Asociación Diplomática cuestiona duramente nombramiento de Carlos Calero como cónsul

Margarita Manjarrez, presidenta de la entidad, se refirió a la hoja de vida y preparación que se debe tener para llegar a ese rango, además de los 13 años que, en promedio, se tardaría normalmente.

Entre comentarios, reprobaciones, felicitaciones, memes y hasta chistes, el nombre de Carlos Calero se hizo tendencia este miércoles en todas las redes sociales, debido a su nombramiento como cónsul de Colombia en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos. Pero, sin duda, lo que más se leyó fueron críticas contra la decisión del Ministerio de Relaciones Exteriores, pues a Calero jamás se le ha visto en la diplomacia y, de hecho, jamás se le ha visto por fuera de la pantalla chica, a excepción de su época como beisbolista en su natal Barranquilla, e incluso en Bogotá. (Lea: Carlos Calero, de presentador a cónsul de Colombia en San Francisco, EE.UU.)

Tras la noticia, de inmediato se empezaron a presentar varias reacciones en contra del nombramiento, en tanto ni la hoja de vida de Calero (comunicador social, especialista en opinión pública y marketing político) ni su trayectoria, lo avalarían para desempeñar este cargo diplomático. (Lea: Así reaccionaron las redes sociales al nombramiento de Calero como cónsul)

La primera fue la del abogado Walter Arévalo, experto en derecho internacional y profesor de la Universidad del Rosario, quien radicó un derecho de petición en la Cancillería, pidiéndole los motivos para nombrar a Calero en el cargo. (Vea: Piden a Cancillería conocer nombramiento de Calero) Pero ahora, la Asociación Diplomática y Consular de Colombia se fue lanza en ristre contra la decisión de María Ángela Holguín de iniciar al comunicador y presentador en la carrera diplomática.

Por medio de una misiva que tiene como encabezado “Colombia merece un cuerpo diplomático profesional”, Margarita Manjarrez Herrera, presidenta de la Asociación Diplomática y Consular, criticó con dureza el nombramiento de Calero. Para Manjarrez, esto es un síntoma de por qué, según ella, Colombia está lejos de consolidarse como un país con un servicio exterior profesional, a pesar de que tiene normas claras que apuntan a lograrlo, pero que no se cumplen.

Manjarrez, quien es también Embajadora de carrera, afirma que un nombramiento como el de Calero como cónsul, sin la debida formación y experiencia para un alto cargo en representación de Colombia, atenta contra los intereses del país y, además, podrían dar lugar a cuestionamientos en el exterior sobre el nombre de Colombia.

La presidenta de la Asociación Diplomática lamenta que los colombianos que han elegido y se han preparado para hacer la debida carrera diplomática y consular, no les sean reconocidos sus esfuerzos y, en cambio, se hagan nombramientos que desconocen todos los esfuerzos que hacen los demás funcionarios. Incluso, Manjarrez comparó los 13 años que, en promedio, se toma alguien en llegar a ocupar el cargo de Consejero con funciones de Cónsul General de Colombia, con el que le tomó a Calero.

“Los funcionarios de Carrera Diplomática, ingresamos desde el rango más bajo, que es el fundamento mismo de la carrera, y nos toma, superando la evaluación del desempeño, así como los exámenes de ascenso, un tiempo de trece años llegar el rango de Consejero. Mientras que el señor Calero ha logrado obtener este rango, no sabemos por cuál obra ni gracia”, afirmó la funcionaria, quien añadió que aparte de la formación, quienes hacen carrera diplomática deben actualizarse constantemente para obtener ascensos y cumplir con los requisitos legales para el puesto.

Manjarrez, que no ocultó en ningún momento su tristeza y molestia, se refirió al nombramiento como una muestra del “poco interés estatal” por motivar a los servidores públicos en el exterior y a los colombianos que deseen dedicarse a la carrera, para que se desempeñen en dicho campo con todo lo que esto implica. Además, cuestiona la razón de convocar a concursos de méritos para desempeñarse en estos cargos, si los nombramientos se van a hacer de otra forma.

“Se producen estos nombramientos ‘provisionales’ al tiempo que se convoca a concurso público de méritos para que jóvenes profesionales ingresen a la Carrera Diplomática desde el rango de Tercer Secretario, con un riguroso sistema que solo permitirá a unos pocos de los cientos de inscritos entrar a periodo de prueba y en 13 años, probablemente, lograr el rango de Consejero y Cónsul General como en el que se ha nombrado al señor Calero”, puntualizó Manjarrez.

La funcionaria destaca los principios para hacer servicio en el exterior: moralidad, eficiencia y eficacia, economía, transparencia. Y aunque no afirma que Calero carezca de ellos y por tanto no puede desempeñarse en el cargo, sí está segura que un nombramiento de este tipo desconoce por completo la especialidad a la que se dedicaron. Manjarrez acaba su carta asegurando que en países con una diplomacia efectiva y profesional jamás se daría un nombramiento de esta naturaleza. “¡Qué lejos está Colombia de seguir este ejemplo!”, concluye la presidenta de la Asociación Diplomática y Consular.

Temas relacionados