contenido-exclusivo

La sátira política, ¿con los días contados?

El periódico The New York Times anunció el 10 de junio que dejará de publicar caricaturas políticas en su edición internacional tras la divulgación de un polémico dibujo. Cuatro caricaturistas hablan sobre los problemas que enfrenta la sátira tras esta decisión.

Los obstáculos que afronta la sátira política tras esta decisión no solo están en la prensa sino en espacios como la televisión.Caricatura de Patán

La tinta mordaz, sarcástica y ácida de aquellos que se atrevieron a desafiar a gobiernos y poner en perspectiva los problemas de la sociedad en dibujos no volverá a correr sobre las páginas de The New York Times (TNYT).

Esta semana, el prestigioso diario comunicó que no publicará más caricaturas políticas luego de la indignación que despertó una viñeta sobre el primer ministro de Israel, Bejamin Netanyahu, en la que se le pintó como la mascota del estadounidense Donald Trump y que fue señalada de ser “antisemita”.

En todo el mundo, decenas de caricaturistas y lectores han rechazado la decisión, que emitió un nuevo mensaje de alerta sobre el peligro en el que se encuentra la sátira alrededor del globo. Artistas encarcelados, exiliados o amenazados son víctimas de la represión contra el humor político.

Los trazos se han ido borrando, pero no solo por la indignación que causan en algunos sectores, sino por las intimidaciones de los propios líderes de sociedades “demócratas” o las autocensuras de los dueños de los medios. Pero no solo la prensa está en riesgo de perder estos recursos.

Estos días el presidente Donald Trump amenazó con abrir una investigación federal contra el programa de televisión Saturday Night Live por un personaje que se “burla de él”. Esto es lo que piensan cuatro caricaturistas sobre el futuro del humor político en el mundo. Vea también: Una caricatura antisemita

António Antunes Moreira

El autor de la polémica caricatura por la que el TNYT tomó la decisión de no publicar más viñetas políticas dice que antes de este desafortunado evento no había sido víctima de censura, pero ve con gravedad lo que esta medida pueda causar como precedente.

¿Qué opina de la reacción del periódico?

La decisión de TNYT fue una actitud extremadamente grave, que está por encima de un gran periódico y que representa también la oposición al radicalismo obscurantista de Trump. El periódico es (era) un símbolo de la libertad de expresión, y al asumir esta posición desalienta a toda la prensa y sirve de ejemplo negativo afectando, por lo tanto, la libertad.

¿Cómo fue el proceso para dibujar esta caricatura?

Fue un proceso normal equivalente a otras caricaturas que dibujo y publico regularmente. No tuve ningún tipo de presión y supe de la polémica por un amigo. Es algo que continúa siendo un descubrimiento diario y siempre rico de nuevos ingredientes y donde la realidad a veces supera la ficción.

¿Qué tan difícil es hacer sátira en tiempos de lo “políticamente correcto” en todo el mundo?

Lo políticamente correcto, las fake news y las redes sociales son una mezcla terrible que va derrotando a la prensa. Son un producto que el gobierno de Trump ha exportado con relativo éxito. Espero que podamos derrotar esta epidemia y consolidar la libertad de expresión. La crisis de la prensa frente a las redes sociales, a la internet y a la televisión lleva al debilitamiento y al cierre de periódicos y revistas, así el espacio de la caricatura es cada vez menor y el horizonte está lleno de nubes.

¿Está el periodismo de opinión en peligro con el ascenso de políticos como Trump?

La ascensión de políticos como Trump trae consigo regímenes a los que llaman eufemísticamente democracias liberales, que es la designación moderna de las dictaduras. El Estado de derecho, la libertad de expresión y la independencia de la justicia pasan a estar en juego y ya estamos vislumbrando eso en América y en Europa. Espero que nosotros, los ciudadanos, consigamos coger esta ola retrógrada y caminar hacia una sociedad más justa y democrática... y más bien con humor.

¿Qué viene ahora para usted?

