¿Por qué están matando a las modelos extranjeras en México?

Dos muertes recientes, de una argentina y de una venezolana, hicieron saltar las alarmas en el país por la trata de personas.

Marchas en México por la Ley de Seguridad del gobierno de ese país. EFE

Siete mexicanas son asesinadas cada día, solo un 25% de los casos son señalados como feminicidios, según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. La situación para las extranjeras es peor, pues en muchos casos ni hay investigación. 

Los homicidios de dos modelos extranjeras que se anunciaban en un sitio de "escorts" han encendido las alertas por la trata de personas en México, donde organizaciones civiles denunciaron que las autoridades se niegan a reconocer la existencia de dicho delito.

"Hay que hacer algo y revisar qué pasa con el trabajo sexual", dijo a Efe Aida García Badillo, activista en favor de los derechos de las trabajadoras sexuales en México. Agregó que el Gobierno tiene la principal obligación de investigar a fondo los hechos.

La argentina Karen Ailen Grodzinski, de 23 años, y la venezolana Génesis Uliannys Gibson, de 24 años, son las dos modelos asesinadas que se anunciaban en un sitio de acompañantes denominado Zona Divas.

Ambas jóvenes fueron encontradas sin vida en hoteles de la capital de México. La primera, el pasado 27 de diciembre, y la segunda, el 17 de noviembre, después de ser vistas por última vez en la céntrica ciudad de Puebla.

De acuerdo con medios locales, Karen fue la primera que denunció en redes sociales la desaparición de Génesis, el 16 de noviembre, y quien identificó su cuerpo para posteriormente comunicarse con la familia de su amiga. Diez días después Karen fue asesinada.

Respecto al homicidio de Karen, las autoridades mexicanas detuvieron a un actor identificado como Alejandro Axel "N", quien fue ingresado a un penal de la ciudad de México (CDMX) acusado por la muerte de la modelo argentina.

Tras la detención del actor, amigos y allegados defienden la presunción de inocencia del acusado. Una amiga suya, quien prefirió guardar el anonimato, dijo hoy a Efe que Axel "es un chico muy tranquilo" y consideró que se le está incriminando sin pruebas.

Medios locales dieron a conocer que ambas jóvenes llegaron a México por medio de una familia identificada como Santoyo Cervantes que las colocó en dicho portal de "escorts".

Homicidios sin conexión

Para la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México, los homicidios de las modelos sudamericanas Génesis y Karen Ailen no tienen relación entre sí, aunque ambas compartían una amistad consecuencia de su trabajo en sitios de internet como tras asesinato de modelos Karen y Génesis, asesinadas en diciembre, fueron amigas pero son casos distintos, dijo el procurador de Justicia de la Ciudad de México, Edmundo Garrido.

El procurador capitalino, Edmundo Garrido, fue claro al establecer que los asesinatos de ambas mujeres, ocurridos en diciembre pasado, tuvieron características distintas que no las interrelacionan. Explicó a la prensa que "una de las líneas de investigación que también sigue la policía es una presunta red de tráfico de mujeres, a quienes contactan en varios países de Sudamérica bajo la promesa de convertirlas en actrices, pero al llegar a México son obligadas a servir como damas de compañía".

Respecto al sitio de "escorts" Zona Divas, un diario mexicano señaló que existe una red de tráfico de mujeres que opera desde Argentina a través de un hombre identificado como "El Caputo", que tiene su conexión en México con la familia Santoyo Cervantes, donde las mujeres son traídas con la promesa de convertirlas en actrices.

Por su parte, el portal dio a conocer hoy por medio de un comunicado que las "modelos escort" solo pagan una cuota mensual por publicitarse en el sitio Agregaron que las "escorts" firman un convenio ante notario "en el que declaran que lo hacen bajo voluntad propia y sin ser obligadas a prostituirse".

Negaron que la familia Santoyo Cervantes pertenezca a una red de trata. "Hay muchas maneras de demostrar la situación de trata, en ese sentido (las autoridades mexicanas) no quieren reconocer lo que realmente sucede detrás del trabajo sexual, como el abuso y la desigualdad", señala la activista.

Medios mexicanos señalaron que las autoridades tienen plenamente identificadas estas páginas que operan con dirección IP de España y otros países de Sudamérica y destacaron que no pueden proceder en su contra porque no hay denuncias de las mujeres que ahí se publicitan.

Colombianas muertas en México

En los últimos años han asesinado a cuatro colombianas en Ciudad de México. De acuerdo con informes de la prensa mexicana, las colombianas llegan como  las otras modelos de Suramérica: solas y con contratos para ser modelos. Pero a las nacionales las estigmatizan, dicen que tienen vínculos criminales y que van a trabajar como escorts (prostitutas).

“En todos los casos, las autoridades mexicanas -en un acto irresponsable y sin concluir la investigación- han creado un perfil falso de las mujeres haciéndoles creer a la opinión pública que son víctimas de su propia belleza, creyéndolas putas, mal relacionadas o copartícipe de bandas criminales dedicadas al narcotráfico”, decía la periodista colombiana Margarita Solano en Lo Político. 

De acuerdo con un informe del periódico El País de España, en los últimos años, el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual ha pasado a ser el segundo negocio más lucrativo en México, después de las drogas.

Así lo indica un informe sobre las condiciones de vulnerabilidad que propician la trata de personas en México, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social. Pero lo que más preocupa a los autores es que algunos militares han entrado a formar parte de la red de secuestros y explotación sexual, así como los narcotraficantes, que ven en este rentable negocio una forma de diversificar sus ingresos.

La trata de seres humanos con fines de explotación sexual es una de las mayores violaciones de los Derechos Humanos, una forma de esclavitud moderna, y una de las caras más amargas de la violencia de género, según concluyen varios estudios de la ONU.

* Con información de EFE