Capturan a dos militares por robo de armamento en batallón de Pereira

El sargento segundo y el solado profesional serán procesados por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, tráfico de armas de fuego de uso personal y de uso privativo de las Fuerzas Militares.

En un operativo conjunto, agentes del CTI de la Fiscalía y la Sijín de la Policía capturaron a un sargento segundo y un soldado profesional del Ejército Nacional señalados de participar en el robo de armamento del batallón de Artillería No. 8 San Mateo, ubicado en la ciudad de Pereira. Los hechos se registraron el pasado mes de diciembre.

La Fiscalía General les imputará los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, tráfico, fabricación o porte de armas de uso personas y de uso privativo de las Fuerzas Militares. En las próximas horas serán presentados ante un juez de control de garantías para adelantar la legalización de la captura, la imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento.

Según la investigación, dicho armamento le fue vendido a una banda criminal que delinque en el Norte del Valle y Risaralda. La organización criminal comandada por Álex Toro le habría pagado una alta suma de dinero a los uniformados. Según la investigación preliminar habrían sido hurtados del Batallón 300 fusiles.

El pasado 29 de enero, el coronel Germán Puentes Aguilar, comandante de la Octava Brigada del Ejército, manifestó que se estaba idagando la responsabilidad de varios uniformados encargados de custodiar el armamento.

“La investigación comienza al interior del batallón por parte de la sección de contrainteligencia dados algunos indicios e irregularidades de los responsables del manejo de este depósito y se hace una investigación exhaustiva que lleva varias semanas para poder determinar responsabilidades”, sostuvo el uniformado en diálogo con Noticias Caracol.

Las autoridades investigan si las armas pérdidas corresponderían a las que han sido decomisadas en el norte y centro del Valle del Cauca, y que iban a ser destruidas por Indumil y el Ejército.