La difícil cuarentena de miles de retornados venezolanos

Noticias destacadas de El Mundo

El gobierno de Nicolás Maduro instaló galpones en las fronteras para poder recibir a los miles de ciudadanos de ese país que regresan a diario. Esto es lo que vive un venezolano que lograr regresar a su país desde Colombia.

Desde que la pandemia de coronavirus llegó a Colombia, más de 74.000 venezolanos han retornado a Venezuela a través de los diferentes corredores humanitarios, a los que llegaron en 945 buses, mientras que otras 15.000 están a la espera de poder regresar. Una situación cada vez más compleja, luego de que el gobierno de Nicolás ordenara la disminución de ciudadanos retornados.

De acuerdo con las nuevas disposiciones del Gobierno de Venezuela para la recepción de sus nacionales, el tránsito de personas por los corredores humanitarios solo se podría realizar los lunes, miércoles y viernes, en grupos que no superen los 300 para el puente Simón Bolívar en Norte de Santander y 100 para el puente José Antonio Páez, en Arauca.

Y es que Venezuela no da abasto para recibir a sus connacionales. De acuerdo con Pedro Gutiérrez (nombre cambiado por petición del entrevistado), uno de los retornados desde Colombia, que logró cruzar a su país antes de que Maduro impusiera las nuevas normas. En su última alocución sobre el tema, el pasado jueves, Maduro cuestionó la razón de retorno de sus ciudadanos.

“¿Por qué no se quedan allá los venezolanos? Si estaban tan bien y estaban chévere en Colombia, Perú y Chile, ¿por qué no se quedaron? ¿Por qué se vienen a pie desesperados con su familia? Es por culpa de la xenofobia, falta de empleo y los malos tratos”. Unas palabras que chocan con sus disposiciones a la hora de recibirlos, pues nos solo les pone trabas para ingresar a su propio país, sino que promueve el miedo y rechazo a los venezolanos retornados.

Vea también: Migrantes que regresan a Venezuela: así los aprovecha Maduro

Así es la cuarentena

Pedro llegó a Táchira y allí fue puesto en una cuarentena obligatoria y ahí le hicieron la prueba de coronavirus. Lo dejaron en un galpón con miles de personas que cruzaban la frontera y unos pocos que intentaban viajar de un estado a otro, pues la movilidad interna en el país también está limitada desde que se presentó el primer caso de coronavirus. De acuerdo con Maduro, en el país el virus deja hasta ahora 2.879 contagiados y 23 fallecidos, la mayoría de los casos, señala el mandatario son “importados desde Colombia”.

Gutiérrez viajaba solo, pero cuenta que, en el galpón, ubicado en un viejo terminal de buses de San Antonio del Táchira, metían familias con todos sus “corotos y hasta mascotas”. El lugar era desinfectado a diario con agua y cloro, pero no estaba adecuado para recibir a nadie. “Eso ahí lo meten a uno como perritos, cuál distanciamiento, no se podía por tanta gente, y además no había camas ni nada; botan unos colchones, pero al que le toca pues duerme sentado ahí en suelo”.

Pedro calcula que cuando él estuvo en el galpón había 1.800 personas más, casi todas regresadas desde Colombia. “Yo estuve ahí cinco días, pero hay gente que está menos o más tiempo, depende de la disponibilidad de buses que haya para donde usted vaya; muchos íbamos para Caracas y entonces nos sacaban hasta que se llenaba el cupo de los buses; pero muchísimos iban para Maracaibo y otros lugares del país”, relata.

El día que Gutiérrez salió lo subieron en un bus; en ese momento salieron 170 personas con rumbo a Caracas; 300 para el lado de Maracay y un número parecido para otras partes; “Nos montaron en un bus y el viaje duró 18 horas más o menos; eso es como estar preso, no nos dieron comida, aunque agua sí; el bus no paró; sólo lo hizo cuando llegamos a Caracas para una foto y para firmar unos papeles”, recuerda.

Cuarentena en Caracas

Este ciudadano venezolano cuenta que el bus llegó primero al Tazón, a la entrada de Caracas, donde les volvieron a hacer una prueba y los mandaron para un hotel. “Llegamos al hotel El Alba, pero ahí no había cupo entonces nos mandaron para el hotel El Arroyo, que está en el centro de Caracas y ahí estuvimos 22 días”.

Y no porque estuvieran enfermos o contagiados sino porque a los coordinadores se les olvidó que tenían un grupo grande de retornados en ese lugar, según le dijeron a Gutiérrez. “Dicen que del primer hotel nos sacaron porque no tenían agua y por eso nos repartieron en hoteles del centro de Caracas”.

“Después de los 22 días, me hicieron otra prueba, la última, y como salió bien nos mandaron para las casas”, dice Gutiérrez. “Cuentan que en el grupo que llegó al hotel donde yo estaba dos dieron positivo y los sacaron de noche para el hospital, pero eran solo rumores”.

Y desde entonces no le han hecho seguimiento. Gutiérrez lleva dos semanas en su casa, nadie lo ha llamado ni le han hecho vigilancia epidemiológica. “Estoy sano, gracias a Dios”.

Los primeros venezolanos alojados en un campamento transitorio que Colombia instaló en la ciudad fronteriza de Cúcuta por la pandemia del coronavirus emprendieron este lunes el regreso a su país por el puente internacional Simón Bolívar, el principal paso entre ambos países.

Tras pasar la noche del domingo en el campamento, 300 venezolanos regresaron este lunes al puente, que une a Cúcuta con San Antonio del Táchira, y en cuyas cercanías estaban aglomerados desde hace días. Ellos comenzaron la cuarentena que hizo Gutiérrez, aunque menos larga, según ordenaron las mismas autoridades.

Le recomendamos: Una crisis dentro de otra: los migrantes venezolanos en la pandemia

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.