Ocho horas desastrosas para Trump

Los ataques a los inmigrantes, las críticas a las políticas de la Casa Blanca, entre otras cosas, le hicieron ganar el rechazo de sectores políticos del país. Sin embargo, también ganó el respaldo de los más conservadores.

Donald Trump llamó idiota a John MacCain y desató la ira republicana.

Los ataques a los inmigrantes, las críticas a las políticas de la Casa Blanca, sus propuestas de tratados con China y otras frases “traídas de los cabellos” del empresario y precandidato presidencial, Donald Trump, le hicieron ganar el rechazo de muchos sectores políticos del país. Sin embargo, también ganó el respaldo de los más conservadores.

Pero en apenas ocho horas, sus palabras pasó de ser ovacionado por su público a ser despedazado por sus rivales. Trump se metió con una de las figuras más respetables del Partido Republicano, John McCain, afirmando que el expiloto y prisionero durante la guerra de Vietnam, no merece ser considerado un héroe. “No es un héroe de guerra. Es un héroe de guerra porque fue capturado... Yo quiero a la gente que no fue capturada”, aseguró durante un acto del movimiento conservador Family Leadership Summit en Iowa. Craso error. El comentario generó de inmediato la indignación en filas republicanas.

Jeb Bush, el más posible rival de la candidata demócrata Hillary Clinton en 2016, escribió en su cuenta de Twitter: “Basta de ataques insultantes. El senador McCain y todos nuestros veteranos, especialmente los prisioneros de guerra, tienen todo nuestro respeto y admiración”.

Y es que ofender a un militar es una línea roja que no se puede pasar. El estratega del Comité Nacional Republicano, Sean Spicer, declaró: “No hay lugar en nuestro partido o nuestro país para comentarios que insultan a los que han servido con honor”.

Así las cosas, el fenómeno Trump se queda sin apoyo republicano. Aunque sigue siendo uno de los tres republicanos favoritos según las encuestas, la posibilidad de que se dispute la nominación de ese partido parece alejarse. En ocho horas pasó de ser una figura “para tener en cuenta” a un problema mayor. Consciente de ese rechazo a su nombre, ahora Trump anuncia que podría presentarse como independiente.

Temas relacionados