sentía hacia otra mujer y quisiera lanzarse a un volcán. El hecho se convirtió en un fenómeno tan mediático que pronto otros jóvenes se inspiraron en Matsumoto. Entonces, la práctica se hizo común.

Empezó a ser conocido como el "Bosque de los suicidios o el Mar de Árboles" cuando apareció en publicaciones exitosas como "Manual Completo del Suicidio", escrito por Wataru Tsurumi en 1993 y que decía que "este es el lugar perfecto para morir" y en la novela "Torre de Olas", de Seicho Matsumoto, que cuenta la historia de una pareja que decide suicidarse. 

El bosque llegó también a Hollywood en donde se hizo conocido por tres películas que fueron filmadas allá: The Sea of Trees,protagonizada por Matthew McConaughey y filmada por Gus Van Sant y un documental de Vice llamado "Suicide Forest in Japan", que sigue a un geólogo que trabaja en el área de protección ambiental del bosque. La última película que retrata al bosque es The Forest, estrenada en 2016.

En Aokigahara, en las inmediaciones del monte Fuji, no les gusta esa publicidad y decidieron contrarrestarla con vallas, alambradas y una vigilancia permanente para evitar las muertes. También dejaron de publicar el número de suicidios. Sin embargo, en 2004 el número de suicidios en el bosque llegó a 108. En 2010 se presentaron 247 casos.

“La vida es algo valioso que tus padres te dieron”, dicen letreros a la entrada del bosque. Otro ofrece un número para ayudar con las deudas. Los lugareños patrullan el bosque, les hablan a las personas que están solas o que parecen estar deprimidas o planear suicidarse. Incluso se están usando drones para tratar de evitar las muertes, la mayoría por ahorcamiento o pastillas. 

La gente pone señalización en los árboles y muchas guías para evitar que la gente se pierde. En esta zona no funcionan los GPS ni las brújulas. En el recorrido también se encuentran sogas, frascos vacíos de pastillas o improvisados altares que algunos familiares les hacen a sus muertos.