Acciones contundentes contra violencia en Medellín promete la Policía

El general Orlando Páez señaló que es momento de pasar de los diagnósticos a las acciones puntuales.

El director (e) de la Policía, general Orlando Páez Barón, señaló que en Medellín ya se encuentran cerca de 800 uniformados trabajando como gestores de convivencia para que la ciudadanía cuente con un apoyo integral y así combatir desde su inicio el fenómeno de la delincuencia.

"Consideramos que llegó el momento de pasar de los diagnósticos a acciones puntuales y como lo expresó el señor Presidente existe la necesidad de interactuar con todas las instituciones para sumar esfuerzos y hagamos los esfuerzos necesarios para acabar con este problema en las comunas", puntualizó el alto oficial.

Páez Barón señaló que trasladaron a la comuna 13 un Escuadrón Móvil Antidisturbios, 140 hombres de Control Urbano realizan patrullajes y un equipo de investigadores de Policía Judicial realizan el control y búsqueda de antecedentes en las principales comunas de la capital antioqueña.

"Hay tareas puntuales que estamos adoptando en la Policía, una de las principales misiones es erradicar los expendios de droga, la extorsión e imponer medidas de control a los casinos, un factor de inseguridad clave", dijo.

El oficial señaló que se realizará una reunión la próxima semana, donde se van reglamentar drásticas medidas que parten de las propuestas del Ministerio de Defensa y de Interior.

"El principal reto es analizar el Código de Procedimiento Penal para saber que hay que modificar y dar celeridad a las investigaciones y asegurarnos que esos delincuentes no salgan libres y que por el contrario tengan una verdadera sanción penal , ya que es este punto el que está generando inconformidad en la población".

Si bien la violencia se venía registrando meses atrás, en las últimas semanas se ha agudizado en las comunas, los barrios más deprimidos ubicados en las laderas que rodean el centro de Medellín, en el noroeste de Colombia.

A 31 de julio, 2.266 personas habían abandonado sus hogares acosados por la violencia, mientras que los asesinatos ascendían a 1.250, sin contar los registrados en agosto, según el personero de Medellín, Jairo Herrán, cuya misión es velar por los derechos humanos en esta ciudad.