"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 10 horas

OEA pide contar más con la sociedad civil en combate a la trata de personas

Esa fue la conclusión tras la clausura de la IV Reunión de Autoridades Nacionales sobre Trata de Personas.

 La Organización de Estados Americanos (OEA) concluyó hoy en Brasilia una reunión sobre trata de personas e instó a los gobiernos a ampliar los canales de participación de la sociedad civil para mejorar el combate a ese delito.

"Debemos dar más espacio a la sociedad civil organizada a fin de unir esfuerzos para alertar contra ese crimen", declaró Paulina Duarte, directora del Departamento de Seguridad Pública de la OEA.

La funcionaria también afirmó que, por su parte, "los Estados tienen el deber de mejorar su tarea tanto en la prevención como en la represión, y garantizar el castigo de los responsables".

Al clausurar la IV Reunión de Autoridades Nacionales sobre Trata de Personas, Duarte afirmó que, tras dos días de debates sobre el asunto, ha "quedado claro el compromiso de los Estados de la OEA frente al drama de la trata de personas", que calificó de "crimen bárbaro" e "impropio" del siglo XXI.

Según se acordó en la reunión, los países miembros de la OEA intentarán reforzar el combate a la trata de personas mediante una mayor cooperación entre sus organismos policiales y de inteligencia, a fin de realizar una acción conjunta contra las mafias.

Un informe publicado el mes pasado por la ONU indicó que una de cada tres víctimas de la trata de personas en el mundo es menor de edad y que las mujeres suponen el 70 % de quienes padecen lo que organismos de derechos humanos consideran como una nueva forma de esclavitud.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, los países latinoamericanos con el mayor número de víctimas de trata de personas son Argentina, Colombia, Brasil, Haití, México y Perú.

En la clausura del encuentro, Duarte insistió en que también se deben mejorar los mecanismos de asistencia a las víctimas, de las que lamentó que muchas veces permanecen en silencio por temor.

"Es un crimen que ocurre en silencio", reiteró la funcionaria de la OEA.

Según la legislación internacional, ese crimen consiste en reclutar, transportar y retener a una persona mediante el uso de la fuerza, la coerción o el engaño con el fin de explotarla, no sólo con fines laborales o sexuales, sino también para forzarla a mendigar o, incluso, para el tráfico de órganos.

Temas relacionados