Voy a seguir dibujando en mi periódico y a enviar dibujos de temas internacionales al extranjero. Le puede interesar: Antisemitismo Recargado

*El caricaturista de El Espectador Betto se sumó a la ola de respuestas contra la decisión. / Betto

Martin Rowson

Los mordaces dibujos de este británico aparecen frecuentemente en The Guardian. Fue uno de los más críticos con la reacción de TNYT, a la que calificó de exagerada y siniestra, y de una decisión “pomposa e hipócrita” que no se tomó con otros artículos del diario, como aquel de Jayson Blair, que resultó ser un plagio.

¿La decisión de “TNYT” muestra que las personas que trabajan en medios son prescindibles?

Es el tipo de decisión burda que reconocerá cualquier persona que trabaje en los medios de comunicación, cuando los propietarios de estos medios ponen ganancias o consideraciones políticas por encima del propio negocio del periodismo, que debería ser el que muestra la verdad del poder. Pero la maldad de los dueños de medios no es nueva: solo piense en la película Ciudadano Kane, inspirada en la historia de William Randolph Hearst. O el Springer Press en Alemania o Rupert Murdoch. Lo han hecho una y otra vez durante cerca de siglo y medio.

¿Cree que están forzando el trabajo de los caricaturistas para no ofender a nadie?

Sin duda, a lo largo de mis 37 años de carrera he tenido gente que reacciona de forma masiva a lo que son básicamente bromas un poco transgresoras y realmente estúpidas. Una caricatura que hice sobre la princesa Diana (años antes de su muerte) para Time Out en Londres provocó una avalancha de cartas indignadas, una de las cuales me pedía que fuera castrado públicamente.

Creo que las personas disfrutan genuinamente la emoción de la furia autojustificada (es por eso por lo que siempre hemos tenido linchamientos); y agrega a eso la forma en que consume una caricatura, a diferencia de la escritura, una imagen se traga completa e instantáneamente, por lo que la gente a menudo se choquea con eso. Es solo que ahora el movimiento del linchamiento es instantáneo, remoto y global. Y recuerde, ofenderse también es una táctica deliberada de toda una serie de agrupaciones políticas para callar a las personas: si usted dice que lo he ofendido, eso significa que rompí las reglas del discurso cortés y que luego debe estar en silencio, la última palabra así que has ganado. La lógica y el argumento razonado no tienen ningún rol en el proceso.

Usted dijo que eso fue una combinación de reacción excesiva y pomposidad. ¿Las compañías de medios están buscando complacer a todos?

Creo que en el caso de TNYT se trata específicamente de tratar de apaciguar a Israel y a los partidarios de Israel por razones personales, políticas y comerciales. No creo que se hubieran quejado de una caricatura similar que muestre al príncipe Abdullah de la Corona de Arabia Saudita en lugar de Netanyahu. Pero he estado en el extremo receptor de las quejas habituales (incluyendo amenazas de muerte) que combinan las críticas de la acción del gobierno israelí con el antisemitismo durante décadas. Debes ser particularmente cuidadoso y no caer en la trampa que nos tendieron para callarnos. Aunque hay que admirar la forma en que Netanyahu, se ha elevado a la posición en que ningún caricaturista se atreve a dibujarlo por temor a perder su sustento, si no su vida.

¿Las redes sociales están afectando el ejercicio del periodismo y la opinión? Estamos muy ofendidos allí. ¿Por qué cree que esto sucede?

Creo que, dados los factores descritos anteriormente, como el uso de la ofensiva como táctica política, la naturaleza instantánea y global de las redes sociales, hay millones de personas que mantienen dos creencias contradictorias: que pueden decir lo que quieran sobre quien quieran cuando quieran (no pueden: hay leyes en contra de eso, y con razón), y que ellos mismos nunca deben ser molestados por nada (no es posible, tristemente). Lo que resulta en una especie de esquizofrenia colectiva permanente. Recuerde, nada es más ofensivo que matar a otra persona. Aunque esto parece haberse escapado de vastas franjas de la humanidad en este momento.

