El terrible éxodo de un pueblo sin patria

Sí hubo genocidio contra los rohinyás

Investigadores de la ONU confirmaron elementos de “genocidio intencional” por parte de las Fuerzas Armadas birmanas contra la minoría musulmana.

Una mujer de la minoría rohinyá con un bebé en un campamento de refugiados. / AFP

El 25 de agosto de 2017 un grupo de militantes rohinyás atacaron una base militar en el estado de Raikán, en Birmania. La respuesta fue tan desproporcionada por su brutalidad y salvajismo, que un informe de Naciones Unidas señaló que la cúpula militar de Birmania (Myanmar) tenía “intención genocida”.

Los soldados birmanos cometieron asesinatos, violaciones y quemaron las viviendas de los rohinyás de la provincia de Rakáin. La persecución provocó que 725.000 miembros de esta minoría musulmana, un 70 % de esta comunidad, tuviera que huir al país vecino, Bangladesh.

El informe de la ONU señala al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de la antigua Birmania, y cinco de sus generales, de “ordenar asesinatos en masa y violaciones en grupo, y deben ser juzgados por ello”, dicen los investigadores de la ONU. Le puede interesar: ¿Quiénes son los rohinyás y por qué huyen de Birmania?

Mientras que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos calificó de “limpieza étnica” con posibles indicios de “genocidio” las operaciones del ejército, el gobierno de la nobel de la paz Aung San Suu Kyi culpa a los “terroristas” rohinyás de la crisis y niega las acusaciones de abusos.

Por eso la ONU también acusa al gobierno de la exnobel de paz. La acusan de permitir que el discurso de odio prospere, de destruir archivos y de no proteger a esta minoría musulmana en las regiones de Rajine, Kachin y Shan.

Además del “genocidio intencional” en Rakáin, han recabado pruebas de crímenes de guerra y contra la humanidad en los tres estados.

Los expertos instaron al Consejo de Seguridad de la ONU a referir el caso a la Corte Penal Internacional (CPI) o a crear un tribunal internacional penal ad hoc para juzgar esos crímenes.

Mientras comienza la investigación, piden sanciones individuales contra los responsables identificados y, además, un embargo armamentístico contra Birmania.

El genocidio intencional, agregó el informe, puede establecerse por circunstancias como el “contexto opresivo más amplio y la retórica del odio” contra esta minoría musulmana en Birmania y por “declaraciones específicas” de altos mandos y presuntos autores directos.

¿Quiénes son los rohinyás?

Michael Charney, de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, explica que los rohinyás son una etnia distinta de la bengalí, propia de Bangladesh. “Son una identidad étnica única que surgió de la cultura del sur y sureste de Asia, y se ha desarrollado en el curso de cinco siglos desde el siglo XV”, agrega.

Ellos se consideran una minoría étnica con siglos de presencia en Rakáin, pero para el gobierno de Birmania son “inmigrantes bengalíes” llegados en su mayoría durante la época colonial (1824-1948) y tras la independencia. Los rohinyás son musulmanes y corresponden al 4 % de la población birmana, cuya mayoría profesa el budismo (87 %).

El informe de Naciones Unidas señala prácticas políticas excluyentes hacia los rohinyás para, entre otras cosas, “alterar la composición demográfica del estado de Rakáin”, en donde hay otra minoría en riesgo: los hindúes.

Lea también: A un año del éxodo masivo de los rohinyás, su futuro es incierto