¿Un mundo libre de armas nucleares?

El Premio Nobel de Paz para la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) pone el dedo en la llaga: la amenaza atómica está más viva que nunca.

El líder coreano, Kim Jong-un, la más seria amenaza nuclear de este momento. AFP

En el año 2013 fue la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OIAC) la ganadora del Nobel de Paz por sus esfuerzos para erradicar ese tipo de armamento de destrucción masiva. Cuatro años después se confirmó que el gas sarín ha sido usado por lo menos, 45 veces, en la guerra de Siria. La pregunta que viene entonces es, ¿qué puede hacer la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), ganadora del prestigioso premio en 2017, frente a la inminente amenaza nuclear?

"Es inaceptable que aún haya países que tengan y que amenacen con usar las armas nucleares. El premio, además de un gran honor, es un mensaje muy fuerte a los Estados de que deben sumarse y abandonar las armas nucleares", afirmó en declaraciones a la prensa Beatriz Fihn, la directora ejecutiva de ICAN.

La ICAN promueve desde 2015 elTratado Global para la Prohibición de las Armas Nucleares. El pasado 20 de septiembre comenzó a ser firmado por 122 países pero sólo entrará en vigor 90 días después de que 50 países -de los que lo votaron- lo ratifiquen.

“Estamos en un momento crucial, el riesgo de guerra nuclear está otra vez en la agenda, con la posibilidad de asesinar a civiles (...), con amenazas por parte de Estados Unidos y de Corea del Norte. Esto debe acabar, y el premio respalda esa posición”, agregó Fihn, una de las tres activistas que trabajan en una pequeña oficina en Ginebra, la sede central de la ICAN, que agrupa a más de 468 entidades y ONG en 101 países del mundo.

ICAN comenzó hace una década, precisamente tras ganar el Premio Nobel de la Paz la campaña para prohibir las minas antipersonales, "lo que dio el impulso a creer y a luchar por prohibir también para siempre las armas nucleares", indicó Fihn.

"Es inaceptable que las armas nucleares sigan existiendo, que se sigan usando para amenazar", aseveró. Concretamente, consultada sobre el presidente estadounidense, Donald Trump, y sus amenazas, Fihn se limitó a recordar que "nadie se siente más seguro al oír la mención nuclear. Con las armas nucleares no hay más seguridad, no tenemos un mundo más seguro, al revés".

Sostuvo además, que ella, como muchos, está preocupada porque una persona tan impulsiva como Trump pueda tener el poder de apretar el botón nuclear. "Pero lo que hay que entender es que no sólo hay que estar preocupado con Trump, sino con las armas nucleares. No hay nadie en el mundo al que se pueda confiar para tener en sus manos la capacidad de destruir el mundo", insistió

Explicó que es por ello que "una mayoría del mundo optó por sumarse al tratado para la prohibición total". A excepción de Holanda, los países de la OTAN han decidido no participar en las negociaciones.Tampoco lo hacen China y Rusia -que junto a EEUU, Francia y el Reino Unido son miembros permanentes del Consejo de Seguridad y tienen arsenales atómicos- ni otros países nucleares, como la India, Pakistán, Israel y Corea del Norte, que también tienen capacidad, aunque no declarada.

El secretario general de la ONU, António Guterres, destacó la necesidad de llegar a un mundo sin armas atómicas. Pero, ¿cómo está el mundo en este tema?

Irán y el acuerdo nuclear

La decisión del comité Nobel se produce pocos días después de que Trump amenazara con acabar con el acuerdo nuclear firmado con Irán, lo que podría desencadenar otra crisis además de la de Corea del Norte. El acuerdo, concluido en 2015, resolvió una disputa de una década sobre el programa nuclear de Teherán y evitó el riesgo de otra guerra en Oriente Medio.

Trump podría descertificar el cumplimiento de Irán con el acuerdo nuclear la próxima semana. En una reunión de jefes militares en Estados Unidos el jueves, el mandatario estadounidense dijo que Teherán no estaba a la altura del "espíritu del acuerdo", y añadió que estaban presenciando "la calma antes de la tormenta".

Sir Richard Dalton, ex embajador británico en Irán, dijo que el premio Nobel era "un desafío para la comunidad internacional, liderada por el Consejo de Seguridad de la ONU, de proteger este histórico acuerdo de no proliferación paz, de sus detractores ".

La amenaza atómica de Corea del Norte

Corea del Norte realizó cinco pruebas de bombas nucleares. (Le puede interesar: ¿Qué tan seria es la amenaza nuclear de Corea del Norte?). La última, el 9 de septiembre de 2016, tenía aproximadamente el tamaño de la bomba que Estados Unidos tiró sobre Nagasaki en 1945. Pyongyang dijo que ese dispositivo iba a ser miniaturizado y "estandarizado" para su uso en misiles balísticos.

Este año el régimen de Kim Jong-Un probó tener la capacidad de lanzar un misil balístico intercontinental (ICBM) en dos pruebas. Las más reciente, el 28 de julio, exhibió un misil con un alcance teórico de 10.000 kilómetros, lo que podría afectar a gran parte de Estados Unidos y Europa, incluyendo ciudades como Nueva York y París.

Durante la Asamblea de Naciones Unidas, el mes pasado en Nueva York, y ante las palabras de Trump, quien dijo Kim Jong-un, actual líder del gobierno norcoreano, es un “hombre cohete” y que, ante la amenaza nuclear de ese país, Trump “está preparado para la destrucción total de Corea del Norte”. Al día siguiente el régimen amenazó con hacer una nueva prueba nuclear.

India y Pakistán

Otro punto de preocupación lo ocupan India y Pakistán, dos potencias nucleares. El jefe de la Fuerza Aérea india, BS Dhanoa, afirmó que la India tiene capacidad de atacar objetivos convencionales y nucleares en Pakistán, y también que su país está listo para mantener un conflicto en dos frentes, en alusión a China.

Dhanoa indicó que tienen "la capacidad de localizar, fijar y atacar, no sólo con armamento táctico nuclear, cualquier objetivo al otro lado de la frontera", en una rueda de prensa en vísperas del Día de la Fuerza Aérea.

El militar indicó que la Fuerza Aérea puede participar en "ataques quirúrgicos" como los llevados el año pasado en la Línea de Control (LoC, frontera de facto) con Pakistán, pero es al Gobierno al que le toca

La India y Pakistán mantienen una constante tensión en la zona de frontera que se incrementó en septiembre del año pasado, cuando se produjo un ataque insurgente a una base militar en la Cachemira india que causó la muerte a 18 soldados.

Nueva Delhi responsabilizó entonces a Islamabad por permitir que grupos terroristas operen en su territorio para atentar en India y respondió con "ataques quirúrgicos", como definió una acción militar contra supuestos objetivos insurgentes en pasos fronterizos de esa región.

La India y Pakistán mantienen un largo conflicto sobre Cachemira desde que los británicos abandonaron la región y se produjo la partición del subcontinente en 1947.