La niñez, atrapada por las guerras ante la indiferencia del mundo

Ya sean reclutados como soldados o siendo víctimas de violaciones, los niños y niñas en zona de conflicto enfrentan el mayor riesgo de violencia en las guerras. Mientras el número de menores involucrados en conflictos asciende a cifras históricas, diferentes grupos hacen llamados para que su situación ya no sea ignorada.

Dos niños miran un tanque turco de artillería autopropulsada en la ciudad de Binnish, en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.AFP

“Oímos todo el tiempo que los niños son el futuro. Pero esas palabras no van acompañadas por acciones de los adultos”, denuncia José, un niño colombiano de 17 años, que se vio atrapado cuando tenía 8 en un fuego cruzado entre el ejército y la guerrilla de las FARC en una zona cocalera dentro de un informe de Save The Children.

Según el documento “Stop the War on Children” (Paren la guerra contra los niños) casi uno de cada seis niños en el mundo -unos 415 millones- vivía en una zona de conflicto en 2018, más del doble que en 1995. Y las “violaciones graves” contra ellos aumentaron un 170%, subraya el documento. Desde 2005, se registraron al menos 95.000 niños asesinados o mutilados, decenas de miles de niños secuestrados y millones privados de educación o servicios de salud por ataques a escuelas u hospitales.

Pese al ejemplo de José, ni Colombia ni ningún país de Latinoamérica figuran entre los 10 peores para ser niño, la mayoría situados en África -170 millones de niños en zonas de guerra- y Oriente Medio, donde uno de cada tres menores vive rodeado por conflictos armados. Por primer año, el informe analiza las amenazas diferenciadas entre niños y niñas.

Samira, una joven iraquí de 15 años es madre de una pequeña de dos años. Fue secuestrada con su madre y hermanas en 2016, mantenida en cautiverio y vendida a por lo menos tres personas que la golpearon y agredieron sexualmente. Fue obligada a casarse con un combatiente de la organización yihadista Estado Islámico (IE) y dio a luz. "Querría darle a mi hija los derechos que se me negaron cuando yo era niña", afirma.

En Sudán del Sur, Peter fue reclutado con 10 años por un grupo armado. Pero relata que dos años después logró huir a Uganda: "vi escuelas y hospitales" y "me emocioné".

Para la directora general de Save the Children, Inger Ashing, "es abrumador que el mundo se mantenga al margen mientras los niños son blanco de la impunidad". Y advirtió que si las autoridades no castigan a los autores de estos actos continuará la destrucción de vidas infantiles. “Nuestro informe muestra que las guerras actuales se están volviendo cada vez más peligrosas para la niñez. Los niños y las niñas que viven en zonas afectadas por conflictos enfrentan un riesgo mayor de ser asesinados, mutilados, reclutados por grupos armados o abusados sexualmente”, agrega Ashing.

"Las niñas corren un riesgo mucho mayor de sufrir violencia sexual" así como "matrimonios precoces y forzados", según el estudio. "Los niños tienen muchas más probabilidades de estar expuestos a asesinatos y mutilaciones, secuestros y reclutamiento" como soldados, subraya el informe. En concreto, unos 415 millones de niños y niñas de todo el mundo vivían en zonas de conflicto en 2018, algo menos que en 2017.

En este sentido, las niñas están mucho más expuestas a ser violadas, forzadas al matrimonio forzoso o a ser víctimas de otros abusos sexuales -el 87 % de los casos de violencia sexual verificados involucraron a niñas frente al 1,5 % que fueron perpetrados contra niños-. Vea también: El mundo alcanza cifra récord en muertes de niños a causa de conflictos armados

Somalia y la República Democrática del Congo fueron los países más peligrosos para las niñas, según el texto. Otro dato divulgado apuntó a que entre 2005 y finales de 2018, hubo casi 20.000 casos verificados de violencia sexual contra niños y niñas.

Tan solo en 2018, la violencia relacionada con los conflictos hizo que al menos 12.125 niñas y niños resultaran muertos o heridos, una cifra que es un 13 % superior a las registradas el año anterior. Afganistán es el país más peligroso para la niñez, de acuerdo con el informe, pues la cantidad de ataques contra escuelas y hospitales registrados también aumentó a 1892, lo cual refleja un incremento interanual del 32 %.

Las violaciones a las que estuvieron más expuestos los niños fueron los asesinatos y las mutilaciones, los secuestros, y los reclutamientos por parte de fuerzas o grupos armados. De todos los casos comprobados de asesinatos y mutilaciones, el 44 % de las víctimas fueron niños y el 17 %, niñas. En los casos restantes, no había datos sobre el género.

El texto indica asimismo que los adolescentes están expuestos a una probabilidad mucho mayor que las adolescentes a ser asesinados durante un conflicto. Otro dato que se remarca apunta a que los niños están más expuestos al reclutamiento por parte de las fuerzas o los grupos armados, así como a los secuestros. De los más de 2.500 niños y niñas secuestrados por los grupos armados en 2018, el 80 % eran varones.

La directora de Save The Children International lamentó que es "escalofriante que el mundo permanezca impávido mientras las niñas y los niños son blanco de ataques impunes". Recordó que desde 2005, se han registrados al menos "95.000 muertes o mutilaciones infantiles, decenas de miles de niños y niñas han sido secuestrados, y se le ha negado el acceso a la educación o a los servicios de salud a millones de niños y niñas cuyas escuelas y hospitales fueron atacados".

La muerte de estos menores continuará, alertó, "a menos que todos los Gobiernos y las partes en conflicto actúen ahora mismo para hacer valer las normas y los estándares internacionales, y para lograr que los agresores respondan por sus crímenes".

La Organización de Naciones Unidas, por otro lado, había señalado a principios de 2020 que en países como Siria, donde se vive una guerra civil desde hace ya casi una década, a los niños se les ha arrebatado su infancia.

“Los ocho años y medio de conflicto han infligido un daño profundo en los menores sirios, cuya infancia les ha sido robada”, dice la ONU en un comunicado. “Aunque el Gobierno sirio es el principal responsable de proteger a los niños y niñas en el país, todos los actores de este conflicto deberían hacer más para para cuidar a los menores y preservar a las generaciones futuras”, dice Paulo Pinheiro, presidente de la Comisión Investigadora para Siria establecida por el Consejo de Derechos Humanos.

 

904384

2020-02-12T20:47:52-05:00

article

2020-02-12T20:47:52-05:00

cgomez_250775

none

Redacción agencias EFE y AFP

El Mundo

La niñez, atrapada por las guerras ante la indiferencia del mundo

66

7364

7430