Una familia judía recupera en Francia un cuadro saqueado por los nazis

La obra "Retrato de un hombre", del pintor alemán Joos van Cleve, pertenecía a la familia Bromberg, que tuvo que huir hacia Estados Unidos por la persecución de las fuerzas de Hitler.

Los herederos de la familia, Henrietta Schubert y Christopher Bromberg (en las esquinas), recibieron la obra de manos de Audrey Azoulay.EFE

Un cuadro recuperado en Austria tras el fin de la Segunda Guerra Mundial fue devuelto hoy por Francia a una familia judía forzada a huir de la persecución nazi en Alemania en 1938.

La obra atribuida al taller del alemán Joos van Cleve (1485-1541), titulada "Retrato de un hombre", fue entregada a Henrietta Schubert y Christopher Bromberg, herederos de Hertha y Henry Bromberg, en una ceremonia en el Ministerio de Cultura francés.

Lea aquí sobre cómo el régimen nazi traficaba con arte

Según el comunicado del organismo, los Bromberg, ambos judíos alemanes, huyeron de Alemania en 1938 y se instalaron en París. Un año después, se vieron forzados a separarse de sus bienes, incluyendo varios cuadros, antes de exiliarse en Estados Unidos.

Tras su partida, el cuadro estuvo en poder de varios dueños hasta acabar en un museo de la ciudad de Linz, en el noreste francés, donde el dictador Adolf Hitler planeaba crear "la colección más grande" de arte germánico, aunque no lo logró.

En 1945, la pieza fue descubierta por los aliados en el interior de las minas de Altausse, en Austria, junto a miles de obras de arte saqueadas por las fuerzas nazis.

Lea sobre por qué Hitler era el principal interesado en arrasar con obras de artes que pertenecían a judíos

En 1949, el depósito del Museo del Louvre la acogió durante diez años a la espera de ser reclamada, antes de ser finalmente enviada al Museo de Bellas Artes de Chambéry, en el este de Francia, hasta hoy.

"Esta restitución se enmarca dentro de la política voluntarista del ministerio de acelerar las restituciones" de obras expoliadas por el régimen nazi o de aquellas cuyos propietarios tuvieron que vender "de manera forzada" entre 1933 y 1945, explica el comunicado.