Mujeres y niñas secuestradas por Boko Haram: traumatizadas y embarazadas

De las 293 niñas y mujeres liberadas de feudos terroristas en Nigeria, 214 están embarazadas.

El gobierno nigeriano sigue rescatando mujeres y niñas secuestradas por Boko Haram./AFP

Las tropas nigerianas siguen atacando los bastiones del grupo terrorista Boko Haram en Nigeria. Hace una semana liberaron a 293 niñas y mujeres en Sambisa, estado de Borno. Este fin de semana siguieron liberando a más presas de su guerra del terror. Según el ejército nigeriano, ya van más de 700 liberadas, aunque aún no se sabe nada de las 219 secuestradas en la ciudad de Chibok y que evidenciaron la cruenta guerra que vive Nigeria.

El número de rehenes liberadas en los últimos días da una idea de la magnitud de los raptos en masa perpetrados por el grupo islamista. Según Amnistía Internacional, cerca de 2.000 mujeres han sido secuestradas desde principios de 2014 por los insurgentes. Las niñas y mujeres capturadas explicaron a esta organización de defensa de los derechos humanos que habían sido sometidas a trabajos forzados, esclavitud sexual, matrimonios con comandantes y que habían sido obligadas a combatir junto a los insurgentes.

La Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA), que las asiste con apoyo psicológico, señala que muchas padecen depresión profunda por lo vivido en cautiverio. Sa'ad Bello, coordinador de la NEMA en el estado de Adamawa, explicó a AFP que “algunas muestran verdaderas señales de un trauma y nosotros intentamos que entiendan que esto no es el fin de sus vidas”.

Lo más grave es que del grupo de 293 rescatado primero, los exámenes ya muestran la terrible realidad que padecieron: 214 mujeres y niñas están embarazadas, según el doctor Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del Fondo de Población de Naciones Unidas. “Algunas están visiblemente embarazadas y otras dieron positivo en las pruebas”, añadió el alto funcionario, quien también reveló que la mayoría de ellas requieren de atención médica y psicológica urgente y especializada, pues han estado sometidas a un enorme estrés.

Asabe Aliyu, de 23 años, le contó al periódico nigeriano Daily Times cómo fueron sus seis meses de cautiverio: “Me convirtieron en un objeto sexual. Hacían turnos para acostarse conmigo. Ahora estoy embarazada y no sé quién es el padre”.

Otra mujer, Lami Musa, de 19 años, estaba embarazada de cuatro meses cuando, hace cinco meses, los hombres de Boko Haram invadieron su aldea cerca de Chibok. Esta mujer contó haber escapado a un matrimonio forzado porque estaba embarazada, aunque sus secuestradores le dijeron que la desposarían una vez hubiera dado a luz. “Por suerte fui rescatada al día siguiente de tener a mi hijo”.

Pero otras no corrieron con la misma suerte. Asabe Umaru relató a la prensa: “Cada día moría alguna de nosotras y sólo esperábamos que llegara nuestro turno”.

Temas relacionados

 

últimas noticias