Veterinario colombiano acusado de haber implantado cocaína en perros sería extraditado a EE.UU.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) falló este martes a favor de España en la sentencia del caso de Andrés López Elorza, quien es juzgado por dos presuntos delitos de narcotráfico.

Foto de referencia. Pixabay

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) falló este martes a favor de España en la sentencia del caso del veterinario colombiano afincado en España, Andrés López Elorza, relativa a una extradición pendiente a Estados Unidos para ser juzgado por dos presuntos delitos de narcotráfico.

La Corte Europea desestima el recurso del demandante basado en su temor a ser condenado a cadena perpetua no revisable en Estados Unidos, algo contrario al artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que prohíbe "las penas o tratos inhumanos o degradantes".

La sentencia concluye que ese riesgo es tan pequeño e hipotético, que el demandante no ha podido demostrar que la extradición "le expondría a una amenaza real de que el tratamiento alcance el umbral del artículo 3".

El Tribunal de Estrasburgo solicitó a España en julio de 2015 paralizar la extradición de López Elorza, entonces afincado en Lugo, al aplicar medidas provisionales y poder examinar su caso.

Ahora, el fallo dicta que la extradición no se ejecute hasta que la sentencia sea firme, es decir, un mínimo de tres meses, el plazo que tienen los abogados del demandante para recurrir a la Gran Sala de 17 jueces de la Corte.

La defensa de López Elorza la ejerce el abogado de Murcia, José Luis Mazón, que tiene numerosos casos presentados ante la Corte europea.

López Elorza, quien también cuenta con nacionalidad venezolana, está ingresado en la cárcel española de Valdemoro, cerca de Madrid.

Está acusado por las autoridades estadounidenses de dos delitos de tráfico de drogas, al haber implantado heroína líquida en cuerpos de cachorros de perro en su granja de Medellín para transportarlos a Estados Unidos como animales de compañía.

El Gobierno estadounidense afirmó en una nota verbal entregada por la Embajada en Madrid a las autoridades españolas que el demandante "no será castigado con una pena de cadena perpetua no revisable".

La nota añadía que si al demandante se le impone la cadena perpetua "podrá pedir la revisión de la sentencia en apelación", así como solicitar "el perdón o la conmutación por una pena más leve".

Al igual que los tribunales españoles, la Corte europea cree que las garantías estadounidenses son "suficientes".