Las mujeres sauditas y su lucha por el volante

Activistas impulsan una campaña para que sus congéneres salgan a conducir un carro el próximo 26 de octubre.

En los últimos años, la campaña por los derechos de las mujeres en Arabia Saudita- derechos que en la jurisdicción interna se definen por las costumbres islámicas- se ha incrementado en escala. El Estado árabe, que ocupó el puesto 130 entre 134 países por la igualdad de género en el Global Gender Gap Report de 2009, emitido por el Foro Económico Mundial, es el único país del mundo donde las mujeres tienen prohibido conducir.
Un grupo de activistas saudíes ha iniciado una nueva campaña para levantar la prohibición a las mujeres -Oct26driving.com- instándolas a ponerse al volante el próximo 26 de octubre en un acto de rebelión. Las mujeres activistas saudíes que quieren que el Reino levante la prohibición de facto sostienen que "El Estado no es el padre o la madre, y los ciudadanos no son niños". Esta no es la primera campaña puesta en marcha en contra de la prohibición de conducir.

En 1990, un grupo de mujeres en Riad (la capital del Reino de Arabia Saudita), manejaron sus vehículos en señal de protesta y como consecuencia fueron encarceladas por un día, sus pasaportes fueron confiscados y algunas de ellas perdieron sus trabajos.

En 2008, una prominente activista y escritora saudí Wajeha al- Huwaider recibieron la atención internacional después de que se filmó a sí misma conduciendo en una vía pública y subió el video a YouTube. En 2011, al-Huwaider y su amiga Fawzia Al-Oyouni fueron acusadas de secuestro por tratar de ayudar a la canadiense Nathalie Morin para escapar de su esposo abusivo. El 15 de junio, las dos mujeres fueron condenadas y sentenciadas a prisión durante diez meses.

En 2011, inspirada en la primavera árabe, otra activista saudí, Manal al- Sharif, con el apoyo de al- Huwaider, ayudó a iniciar una nueva campaña: "Enséñame a manejar para poder protegerme", pidiendo a las mujeres condujeran el 17 de junio de ese año. A partir de esa fecha, hasta finales del mes, se documentaron cerca de setenta casos de mujeres conduciendo.

La más reciente campaña -Oct26driving.com - invita a la población saudita a poner su logotipo en los carros ese día, una especie de volante pintado con una burka en la parte superior. La idea es convencer a las mujeres de aprender a conducir y a miembros de la familia para apoyar su derecho. Las activistas afirman que "dado que no existen justificaciones claras de parte del Estado para prohibir a las mujeres conducir, estamos pidiendo que las mujeres estén autorizadas a presentar un examen de conducción que les otorgue el permiso en caso de ser aprobado".

El viernes, un clérigo saudí conservador afirmó que las mujeres corren el riesgo de dañar los ovarios y tener hijos con complicaciones de salud si conducen. El comentario polémico se produjo en respuesta a la campañ, y desde entonces los funcionarios han bloqueado el acceso interno al popular blog que anuncia la actividad del 26 de octubre, para la que se han obtenido hasta ahora 12.000 firmas.

El jeque Saleh bin Mohammad al-Lohaidan dijo a NBC News que las activistas que se dedican a la causa deben "poner la razón por delante de sus corazones, emociones y pasiones."Afirmó que "si una mujer conduce un coche, no por pura necesidad, podría tener efectos fisiológicos negativos, tal como muestran los estudios médicos, que indican la afectación de los ovarios. Es por eso que encontramos que las mujeres que conducen regularmente tienen niños con problemas clínicos de diversa consideración".

Saleh no explicó cómo un asiento de carro se diferencia de los asientos regulares de cualquier lugar o por qué los efectos de un coche sobre los ovarios cambian cuando ellas no están en el asiento del piloto. De Hecho, sin estar capacitado en el campo médico, no citó ninguna fuente que apoyara sus reclamaciones.

Cabe señalar que el Rey Abdalá, la máxima autoridad del país, ha promulgado algunas reformas moderadas para promover los derechos de las mujeres durante los periodos de protesta. A finales de 2011, dijo que las mujeres podrían votar y presentarse como candidatas en las elecciones municipales de 2015.. Además, en enero de este año, nombró a 30 mujeres al Consejo Shura, que asesora al Gobierno sobre temas legislativos.

Sin embargo, estas reformas no significan ningún cambio sustancial en la posición de las mujeres dentro de la sociedad de este país islámico y ultraconservador. Apenas el jueves, un tribunal saudí condenó a una joven a diez años de prisión y a 2.000 latigazos porque había bailado en público, desnuda de la cintura para arriba. La prensa local informó que el castigo se debió a su intención de "fomentar el vicio y desafiar (...) los valores de la sociedad, violando la moralidad pública".