Desmitificando la pregunta

¿Qué llevabas puesto cuando te violaron?

Una exposición en Estados Unidos muestra las imitaciones de prendas que llevaban las víctimas de violación y evidencia que la ropa no tiene nada que ver con las agresiones sexuales.

La exhibición que muestra todo tipo de ropa. Jennifer Sprague

Pantalones anchos, leggings ajustados, camisetas en todos los estilos y colores, bikinis, faldas, vestidos de verano y de disfraces. Todas estas prendas, que se hallan en el armario de una mujer, cuelgan en las paredes de la exposición ¿Qué llevabas puesto? del Centro de Educación y Prevención de Violencia Sexual de la Universidad de Kansas en Estados Unidos.

“´¿Qué llevabas puesto?´, fue la pregunta de mi jefa cuando le explicaba la razón de mi ausencia en el trabajo. Le respondí: Un T- Shirt y unos vaqueros. ¿Qué te pones tú para ver un partido de basquetbol?”, así fue la conversación entre una estudiante de universidad y su jefa unos días después de que la habían violado.

Una imitación de la ropa que llevaba ese día cuelga en la instalación que intenta desmitificar los prejuicios que muchos tienen sobre la importancia de la ropa y cómo las víctimas iban vestidas cuando las agredieron. “Esperemos que la gente reflexione sobre la pregunta: "¿Qué llevabas puesto?", cuando la ve representada de forma física en la exhibición”, comenta la curadora del proyecto Jen Brockman a El Espectador.

La vestimenta y la conducta, la hora y la zona, nada de eso debe provocar una violación. Sin embargo, todavía hay muchas personas que tienden a culpar a las víctimas y sostienen que fueron ellas las que provocaron la agresión sexual.

(Le puede interesar: Galería de fotos que muestra prendas de la exposición, '¿Qué llevabas puesto?')

“Mi camiseta amarilla favorita, no recuerdo qué pantalones llevaba puestos. Recuerdo que estaba muy confundida y solo quería salir de la habitación de mi hermano y volver a mirar los dibujos animados.”

“Un Bikini. Estuvimos haciendo piragüismo todo el día. Nos divertimos mucho. Después entraron en la tienda de campaña donde intentaba cambiarme de ropa”.

“Unos pantalones caqui y una blusa roja. Tenía que hacer una presentación ese día. Me quitaron la ropa en el hospital durante el examen médico. No sé qué pasó con ella.”

“Un vestido de verano. Meses después, mi madre miro mi armario y empezó a quejarse de que nunca más había vuelto a ponerme uno de mis vestidos. Tenía seis años.”

Estos son algunos de los 18 testimonios que fueron seleccionadas de un total de 51 historias recogidas. Si uno contempla la gran diversidad de ropa colgada, llega a la conclusión de que no hay ninguna prenda que salve. Las muestras exhiben la vestimenta y explican las situaciones en las que mujeres se encontraron cuando se enfrentaron a sus acosadores.

A través de descripciones, las estudiantes donaron ropa para recrearlas. “Nunca quisimos mostrar las prendas originales. Es casi imposible. No se trata de este vestido o pantalón, sino que se puede ser qualquier vestido. No es la ropa la que causa violencia sexual, sino una personas la que causa el daño”, concluye Jen Brockman.

En 2014 se estrenó la instalación en Kansas, curado por la Dr. Wyant-Hiebert y Jen Brockman. Ambas mujeres trabajaban durante décadas con víctimas de acoso sexual y la vergüenza que eso crea en ellas. Según las creadoras “La cosa es mucho más compleja que sólo cambiar la ropa para eliminar la violencia sexual.”

Desde entonces la exposición pasó por más de 7 universidades distintas en el medio oeste de Estados Unidos, como Arkansas, Missouri, Iowa y Kansas. En cada una, las prendas expuestas son distintas y elegidas por los estudiantes. Aunque la instalación recibió mucha atención en los medios, no fue ni la primera ni la última acción que aborda este tema. Varias páginas en los medios sociales con hashtags, exhibiciones fotográficas y blogs se ocupan del acoso sexual.

Algunas de ellas son Christine Fox, quien fue la primera en utilizar el hashtag #WhatIWasWearing (Lo que llevaba puesto) en marzo 2014, o Jasmeen Patheja, quien creó el blog I never asked for it (Nunca lo pedí), o la exhibición fotográfica de Kathrine Cambareri What were you wearing (¿Qué llevabas puesto?).

 

 

 

últimas noticias