*X-tian, otro de los dibujantes de esta casa, hizo esta caricatura sobre la decisión. / X-tian

Patrick Chappatte

Este caricaturista suizo libanés, con 20 años de trayectoria en TNYT fue uno de los primeros en lamentar la decisión del periódico. “Estoy dejando mi pluma, con un suspiro”, lamentó. Para él, no es solo una derrota para las caricaturas, sino para el periodismo y la opinión pública en general.

¿Está el discurso de la libertad de expresión en peligro?

Es un resultado oscuro. Han tenido mucho tiempo y problemas lidiando con esto (la caricatura). Las consecuencias son complejas para TNYT. Incluso si tomas la explicación oficial del periódico, es una terrible señal la que están dando. Están diciendo que todo tu discurso sobre la libertad, que es tan importante para la historia y las sociedades demócratas, no es suficiente. Esto es un insulto no solo para los caricaturistas, sino para los lectores. No puedo imaginar cómo se están sintiendo dibujantes como Pedro Molina, de Nicaragua, que fue forzado al exilio; Rayma Suprani, de Venezuela, que fue exiliada por su trabajo. Todos los caricaturistas sentirán las consecuencias por decidir usar su derecho a la sátira. Musa Kart, de Turquía, estará en la cárcel dos años como mínimo solo por hacer dibujos.

.¿Fue una reacción extremista?

El comunicado oficial de TNYT vino el lunes. Tendrán que responder varias preguntas como me lo hicieron a mí; que esto no fue una decisión personal y no fue relacionado con la caricatura de Netanyahu.

¿Cómo ve el futuro de la prensa?

Esto es preocupante para la opinión y el periodismo en general, porque vemos una tendencia, y no es la primera vez que surgen las grandes controversias que se construyen en las redes sociales, porque algunas personas se sienten ofendidas por algo, causa un problema y causan una decisión así. Necesitamos despertarnos, debemos prepararnos y como medios debemos poner las cosas en perspectiva, ser un espacio de diálogo y análisis, y no vamos a lograr eso cuando somos el objetivo de las amenazas. Deseo que TNYT hubiera puesto en perspectiva las cosas cuando esa caricatura salió, y analizar qué era ese dibujo, a quién afectaría, por qué no sería apropiado, y no dar la sensación de que siguieron los deseos de esa multitud enfurecida.

¿Cree que “TNYT” va a dar reversa a la decisión en el futuro?

No, no creo. Lo desearía, pero lo que hicieron fue dejar la puerta abierta a otros formatos para comunicar sus reportajes de manera gráfica. Eso me alegra, porque es mi pasión, es algo que he hecho por 25 años. En 2016 publiqué una serie que se llama “Inside Death Row”, que habla del sistema de prisión estadounidense en caricaturas. Y sí, es bueno que se continúe con esos experimentos. Pero esto es diferente. Esto no reemplazará las caricaturas políticas y la opinión. Es triste por la pérdida del espacio de libertad en el periódico, que es el más emblemático del mundo. Es una señal de que si estás lo suficientemente enfurecido con algo lograrás que los medios se aparten.

¿Está enojado con “TNYT”?

No, estoy triste, porque es una pérdida para todos. Y me da esperanza lo que vi desde el lunes. He visto una respuesta internacional y las reacciones han sido muy fuertes. La paradoja es que los editores puede que estén temerosos de perder, porque por la economía de los medios estos tienen miedo de perder lectores, así que piensan que las caricaturas los pueden meter en problemas y tal vez sea más fácil deshacerse de ellas. No creo que sea algo bueno retirar las suscripciones de TNYT, porque es un buen periódico y necesita más lectores, no menos. Me da esperanza que las personas se preocupen por las caricaturas políticas y el derecho a la sátira, y realmente sienten que es importante para ellos y es necesaria, especialmente en esta era cuando el mundo parece haberse vuelto loco.

866099

2019-06-15T16:12:36-05:00

article

2019-06-16T09:33:44-05:00

[email protected]

none

Camilo Gómez / @camilogomez8

El Mundo

La sátira política, ¿con los días contados?

47

14111

14158

1