Otto fue catalogado de nuevo como huracán

Se espera que el huracán llegue a las costas caribeñas de Costa Rica y de Nicaragua el jueves en la mañana. El puerto nicaragüense de Bluefields sería el punto de arribo más probable.

/ Foto: AFP
Otto volvió a convertirse en huracán, luego de ser degradado a tormenta tropical, este miércoles en la noche mientras avanzaba por el Caribe hacia las costas de Costa Rica y Nicaragua, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.
 
El fenómeno provocó evacuaciones y alertas de emergencia en varios países centroamericanos, y causa vientos sostenidos máximos de 120 kilómetros por hora estando a unos 220 kilómetros del puerto costarricense de Limón, dijo el NHC en su último boletín.
 
Ante esta situación, Nicaragua y Costa Rica se han preparado desde la noche de este miércoles para recibir a Otto, que, muy probablemente tocará tierra en la mañana del jueves. El puerto de Bluefields, Nicaragua, con más de 45.000 habitantes, es, según los servicios meteorológicos, el punto más probable de llegada del huracán.
 
En Bluefields cientos de personas se volcaron a comprar bolsas plásticas, linternas, agua embotellada y comidas enlatadas para prepararse ante la eventual llegada del fenómeno. “No hay una sola bolsa plástica en Bluefields", aseguró el comerciante Elmer Jackson.
 
Además, algunos habitantes de Greytown, en el extremo sur del Caribe de Nicaragua, cruzaron a Costa Rica en busca de lugares seguros. Al menos 10 turistas europeos, que no tenían informe de la emergencia por Otto, quedaron atrapados y "muy asustados", porque la navegación fluvial fue suspendida.
 
Ante la pronta llegada de Otto, el gobierno de Costa Rica declaró emergencia nacional el miércoles en la noche. El presidente Luis Guillermo Solís usó su cuenta oficial de Twitter para anunciar la medida, que implica el cierre de todas las oficinas del Gobierno el jueves y viernes, excepto las que tienen que lidiar con el huracán.
 
El huracán ha afectado a 161 comunidades, dejando aisladas a 40 de ellas, debido a daños en las carreteras y a la imposibilidad de acceso por vía aérea. En Panamá tres personas murieron por las lluvias: una pareja quedó sepultada por un alud mientras dormía en su casa y un niño, de 9 años, fue impactado por la caída de un árbol.
 
Temas relacionados