Latinos, las otras víctimas de los policías en Estados Unidos

Los hispanos son la segunda minoría más afectada por la discriminación y la violencia policial. Nadie sabe nada de Antonio Zambrano o Ernesto Canepa, desarmados y abatidos por uniformados.

El debate por racismo y abusos de autoridad de la policía hacia las minorías en Estados Unidos está creciendo.  / AFP
El debate por racismo y abusos de autoridad de la policía hacia las minorías en Estados Unidos está creciendo. / AFP

Las prácticas discriminatorias por parte de la policía de Estados Unidos no se limitan a la comunidad afroamericana. De acuerdo con un estudio recogido por The Washington Post, de las 990 personas muertas a manos de policías en 2015, 494 eran blancas, 258 negras y 172 hispanas.

Entre negros y latinos suman casi tantas muertes como las de blancos, a pesar de que estas dos minorías no suponen más que el 30 % de la población estadounidense, tal como recordó el presidente Barack Obama. En lo que va de año, 464 personas han muerto a manos de uniformados. De esta cifra, 50 % eran ciudadanos blancos, mientras que la otra mitad eran de origen hispano y negro.

¿Por qué nadie habla de las víctimas latinas? De acuerdo con expertos, todo tiene que ver con la situación migratoria de la mayoría. Según el Pew Research Center, los latinos representan el 17 % de la población total del país, es decir, 55,2 millones. De ellos, 25,4 millones están de manera legal y el resto son indocumentados. “Los latinos no le tienen confianza a la policía y muchos de ellos pueden contar historias de discriminación con los agentes de seguridad. El miedo a esos uniformados y la situación irregular migratoria de muchos los disuade de denunciar”, explican activistas de la comunidad.

El 52 % de los hispanos consultados el mes de junio por el Pew Research Center admitió haber sufrido algún tipo de discriminación o haber sido tratado de manera injusta por su raza o grupo étnico. Políticas como “pare y requise” (stop and frisk), que fue declarada inconstitucional y discriminatoria en 2013 por una jueza federal, aumentan el comportamiento injusto de la policía.

De acuerdo con una investigación de la Fundación W.K. Kellogg y la encuestadora Latino Decisions, realizada en 2014, el 68 % de los latinos temen que la policía pueda hacer un uso excesivo de la fuerza en su contra. El 18 % de los consultados dijo tener un familiar o amigo víctima de la brutalidad policial.

Casos menos famosos

Hay expertos en el tema racial que culpan, en parte, a los latinos de padecer menos visibilidad en estos casos. Se refieren a que no se unen para luchar por sus derechos civiles. “Muchos latinos que llegan a Estados Unidos no quieren formar parte de organizaciones. De hecho, los colombianos, por ejemplo, son los menos proclives al activismo social. Entre los hispanos, los más organizados son los cubanos, seguidos por los mexicanos”, explicaba recientemente a este diario Eduardo Gamarra, de la Universidad de Florida (FIU).

La explicación más clara la dio a BBC Mundo Mark Hugo López, director de investigación hispana del Pew Research Center: “La mayoría de los latinos en Estados Unidos dicen que hay más diferencias que cosas en común entre los hispanos en el país”.

Los medios son reflejo de esa realidad. Este año ningún periódico registró las muertes, a manos de la policía, de Óscar Ramírez, muerto por las autoridades en Los Ángeles. Antonio Zambrano Montes fue muerto por la policía en Pasco, Washington, el año pasado, después de tirar unas piedras a los uniformados. El tiroteo quedó registrado en video y hubo protestas locales, pero el tema no trascendió a nivel nacional. Un migrante mexicano, Anastasio Hernández Rojas, murió cuando la Patrulla Fronteriza lo cogió a patadas y golpes de macana eléctrica en 2010. Su caso generó una investigación y un documental de PBS, en parte porque fue capturado en video por teléfonos. Pero los oficiales nunca fueron castigados. Rubén García Villalpando, de Euless (Texas), y Ernesto Javier Canepa Díaz, en Santa Ana (California), tenían 28 y 35 años. Los dos murieron por disparos de la policía este año. Ninguno iba armado.

La situación revela otra sorpresa: la percepción de la realidad. Encuestas realizadas después de incidentes raciales señalan que blancos, negros y latinos ven los hechos con diferente óptica: mientras que 80 % de los afroamericanos consideran que forma parte de un patrón general de violencia policial hacia dicho grupo, tan sólo 40 % de los blancos coinciden. A su vez, casi la mitad de los blancos encuestados consideran que el tema racial está recibiendo más atención de la que merece.

¿Por qué la brecha? La separación racial que aún caracteriza a Estados Unidos: 75 % de los blancos no tienen amistades negras ni hispanas.

 

últimas noticias