India y el mercado de videos de violaciones

Un documental difundido por esa cadena televisiva denuncia que en la región de Uttar Pradesh se venden, por 3 dólares, videos de violaciones grupales.

En 2012, India fue escenario de multitudinarias marchas por la violación de una mujer en Nueva Delhi. AFP

En la región de Uttar Pradesh, en la India, se consiguen videos de violaciones grupales por entre 30 centavos y 3 dólares. La denuncia la hizo la cadena televisiva Al Jazeera en un reportaje recientemente difundido. Se trata de grabaciones que hacen los violadores para extorsionar a sus víctimas y asegurarse de que no denuncien las violaciones. Videos que luego son extraídos de los celulares de los agresores cuando estos los mandan a arreglar. Luego estas grabaciones, conocidas como What'sApp sex videos, son vendidas literalmente, como pornografía barata. (Ver el reportaje). 

"Uno no puede sino imaginarse qué les habrá pasado a las víctimas de esos videos . No tengo duda de que muchas de esas mujeres se habrán suicidado", dice Shaikha, una víctima de violencia sexual citada por el periodista. De hecho, en uno de los videos se ve a una mujer pidiendo que ppr favor paren, que tras esto no le va a quedar de otra que suicidarse. Otra pide que, por lo menos, dejen de grabar. "La violación es vista como una afirmación de poder del hombre sobre la mujer. Quien graba está demostrando que no sólo se puede cometer una violación, sino también grabarla y distribuirla", dice la abogada Mangla Verma, de la Human Rights Law Network. 

Este caso hace parte de una larga historia de violencia sexual en la India. Sólo en 2014 se registraron 36.735 violaciones en ese país. En la memoria de miles de indios permanece el caso, por ejemplo, de Jyoti Singh Pandey, una fisioterapeuta de 23 años que fue abusada sexualmente por seis hombres, en un bus en Nueva Delhi, una ciudad peligrosa para las mujeres. Entre enero y diciembre de 2015 se documentaron, en esa ciudad, 2.095 violaciones, 10 más que en 2014, un lamentable récord.   Igualmente se registraron 5.192 casos de abuso sexual y 1.444 casos de acoso o comentarios ofensivos, frente a los 4.182 y 1.282 del año anterior respectivamente. 

Eso sin mencionar la existencia, en la India, de una serie de costumbres que atentan contra los derechos de las mujeres como, por ejemplo, los matrimonios entre niñas y hombres que les doblan y triplican su edad. "Más del 40 por cien de los matrimonios infantiles que se practican en el mundo tienen lugar en India, y en ocho de sus Estados, la tasa de mujeres casadas antes de los 18 años supera el 50 por cien", señala un artículo, de mediados de 2013, escrito por Isobel Coleman y Julia Knight, para la revista Política Exterior. (Ver informe)

O, por ejemplo, aquellos casos de mujeres que han sido quemadas tras enviudar. La violencia contra las mujeres en India se ha ensañado, sobre todo, con las mujeres dalit, integrantes de un grupo que ni siquiera es considerado casta dentro del sistema de castas del hinduismo y que, por ello, se les considera intocables y marginales. Ha habido reformas y manifestaciones, sin embargo, la violencia de género está arraigada en la cultura de la India. "Una demora de siglos en las causas judiciales, unas leyes prácticamente inaplicables y las actitudes regresivas respecto a las niñas no son un buen augurio para el futuro de las mujeres indias", dicen Coleman y Knight.

Sin embargo, sostienen, "existe el respaldo de una corriente de cambio potencialmente poderosa (...) Empoderar a las mujeres y crear un cambio social que dote su vida de un valor mayor es una parte vital de la lucha contra la violencia sexual en India".